CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
BMW

4 MIN

Nos volvemos a vestir de luto por el motor V12, su última iteración en BMW desaparece... casi del todo

Javier López | @jlopezbryan96 | 17 Jul 2022
BMW_M760Li_xDrive_2016_DM_11
BMW_M760Li_xDrive_2016_DM_11

El motor V12 de BMW se despide para siempre. Y es que ha sido con la edición limitada del BMW M760Li Final Edition con la que la firma bávara cierra un trascendente capítulo en su historia dada la relevancia de esta configuración mecánica tras anunciar que la última unidad ya ha sido producida. Punto y final, caput para el motor V12 en BMW... aunque no del todo.

No debemos olvidar que aunque la estirpe de los motores V12 en grandes berlinas de BMW se remonta al año 1987 con el Serie 7 E32, el consorcio de la marca alemana ha crecido. Y es que fue en el año 1998 cuando la casa bávara adquirió a la firma de lujo inglesa Rolls-Royce, y la cual hoy en día sigue utilizando motores de doce cilindros de origen BMW, lo cual nos congratula.

Aún no es el final de los motores V12, pero está cerca

Pero con BMW consciente de la normativa medioambiental y de las trabas que van a existir para motores del calibre de un V12, decidió despedirlo por todo lo alto, o al menos en su elenco de vehículos. De ahí nace el M760Li Final Edition, una edición limitada a 12 unidades -en honor al motor que equipa- de las cuales la última unidad, y seguramente la más trascendente, ya ha sido producida.

Pese a las florituras y majestuosidad del coche en sí, el punto álgido de este BMW Serie 7 reside, lógicamente, en sus entrañas. He ahí donde se haya el V12 biturbo de 6.6 litros que eroga 610 CV y 800 Nm de par desde las 1.550 revoluciones. Es así como se aúna confort y prestaciones en un solo motor, logrando un 0 a 100 en 3,7 segundos pero al mismo tiempo un rodar fino.

El actual BMW Serie 7 goza de muchas virtudes, pero no la de tener en su abanico de opciones mecánicas un V12. Y es que quien quiera -y pueda- tener hoy en día una berlina con un motor de doce cilindros en sus entrañas puede contar las alternativas con los dedos de una mano.

La más obvia es el Rolls-Royce Ghost, modelo que hace gala del mismo V12 de 6.6 litros biturbo pero "capado" con 571 CV. Otra opción es el Bentley Flying Spur, que en su variante más pomposa hace gala de un W12 de 6.0 litros capacitado para producir 635 CV y 900 Nm de par. Y por último el Mercedes-Maybach S 680, modelo que recurre a un V12 de 6.0 litros que desarrolla 612 CV y 900 Nm de par.

¿Habrá más iteraciones de esta configuración mecánica? Puede, pero lo que está claro es que su fatal destino es inevitable. Y es que ya no solo en las berlinas, sino también en todo tipo de vehículo que aún recurre a un motor V12 tales como superdeportivos de Ferrari o Aston Martin.

¿Qué hay después del V12?

Y es que por desgracia la era de este motor está dando sus últimos coletazos después de haber sido propulsor inequívoco en berlinas de representación y vehículos tan icónicos como el McLaren F1, que recordemos que estaba animado por un V12 de origen BMW. Pero, ¿cuál es el siguiente paso?

Marcas como Mercedes-Benz y la propia BMW ya están allanando el terreno con vehículos como el actual BMW i7 o el Mercedes-Benz EQS, berlinas de lujo 100% eléctricas que dejan patente el futuro que seguirán las marcas con el legado de los V12 en sus manos. Bentley también da pasos semejantes con un Flying Spur Hybrid a la venta, y no hará falta esperar mucho para ver un primer Rolls-Royce 100% eléctrico.