comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Deportivos

4 MIN

Los nuevos Audi S3 Sedán y Sportback llegan con 310 CV de potencia desde 53.920 €

Audi S3 Sedan; Audi S3 Sportback

Audi ya tiene a la venta la antesala a la máxima deportividad en cuanto al A3 se refiere con los Audi S3 de cuarta generación en carrocerías Sportback y Sedán, una configuración que sobre el papel promete un gran compromiso entre usabilidad diaria y disfrute de fin de semana gracias a los 310 CV de su 2.0 TFSI, tracción integral Quattro y cambio automático de doble embrague S-Tronic, estando disponibles con un precio de partida de 53.920 € y 54.890 €, respectivamente.

Pequeños detalles delatan sus verdaderas prestaciones

42
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En el plano estético, los S3 parten del conocido diseño de la nueva cuarta generación del compacto alemán acentuando su carácter de deportivo con elementos como el generoso difusor trasero que alberga las cuatro salidas de escape, las carcasas de los retrovisores en aluminio pulido, así como los marcados pasos de ruedas o las generosas entradas de aire, contando con un frontal presido por la parrilla Singleframe y los faros con tecnología LED, que opcionalmente pueden ser de tipo matriciales. También de forma opcional es posible equiparlo con paquete de estilo negro con varios elementos en ese tono o con un alerón de fibra de carbono.

Si pasamos al interior nos encontramos con un diseño igualmente conocido, pero con detalles que delatan sus 310 CV como las inserciones en aluminio o carbono, los asientos deportivos con costuras a contraste (para cuya elaboración se ha usado plástico reciclado) o de los diferentes anagramas S3 repartidos a lo largo y ancho del habitáculo.

De serie equipa la instrumentación digital Audi Virtual Cockpit de 12,3 pulgadas, la tercera generación del sistema de infoentreteniemiento MMI con pantalla táctil de 10,1 pulgadas, conectividad Apple CarPlay y Android Auto y sistemas de asistencia al conductor como los sensores de aparcamiento o el asistente de esquiva y el aviso de cambio involuntario de carril, entre otros. Igualmente, de forma opcional es posible equiparlo con casi todos los extras que se desee: head-up display, control por voz, equipo hi-fi Band & Olufsen con sonido 3D, asistente de tráfico cruzado, control de crucero adaptativo...

310 CV de potencia y un 0 a 100 km/h en 4,8 segundos

Pero sin duda alguna, lo que más le interesa a un posible comprador de un S3 es el apartado técnico, en el cual es protagonista su 2.0 TFSI con 310 CV de potencia entre 5.450 y 6.500 rpm junto con un par motor de 400 Nm disponible en un amplio rango de revoluciones (2.000 - 5.450 rpm). Este propulsor, que cuenta con un turbocompresor que sopla a 1,8 bar (relativos) y dispone de distribución variable en alzada de válvulas, está asociado a un cambio automático de doble embrague S-Tronic con 7 relaciones que permite el llamado modo vela de conducción y tracción integral Quattro. Este sistema de tracción prioriza el envío de par a las ruedas delanteras, contando con un embrague multidisco hidráulico de control electrónico que permite la transferencia de par al eje posterior según las necesidades. Con todo ello, es capaz de conseguir un 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h, junto con un consumo medio de 8,1 litros por cada 100 km según el ciclo WLTP.

En cuanto a sus chasis, de seria equipa una amortiguación convencional rebajada 15 mm, estando disponible una en opción un sistema adaptativo que controla el flujo se aceite en los amortiguadores por medio de unas electroválvulas, lo que permite cambiar el tarado de los mismos a voluntad. Respecto a los frenos, tras la llantas de 18 pulgadas se esconden unos discos de 340 mm delante y 310 mm detrás que son mordidos gracias a la acción de un servofreno eléctrico que promete una mayor rapidez y reducción de rozamientos parásitos.

Asimismo, y para finalizar, cabe mencionar que dispone de un selector de modos de conducción para variar los típicos parámetros de respuesta del motor, tarado de las suspensiones o ruido del escape, además de una cuidada aerodinámica, según cuenta la gente de Audi, fruto de la cual es el difusor trasero que mantiene el eje posterior pegado al suelo o unas nuevas canalizaciones para refrigerar los frenos y que reducen el coeficiente de arrastre aerodinámico.