CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mercedes

3 MIN

Schulz 190E City: el Volkswagen Golf GTI que Mercedes nunca se atrevió a fabricar

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 28 Sept 2021
Schulz 190e City Mercedes Historia Portada
Schulz 190e City Mercedes Historia Portada

El Schulz 190E City no es sólo el Volkswagen Golf GTI que Mercedes nunca se atrevió a fabricar, sino también el que nunca quiso que se fabricase. Un rara avis que se anticiparía más de veinte años a la llegada del Clase C Sportcoupe y que de no ser por su elevado precio y controvertido diseño, bien podría haberse se convertido en el hot hatch definitivo de los 90 con sus seis cilindros de 160 CV y propulsión trasera.

Recordemos que en el año 1982 Mercedes amplió su oferta por la parte baja con la llegada del 190, conocido internamente como W201. Un sedán del segmento D para rivalizar principalmente con la Serie 3 de BMW y que por sus reducidas dimensiones respecto a sus hermanos de gama se ganó el sobrenombre de Baby Benz.

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El 190 City tenía todos los ingredientes para ser un hot hatch definitivo

Se cuenta que por aquel entonces los directivos de Stuttgart barajaron la idea de lanzar un compacto con la base mecánica del 190, una gran idea teniendo en cuenta que alternativas como el Volkswagen Golf y Alfa Romeo 33 campaban a sus anchas, pero que quedó descartada para no empañar el prestigio de una marca asociada a grandes berlinas de lujo que ya había hecho una gran concesión con el 190.

Así pues, a comienzos de los 90 Eberhard Schulz de Schulz Tunning, quien ya contaba con cierta experiencia modificando modelos de BMW y Mercedes, además de haber pasado un tiempo en Porsche, presentó el 190 E City, también conocido como 190 Compact, y según algunos, con la intención de "vender" el proyecto a los de la estrella.

Tal y como puede verse, se trata de un compacto directamente derivado del Baby Benz, fruto de eliminar la parte posterior del sedán a la altura del pilar C e insertar la parte trasera de un W124 familiar (T124). Ello repercute claramente en sus proporciones, con un capo largo y un voladizo trasero sumamente corto, recordando dichas proporciones a los primeros compactos de BMW, pues ambos comparten la arquitectura de motor delantero longitudinal (de hasta seis cilindros) y propulsión trasera.

Para redondear el conjunto, Schulz escogió la base mecánica más potente de las terrenales, es decir, un seis cilindros en línea de 2,6 litros de cilindrada y 160 CV de potencia, lo que lo situaba notablemente por encima del Golf II GTI 16 V de 139 CV, y aunque más tarde esa cifra fue superado por otras versiones del modelo de Wolfsburgo, seguiría siendo el único con propulsión trasera hasta la llegada del E36 Compacto en 1994 con permiso del extinto BMW 02 Series con carrocería hatchback denominada Touring.

No obstante, hay algo que no aparece en las imágenes del 190 City que acompañan estas líneas, y es la estrella de Mercedes, pues se cuenta que los alemanes prohibieron expresamente usar su símbolo en un modelo que no era merecedor del mismo a juicio. Quién sabe si ese es el verdadero motivo, pero lo que sí está claro es que Mercedes se equivocó en aquel entonces en no lanzar ese compacto, lección que aprendió y corrigió primero con el Clase C Sportcoupe derivado del Clase C, y después en el Clase A con carrocería compacta, eso sí, ya perdiendo la tracción al eje posterior.

Fuente: CarsCoops