CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

9 MIN

10 cosas que debes saber del Volvo XC40 Recharge Eléctrico Puro (+vídeo)

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 8 Nov 2021
Xc40 Electrico Portada P
Xc40 Electrico Portada P

Este Volvo XC40 que tengo a mis espaldas es la versión 100% eléctrica del crossover sueco. Es el coche más vendido de la marca en España, y nos han dicho que esta versión es capaz de convencer a los más reacios al coche eléctrico. Queremos hacer una prueba diferente, y en vez de organizarla en una introducción, nudo y desenlace... vamos a contaros las 10 cosas que debes saber para de verdad entender a este Volvo XC40 Recharge Twin Eléctrico Puro. Empezamos.

1) No es un eléctrico dedicado, pero lo parece

Los eléctricos no dedicados tienen que asumir compromisos con respecto al coche térmico del que derivan. Lo curioso del Volvo XC40 Recharge Twin Eléctrico Puro es que no pierde espacio interior con respecto a otros XC40. Y es algo muy relevante ya que su plataforma CMA fue diseñada, como tope, para híbridos enchufables. El packaging de la batería resulta excelente, y gracias a ello, no nos vemos obligados a viajar con las piernas demasiado levantadas o asumir posiciones de viaje extrañas - como sí ocurre en el Mercedes EQA.

2) Tiene dos maleteros

El maletero trasero del Volvo XC40 eléctrico puro pierde parte de su doble fondo y se queda en 413 litros de volumen total, frente a los 460 litros de un XC40 de tracción delantera. No obstante, es un maletero de formas regulares y muy aprovechables, además de contar con un pequeño doble fondo para el cable de carga. El as en la manga de este eléctrico es un maletero delantero de 31 litros, protegido por una tapa e ideal para algunas compras y equipaje de pequeño tamaño.

El kit antipinchazos está ubicado bajo el maletero delantero. No hay rueda de repuesto.

En total, este eléctrico tiene 444 litros de volumen de almacenamiento, solo 8 litros menos que un XC40 de tracción total, y solo 16 litros menos que un tracción delantera.

3) Es ideal para pasar desapercibido

Este eléctrico es muy discreto. Tan discreto que un ojo no entrenado tendría serios problemas para distinguirlo de un híbrido enchufable o un XC40 de combustión pura y dura. Las diferencias estéticas están en una calandra ocluida, unas llantas específicas de 19 o 20 pulgadas con diseño aerodinámico, un color Sage Green exclusivo para su carrocería, el emblema de la versión en cuestión y un paragolpes trasero sin escapes ni adornos. En el interior tampoco hay diferencias, más allá de una moqueta fabricada con plásticos reciclados.

4) Google corre por sus venas

El XC40 eléctrico fue el primer Volvo en estrenar Android Automotive OS como sistema operativo de infotainment en Volvo. El sistema de infoentretenimiento funciona tal y como lo hace un smartphone. Su pantalla principal tiene 9" y cuenta con widgets configurables. A los ajustes del vehículo se accede tal y como lo haríamos a la pantalla de ajustes de nuestro teléfono. Su barra de notificaciones, y el fantástico navegador basado en Google Maps - a día de hoy, es simple y llanamente, el mejor navegador del mercado - funcionan de forma análoga.

El navegador tiene en cuenta nuestra autonomía y la existencia de puntos de carga a la hora de calcular nuestras rutas y envía sus instrucciones a la instrumentación. El asistente de voz de Google está completamente integrado, y mediante comandos de voz permite interactuar de forma natural con el vehículo, e incluso con los dispositivos Google de nuestro hogar inteligente. Y sí, al igual que otros Volvo, la climatización sigue integrada en la pantalla... lo que provoca que apartemos la vista al manejarlo. Qué le vamos a hacer.

La climatización sigue integrada en el sistema de infotainment.

La instrumentación digital de 12" nos permite ver el mapa del navegador y tiene una visibilidad muy buena, pero apenas tiene posibilidades de personalización. Podremos ver el ordenador de a bordo, y muy poco más.

5) Es un muscle car

Los muscle car no eran buenos coches cuando llegaban las curvas, pero su aceleración y su potencia estaban fuera de toda duda. El Volvo XC40 Recharge es un poco muscle car, especialmente en esta versión Twin de dos motores eléctricos. Tiene 408 CV, 660 Nm de par motor desde que rozas el acelerador y es capaz de acelerar hasta los 100 km/h en menos de cinco segundos. Solo los Volvo S60 y V60 con mecánicas enchufables de 455 CV son más rápidos en este sprint. Su aceleración es intensa y violenta, tal y como ocurre en eléctricos muy potentes.

Acelera muy rápido pero solo hasta los 180 km/h, como sabes, todos los Volvo tienen limitada su velocidad punta a 180 km/h. Su suspensión es firme para soportar el incremento de peso, y aunque sujeta muy bien a su carrocería en curvas, la inercia del coche es acusada por su peso de 2,2 toneladas en vacío. Es relativamente ágil para su peso, pero no es capaz de doblegar las leyes de la física por el momento. Con dos personas y en orden de marcha, hablamos de un coche pequeño, de solo 4,40 metros... pero 2,5 toneladas sobre sus neumáticos.

