¿El Jaguar E-Type más caro de la historia? Esta maravilla rodante, un E-Type Lightweight del ’63

 |  @Dieguti_  | 

Cuenta la leyenda que, entre las muchas frases y declaraciones que dejó para la posteridad, Enzo Ferrari dijo del Jaguar E-Type que era el coche más bonito hecho jamás. Es una afirmación cuya veracidad cuesta corroborar, toda vez que cuesta imaginarla sabiendo que casi al mismo tiempo en que Jaguar presentó su E-Type, Ferrari ponía sobre la mesa dos de sus modelos más bellos: los 250 GTO y 250 GT Lusso. En cualquier caso, creo que todos estaremos de acuerdo en que el E-Type tiene unas bonitas líneas. Si a esta buena base le añadimos potencia, le quitamos kilos y aumentamos su exclusividad con una versión de sólo 12 unidades, tenemos como resultado el E-Type Lightweight. Uno de esos únicos doce originales Lightweight se ha convertido ahora en el E-Type más caro de la historia. Y luce así de bien…

Precisamente para hacer frente en competición a los Ferrari 250 GTO fue la razón por la que Jaguar se lanzó a fabricar un E-Type más avanzado y más rápido. Los nuevos Lightweight, que curiosamente se fabricaron casi en secreto y sin ningún tipo de márketing por parte de Jaguar, fueron aligerados con carrocerías enteramente fabricadas en aleación de aluminio y un techo también de aluminio que ayudaba a aumentar la rigidez del conjunto. Por supuesto, se retocó el motor de 3.8 litros: mejoraron la inyección de combustible y se les equipó con lubricación por cárter seco, mientras que el chasis se modificó con una geometría de la suspensión revisada y se añadieron diversos componentes enfocados a rendir mejor en competición.

Una vez fabricados y dispuestos a competir, Jaguar mimó a los E-Type Lightweight: sólo se los vendió a los mejores clientes y a los amigos del director general de Jaguar, Frank ‘Lofty’ England. Un modelo que pilotaron figuras tan destacadas como Graham Hill, Jackie Stewart, Jack Brabham, Roy Salvadori e incluso el mismo Bruce McLaren.

El protagonista de estas líneas es el chasis nº S850667, o dicho de otra forma: el 10º ejemplar fabricado de los doce E-Type Lightweight fabricados, a los que Jaguar acabó sumando no hace mucho los 6 ejemplares adicionales que tenía pensado fabricar originalmente. Hace gala de un fenomenal estado de originalidad gracias a que nunca ha sido desmontado en gran medida ni reconstruido -a excepción de una sustitución del motor en sus primeros años de vida-. Además, entre su historial competitivo se cuentan numerosos podios y una victoria absoluta del Campeonato Australiano GT de 1963. Todo este conjunto de factores le han valido para batir el récord del Jaguar E-Type más caro de la historia con un precio en subasta de 6.900.102 euros.

Este E-Type Lightweight monta un motor de aluminio de seis cilindros y 3.781 cm³ que rinde 300 CV a 5750 rpm, propulsor que va acoplado a una caja de cambios manual de 4 velocidades. La suspensión es independiente en las cuatro ruedas y en todas monta frenos de disco.

Para hacerse una idea de la especificación de este ejemplar, Jaguar adjuntó en su día hasta 5 páginas de documentación con todas las opciones que llevaba este E-Type para rendir en competición. Fechada a 1 de octubre de 1963 y a nombre de Bob Jane -el primer dueño del coche-, la lista enumera elementos como las cabezas de los cilindros hechos en fundición de aluminio, un cigüeñal de competición, volante de inercia aligerado, colector de admisión en aluminio, bombas de aceite y agua modificadas y un nuevo sistema de inyección Lucas. También fue modificado el bastidor para dar cabida a la nueva geometría de la suspensión delantera y a un tanque de combustible más grande (204 litros) enfocado a la competición de resistencia, y se le equipó con un diferencial Thornton Tork-Lok, discos de freno de 11,5 pulgadas de diámetro y jaula antivuelco.

Clásico reputado, sólo 12 unidades fabricadas originalmente y pedigrí en competición: el cóctel ideal para un precio de récord

Una vez fabricado, el E-Type Lightweight de las imágenes fue enviado a Australia el 20 de octubre de 1963. El 8 de diciembre debutó en el campeonato de GT de Australia y lo hizo con victoria y récord de vuelta rápida. Las actuaciones en competición siguieron, siempre con meritorios resultados para el Jaguar. Entre tanto, Bob Jane pidió a la marca que le montasen una caja de cambios ZF de 5 marchas, a lo que Jaguar se opuso debido a la escasez de las mismas. Sí le añadió, sin embargo, discos de freno mayores y el tanque de combustible de 45 galones mencionado antes, con el que apuntaba directamente a carreras de larga duración.

Durante este tiempo de competición, Jane reventó el motor en una sesión de entrenamiento, quizá la razón de que pusiera el coche a la venta -aunque no lo acabara vendiendo en ese momento-. Jaguar le suministró otro bloque motor idéntico al original, el cual sigue dando vida hoy en día a este Lightweight. Un factor que no le hace perder valor (queda patente) ya que en la actualidad pocos E-Type Lightweight montan su motor original, llevando reproducciones más modernas del mismo.

En 1966 concluyó su carrera deportiva y a partir de entonces este E-Type Lightweight pasó a ser una pieza de colección expuesta en el negocio de Jane. En noviembre de 1980 Bob Jane puso a disposición pública sus coches en la subasta del Gran Premio de Australia, entre ellos este Jaguar. Lo vendió, pero más adelante comentaría que deshacerse de este Jaguar era de lo que más se arrepentía en su vida. 

Durante todos estos años, el E-Type Lightweight apenas ha tenido tres dueños y recorrido menos de 6500 kilómetros. En los 6,9 millones de euros va incluida numerosa documentación que acredita el historial del vehículo, correspondencia original con la fábrica y fotografías de su época de competición.

Fuente: Bonhams

En Diariomotor:

Lee a continuación: Eagle tiene la fórmula perfecta para hacerte con un Jaguar E-Type: el diseño original, el encanto del “hecho a mano” y una mecánica moderna

  • 4×4 de corazon

    Un jaguar hermoso aqui en texas he visto 2 nada mas Color vino y uno verde britanico