Le Mans 2018, la obra culmen de ORECA y Hugues de Chaunac

 |  @eloy_eg  | 

La edición 2018 no será recordada por la lucha en pista (los vencedores de las cuatro categoría estuvieron claros bastante antes de la bandera a cuadros), pero sí por los nombres propios de sus ganadores. Fernando Alonso y Toyota acaparan portadas y en Diariomotor Competición ya hemos querido subrayar la victoria de Porsche en las dos categorías de GT, pero hay alguien más que merece mención aparte: Hugues de Chaunac y su equipo, ORECA.

El francés lloró como una magdalena en 2016, cuando falló el Toyota líder a sólo seis minutos de la bandera a cuadros. Ya sabía lo que era ganar las 24 Horas de Le Mans, al fin y al cabo ORECA estuvo detrás del triunfo de Mazda en 1991. Pero rozó una victoria ante Audi y Porsche con medios bastante limitados para tratarse de un equipo oficial. Esta vez no se le podía escapar. Pero es que la clasificación final no hace sino resaltar la labor de sus hombres.

A imagen y semejanza de aquel anuncio de Porsche en 1983, en el que se decía que “Nadie es perfecto” porque se les coló un Sauber-BMW en novena posición entre la marea de 956, ORECA coló once de sus coches entre los doce primeros de las 24 Horas de Le Mans 2018: a los dos Toyota TS050 HYBRID LMP1 puestos en pista por la estructura gala se sumaron los dos Rebellion R13 diseñados por ésta (los únicos LMP1 privados que llegaron a meta sin sufrir problemas realmente graves) y siete de los ocho primeros puestos en LMP2 (recordemos que el Alpine A470 no deja de ser un ORECA 07 renombrado). Sólo ‘estropeó’ la foto el Ligier #32 de United Autosports, noveno absoluto y quinto en LMP2.

Por supuesto los focos se los lleva la victoriosa colaboración con Toyota, pero tiene un mérito tremendo que ORECA lograra sacar adelante el proyecto LMP1 para Rebellion pese a su tardía confirmación (los coches estuvieron listos justo antes del Prólogo). Y en LMP2 más allá de que G-Drive Racing aplastara a la competencia los ORECA siguen estando un paso por delante de la competencia pese a las medidas puestas en marcha esta temporada para que Ligier y Dallara se pusieran a su altura.

Actualización: el ORECA 07 de G-Drive inicialmente ganador en LMP2 y el también inscrito por TDS Racing, cuarto, fueron posteriormente excluidos debido a irregularidades en el sistema de repostaje. En todo caso el resultado de ORECA sigue siendo destacable.

Foto | ORECA

Lee a continuación: Toyota, la sonrisa de un niño y el sueño de un hombre de carreras

  • Ferran Pistola

    Me acuerdo especialmente cuando gestionaban el 4º Peugeot 908, con el “team Oreca – Mamut”. En 2010 fueron los últimos en romper. Menudo equipazo Lapierre – Duval – Panis.

  • Slim Charles

    Leí que para tener el Rebellion a punto, tuvieron que hacer una toma de decisiones entre ser conservadores e innovar. Si hubiesen tenido más tiempo, habrían hecho un trabajo todavía mejor.

    Ojito.

    Y lo recalco porque no sé si Ginetta o los rusos llevaban más tiempo desarrollando el LMP1 y el Rebellion se los ha comido con patatas.