6) Es tan caro como un Tesla Model 3 (precios)

Este coche eléctrico es un coche premium, y tiene precios acordes a ello. La versión Twin que estamos probando arranca en 52.689 euros para una versión Plus, un acabado intermedio que es el escalón de acceso en la versión de doble motor. Es un coche cuyo precio es casi idéntico al de un Tesla Model 3 de gran autonomía, siendo 6.000 euros más caro que el Tesla Model 3 más asequible. Por fortuna, está mucho mejor acabado que el Tesla, además de tener un equipamiento muy superior en todos los frentes y estar construido con materiales mucho mejores.

La versión tope de gama, cargada de extras, se acerca al precio de un Tesla Model Y.

Ahora bien, si queremos optar por el acabado tope de gama del Volvo XC40 eléctrico puro, el desembolso mínimo será de 56.479 euros para la versión Twin, 7.500 euros menos que el precio de partida de un Tesla Model Y de acceso.

7) Hay una versión "light" más barata

Existe una versión de acceso del Volvo XC40 Recharge Eléctrico Puro. Cuenta con una batería de 69 kWh de capacidad, frente a los 78 kWh brutos del Recharge Twin, y su motor eléctrico delantero desarrolla 231 CV. No tiene tracción total pero tiene muy buenas prestaciones y su autonomía llega a los 422 km gracias a su menor consumo energético. Lo mejor es que a igualdad de acabado, es 4.728 euros más barata que la versión Twin. Aunque arranca en 45.079 euros, puedes adquirir su edición de lanzamiento Premium Edition por 42.880 euros hasta fin de año.

A igualdad de equipamiento, es casi 7.500 euros más barata.

8) Lo puedes conducir con un solo pedal

Este eléctrico cuenta con un modo de conducción de un solo pedal. Cuando soltamos el acelerador, la regeneración de energía entra en acción de forma intensa, se encienden las luces de freno, y si no hacemos nada, el coche se detendrá al completo. Esta es la forma más eficiente de conducir por ciudad, una vez nos acostumbramos a ella - puede ser brusca de entrada. No obstante, puede conducirse con un nivel de retención mucho más modesto, y es entonces cuando echamos de menos la posibilidad de variar el nivel de regeneración con levas tras el volante.

Cuando frena regenerando energía, no se usa el sistema de frenado de servicio.

9) Consume poco y carga rápido

El Volvo XC40 Recharge Eléctrico Puro puede recargarse a una potencia de hasta 150 kW en un cargador rápido de corriente continua. De esta forma, recuperaría el 80% de su carga en solamente 33 minutos. Sin embargo, en nuestra prueba no encontramos ningún cargador de más de 50 kW de potencia. Con ese cargador, el coche se carga al completo en aproximadamente hora y media. Lo más lógico, en cualquier caso, sigue siendo enchufarlo en casa a la corriente, de forma diaria, y cargar a una potencia que no eleve nuestra factura de la luz a la estratosfera.

La buena noticia es que es un coche relativamente eficiente, siendo un SUV no especialmente aerodinámico. Durante nuestra prueba, la media de consumos osciló entre los 21 y los 23 kWh a los 100 km, una cifra consistente con la lograda a la que obtuve en la presentación nacional del coche, donde firmé un consumo de 21 kWh/100 km tras un recorrido mixto de unos 150 kilómetros. En condiciones realistas de utilización, y sin caer en la tentación de apretar de más el pedal derecho, este XC40 eléctrico puro debería ser capaz de ofrecernos unos 350 km de autonomía.

10) Si lo quieres "coupé", espera a que llegue el Volvo C40

El Volvo C40 llegará en 2022, y ya se puede encargar en la red de concesionarios de Volvo. Está basado en la misma plataforma y su diseño tiene paralelismos evidentes con el del XC40. Podríamos incluso decir que el C40 es la versión de aspecto coupé del Volvo XC40, estribando sus diferencias en el perfil lateral y su parte trasera, de aspecto muy cuidado y diseño más pasional. Su batería y esquema mecánico es idéntico al del XC40 que hemos probado, pero al ser un coche más aerodinámico, homologa una autonomía de hasta 441 km en su versión de doble motor.

A igualdad de equipamiento, el C40 será unos 2.500 euros más caro que el XC40 eléctrico puro.

Conclusiones

Lo mejor que le podemos decir al Volvo XC40 Recharge Twin Eléctrico Puro es que es un coche eléctrico que se siente muy normal. Retiene las mejores cualidades del Volvo XC40 térmico a nivel de espacio y practicidad, además de ser relativamente eficiente y muy potente. Es el coche ideal para pasar desapercibido, pues es prácticamente idéntico al Volvo XC40 convencional. Eso sí, hay que tener en cuenta que es más caro que un Tesla Model 3 - es el XC40 más caro de su gama, como es lógico - y es muy pesado, por lo que queda penalizado a nivel dinámico.

Fotos del Volvo XC40 Recharge Eléctrico Puro

Vídeo destacado del Volvo XC40