Diésel, Brexit, China… TATA sigue creyendo en Jaguar Land Rover, pero anuncia recortes y reducción de modelos

 |  @ClaveroD  | 

Complicado periodo el que está viviendo Jaguar Land Rover en estos momentos por diferentes motivos. Los grandes cambios que está sufriendo el mercado automovilístico con la crisis del diésel, las incertidumbres en la economía global, además del Brexit, han sumido al fabricante británico en una situación que necesita ser revertida cuanto antes para recuperar los beneficios. Es por ello que TATA Motors ha querido acallar los rumores sobre la posible venta de Jaguar Land Rover, reafirmando no solo su compromiso con el fabricante británico, sino anunciando nuevos planes de reestructuración e inversión.

Jaguar Land Rover tendrá que ajustarse el cinturón y tendrá que simplificar su gama de coches

El fabricante Jaguar Land Rover no pasa por su mejor momento, algo que llevamos meses advirtiendo a la luz de los acontecimientos que se están produciendo a nivel global y que afectan al fabricante de un modo u otro. De hecho no es el único constructor que se está viendo en esta tesitura, aunque sí que es uno de los más afectados. El Brexit es todavía un asunto del que no se saben bien cuáles serán sus consecuencias finales, por otro lado la fuerte dependencia del grupo de las ventas de coches diésel ha provocado una importante caída de las ventas ante la fobia que impera hacia el gasóleo, encontrando en la ralentización de mercados como China por culpa de las tensiones con EE.UU. otra de las claves de este cóctel fatal.

Menos coches, menos costes

Esta situación ha provocado que surjan infinidad de rumores sobre el futuro de Jaguar Land Rover cambiando de manos, abandonando Reino Unido, etc. Sin embargo, el presidente de Tata – Natarajan Chandrasekaran – ha enviado una carta a la actual primera ministra de Reino Unido – Theresa May – para acallar los rumores y reafirmar su compromiso con Jaguar Land Rover a través de la puesta en marcha de dos planes de importante calado para asegurar el futuro de Jaguar Land Rover. Mientras con un primer plan denominado “Project Change” se pretende conseguir un recorte de 1.110 millones de euros a través de una completa reestructuración del constructor en los próximos 18 meses, el segundo plan denominado “Project Accelerate” – diseñado más a largo plazo – pretende introducir importantes cambios en ambas marcas que entre otras consecuencias traerá consigo una reducción de la oferta de coches que conocemos hoy. Proyectos tan controvertidos como el Range Rover Evoque Convertible será difícil que se repitan por sus elevados costes y bajas ventas.

Jaguar Land Rover ya ha realizado ajustes en la plantilla de su factoría estrella, Solihull, eliminando 1.000 puestos de trabajo, teniendo por delante nuevos recortes que apuntan hacia 5.000 despidos según fuentes cercanas al fabricante. A ello habría que sumar la posibilidad de trasladar la producción desde Reino Unido hacia otras factorías, siendo más que probable que se cierren líneas de producción o incluso fábricas de cara a conseguir los objetivos de reducción de costes.

Jaguar y Land Rover dicen adiós al motor diésel

Más allá de los cambios y planes de reestructuración interna en los que se pretende sumir tanto a Jaguar como a Land Rover, lo que está claro es que el futuro de ambas marcas pasa por vender más y cuanto más eléctrico mejor. Tal y como nos contaba mi compañero David Villarreal hace tan solo un par de meses, los problemas de Jaguar Land Rover tienen que ver mucho con la crisis del diésel, pues solo hace falta descubrir que un 97% de las ventas de Land Rover en 2017 en Europa eran diésel para hacerse una idea de la dependencia del fabricante. Tanto Jaguar como Land Rover han comenzado a poner remedio a esa situación, comenzando con la presentación del Jaguar I-Pace como su primer coche 100% eléctrico y dando el pistoletazo de salida a la hibridación con el Range Rover Sport PHEV y el nuevo Range Rover Evoque con la mayoría de sus motores con tecnología semihíbrida.

Recortes, despidos, reducción de gama… pero la verdadera solución está en vender más coches híbridos y eléctricos

Hablamos de un primer e importante paso en la dirección correcta, camino que están recorriendo de forma muy similar otros fabricantes como Audi, BMW o Porsche, sin embargo todo parece apuntar a que Jaguar y Land Rover habrían tomado ya la decisión de acelerar el abandono del motor diésel en favor de la tecnología híbrida enchufable. Según las últimas informaciones sobre los planes de JLR, las previsiones apuntan hacia una completa electrificación de la gama (híbridos enchufables y 100% eléctricos) para el periodo 2022-2023.

Lee a continuación: Wrangler y Clase G estáis avisados: el nuevo Land Rover Defender llegará en 2019

Ver todos los comentarios 4
  • Alana Alana

    El Brexit y la guerra comercial China-EEUU afectan en la medida que generan desconfianza general, pero no son las causas directas. Dice mucho más el hecho de que el 97% de las ventas de Land Rover en Europa fuesen diesel aún en 2017.

    • 4×4 de corazon

      Yo digo que fue un error que se venia venir al querer solo vender mas diesel ,que usar mas tecnologia hibrida….

  • 4×4 de corazon

    Pregunta esto afectaria al motor de jaguar 3.0litros diesel que le vende a ford ,para usarlo en su f150 que se vende mas todabia con este motor diesel que tanto pedia la mas vendida de las pick up en todo el mundo..

  • ADN

    ¿Recorte de modelos? Los primeros en irse son siempre los aspiraciones y de imagen, así que adios a F-Type y Evoque convertible y 3p.
    Fuera de eso podria ya no haber sucesor del XE, quedándose sin competir en el segmento justo como pasó al final del X-Type.
    En cuanto a Land Rover entiendo el querer expandirse con vehículos de enfoque diverso, pero Velar y RR Sport son casi de la misma longitud, igual Range Rover y Discovery.
    Sumado a su apuesta casi total por el diésel en Europa lógicamente han causado estragos en sus ventas. Aún asi la situación es rescatable, peor la pasaron al final de la era Ford.