Nani Roma se recupera de su bache físico. Nasser Al-Attiyah mantiene el liderato con sólo tracción delantera

 |  @fernischumi  | 

Tanto Álex como Nani tenían muchas ganas de volver a la competición. La pareja de MINI llegaba con toda la fuerza después de siete meses parados por el accidente en el Rally Dakar 2018 y la lesión posterior del copiloto que les impidió competir en el Merzouga rally tal y como tenían previsto, algo que finalmente llevó a que Roma hiciera un paso junto a Gerard Farrés por la categorías Kartcross dentro de la prueba disputada en el Circuit de Barcelona-Catalunya dentro del fin de semana del World RX. Tras lo sucedido en la primera etapa del Sillk Way Rally, todo parecía apuntar a que el regreso competitivo juntos debería esperar de nuevo hasta Marruecos, sin embargo, Nani Roma pudo completar la segunda prueba de la cita rusa de forma casi agónica y ya piensa en continuar las cinco etapas restantes.

El dos veces ganador del Dakar pasaba una muy mala noche, apenas pudiendo dormir y de nuevo con problemas estomacales que le hicieron pensar en la retirada nada más comenzar la jornada, incluso en el enlace hasta la salida. Una vez en carrera la situación ha mejorado para Nani, que ha tratado de mantenerse muy concentrado en una jornada en la que ha tenido que adelantar muchos caminos después de recibir la penalización que lo ha relegado a las posiciones finales de la general.

Continuaba con problemas de estómago, pero seguíamos avanzando y poco a poco he ido mejorando. He intentado beber mucho y al final he ido mucho mejor. Luego ya nos hemos metido detrás del polvo de los camiones y tenía que estar muy centrado. Teníamos muchos camiones delante y era difícil pasarlos. Al final hemos pasado a unos diez y hemos hecho un tiempo más que bueno. Realmente me ha sorprendido, porque no esperaba este crono, sobre todo con el tiempo perdido detrás y sobe todo con las sensaciones que tenía esta mañana.

Lo mejor de todo es que el de Folgueroles ha podido descartar en parte que lo ocurrido ayer pudiera tener en parte relación con el accidente sufrido en la tercera etapa del pasado Dakar. Según él, el parón de siete meses, los impactos en una primera parte de la especial de ayer muy accidentada, el dolor de cabeza y los problemas con el estómago fueron un cúmulo de problemas que no estaban relacionados entre sí y que a punto estuvieron de tumbar al gigante catalán. En la etapa sería cuarto, resultado más que destacable después de haber tenido que superar a muchos camiones.

En cuanto a la carrera, lo cierto es que está siendo Harry Hunt la gran sorpresa y el encargado de ponerle algo de sal y pimienta en un inicio dominado por Nasser Al-Attiyah. El qatarí, que este año luce una decoración muy cercana a la oficial en la Hilux V8 4×4 de Overdrive tuvo un problema con el diferencial trasero que le dejó únicamente con tracción delantera. Aun así, el cuatro veces ganador de la Copa del Mundo y dos del Dakar pudo completar el día llevándose la victoria por delante de Al-Rajhi y del propio Hunt que permanece segundo en la general (+3:34) al volante del Peugeot 3008 DKR Maxi con los colores de Talbot. Nasser y Matthieu Baumel debían trabajar a su llegada al campamento para tratar de solucionar el problema con el diferencial, en este caso contando únicamente con el material que llevaban encima al tratarse de la primera parte de la etapa maratón.

En camiones, Nikolaev era líder hasta que un pinchazo le ha obligado a detenerse a él y a su navegantes para cambiar la rueda, algo que le ha llevado a perder más de nueve minutos y a cederle la posición a Sotnikov, que es el nuevo líder con 1 minuto y 47 segundos de ventaja sobre Karginov.

Lee a continuación: El físico le juega una mala pasada a Nani Roma en su regreso a la competición internacional