Así es el ABT RS4-S, un Audi RS6 a escala con 530 CV que será la kryptonita del futuro BMW M3 Touring

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 
Audi Abt Rs4 S 01

Si quieres un Audi RS6, pero no necesitas tanto espacio, ABT tiene la respuesta a lo andas buscando, y se llama ABT RS4-S. Una preparación que toma como base la versión más deportiva del familiar del segmento D de Audi y que se presenta con extra de carbono y de potencia a parte iguales, y aún más llamativo. Serio rival pues para el Mercedes-AMG C 63 S Estate y el futuro, y tan esperado, BMW M3 Touring.

Hasta 530 CV para convertirse en un RS6 a escala

A nivel mecánico los chicos de ABT han potenciado electrónicamente el 2,9 litros V6 biturbo del RS4 de serie, pasando así de los 450 CV y 600 Nm de par hasta los 510 CV y 660 Nm, acompañando esa mejora con una nueva admisión, lo que consigue reducir el tiempo de 0 a 100 km/h hasta los 3,9 segundos. No obstante, para quien necesite un poco más también ofrecen el denominado ABT Power S que eleva la potencia hasta los 530 CV y el par hasta 680 Nm, además de permitir que este "pequeño" familiar alcance una velocidad punta de 300 km/h. Por lo demás, recordemos que equipa la famosa tracción integral Quattro de la marca y un cambio automático de 8 velocidades por convertidor de par, homologando un consumo medio de 9,8 litros/100 km según el ciclo WLTP.

No obstante, también se le ha dado una vuelta de tuerca más a su puesta a punto para digerir ese extra de caballería con una suspensión coilover ajustable en altura y unas barras estabilizadoras de mayor rigidez. En cuanto al equipo de frenado, los carbocarámicos con pinzas de seis pistones en el eje delantero que ofrece Audi por 8.740 € en opción deberían ser más que suficientes para parar a este conjunto de poco más de 1,8 toneladas.

La receta de la casa: carbono y más carbono

Por estética este ABT RS4-S tampoco defrauda, incorporando un kit de carrocería aerodinámico que, como viene siendo habitual en el preparador alemán, se articula en un perfecto exceso de fibra de carbono. Así, nos encontramos con un lip delantero que luce el anagrama del modelo en un destacado color rojo, además de unos aditamentos que conducen el aire hasta las ruedas y unas branquias en las aletas con el logo de ABT. En la zaga destaca el imponente y musculoso difusor trasero en carbono, el cual deja hueco para dos salidas de dobles de 102 mm, también en carbono, de un nuevo sistema de escape de acero inoxidable que produce un sonido mucho más bronco e intenso.

Respecto a su interior, no son muchas las modificaciones que podemos encontrar, siendo la más llamativa de todas los bordados de los logos ABT y RS4-S en los asientos. A esos logos se le unen detalles como la "chapita" identificativa en el salpicadero frente al copiloto, unas alfombrillas específicas, las molduras en los umbrales de las puertas, y sobre todo, las diversas inserciones en carbono en el volante o el salpicadero, entre otros elementos.

Lee a continuación: El Audi A4 cumple 25 años: un breve repaso a la historia del Audi más vendido de todos los tiempos

Ver todos los comentarios 1