El Honda CR-V promete no ser otro SUV aburrido y tendrá puesta a punto al gusto europeo

 |  @ClaveroD  | 

La llegada de la nueva generación del Honda CR-V es sin lugar a dudas lo más importante que va a vivir Honda en este 2018. En plena fiebre SUV el Honda CR-V representa la apuesta del fabricante japonés para hacerse con un trozo del pastel, un mercado muy reñido donde dominan modelos como el Nissan Qashqai, el Peugeot 3008 o el Hyundai Tucson. ¿Y cómo pretende Honda ganar esta partida? El nuevo Honda CR-V promete una puesta a punto ágil, dinámica, a la europea en definitiva, lejos del carácter anodino de sus rivales para incluso poder disfrutar de la conducción al volante de un SUV.

El Honda CR-V quiere destacar entre sus competidores con un comportamiento más dinámico y ágil

Tal y como ya hemos apuntado, el mercado de los SUV compactos o C-SUV es un duro campo de batalla donde los fabricantes están echando el resto en pos de ofrecer una oferta variada que incline la balanza a su favor más allá de las guerras de precios u ofertas como las del Honda CR-V de anterior generación . Muy posiblemente sea este el segmento del mercado donde más alternativas existen y en donde más renovación y actualizaciones se están dando en pos de arañar ventas. Ante este panorama está claro que un nuevo lanzamiento, por el simple hecho de ser nuevo, no lo tiene nada fácil, motivo por el que Honda ha querido jugar otras cartas.

Tras haber conocido al Honda CR-V en su versión norteamericana, hemos tenido que esperar algunos meses para descubrir su correspondiente versión europea. Aunque a priori los cambios son mínimos, Honda ha querido explicar en detalle el porqué de esta versión específica para Europa, encontrando cómo la prioridad de la marca se ha centrado en ofrecer un tacto de conducción que promete ser mejor que el de sus principales rivales, centrándose en la información y sensaciones que llegan al conductor.

En primer lugar Honda destaca el uso de un 36% de aceros de ultra alta resistencia para conferir un bajo peso y una alta rigidez al conjunto, un punto con el que pretende ofrecer mayor aplomo y solidez. También se ha incluido un diseño de suspensiones revisado para el mercado europeo que parte de un esquema multibrazo para el tren trasero y columnas McPherson para el tren delantero, todo en pos de una mejor estabilidad, especialmente en curva. Por último también encontramos un nuevo sistema de tracción total que prioriza el envío de par hacia el tren trasero (hasta un 60%), estando complementado con un sistema de asistencia a la dirección y control de estabilidad también revisados para ofrecer un comportamiento más ágil.

Todo parece indicar que el nuevo Honda CR-V quiere ofrecer en el mercado SUV un comportamiento lo más parecido a un compacto tradicional, algo que sin duda sería de agradecer dado el balanceo y hasta cierto punto “torpeza” que ofrecen este tipo de coches por culpa de un peso elevado, un mayor centro de gravedad y una configuración de dirección y suspensiones que prioriza sobremanera el confort.

En solo un par de semanas nos pondremos al volante del nuevo Honda CR-V para comprobar in situ si Honda cumple su palabra y realmente estamos ante uno de los SUV compactos con mejor comportamiento de su categoría.

Lee a continuación: El nuevo Honda CR-V llegará en Otoño sin motores diésel, su esperada versión híbrida en 2019

El Honda CR-V es un todocamino compacto lanzado recientemente, de dimensiones similares a las de un Ford Kuga y ligeramente más grande y amplio que un Nissan Qashqai..

Ver todos los comentarios 0

El Honda CR-V es un todocamino compacto lanzado recientemente, de dimensiones similares a las de un Ford Kuga y ligeramente más grande y amplio que un Nissan Qashqai..