Uber compra 24.000 “coches autónomos” a Volvo avanzando hacia un servicio sin chóferes

 |  @davidvillarreal  | 

El futuro de muchos trabajos depende, cada vez más, de cómo estos afronten el reto de la automatización. Mientras en España el conflicto entre servicios como Uber y el taxi se intensifica por el fallo que abre la puerta a la asignación de miles licencias VTC nuevas, al otro lado del Atlántico ya estamos viendo como Uber se prepara junto a Volvo con el objetivo de avanzar hacia un servicio de transporte que prescindirá incluso de los propios chóferes. Uber habría adquirido un total de 24.000 “coches autónomos” a Volvo o, mejor dicho, miles de coches que potencialmente podrán dotarse de tecnología autónoma y más concretamente, el modelo Volvo XC90.

Decenas de miles de Volvo XC90 se entregarán a Uber entre 2019 y 2021. Aunque Volvo también ha estado trabajando y probando diferentes líneas de coches autónomos, en este caso será Uber la encargada de instalar los sistemas necesarios para hacer que estos coches acaben convirtiéndose en vehículos plenamente autónomos. Un objetivo final para el cual aún habrá que esperar unos años.

Dicho lo cual, este movimiento, lejos de iniciar los servicios de Uber en coche autónomo, servirá para agilizar el desarrollo que está llevando a cabo Uber de su tecnología autónoma, estrechar los lazos y la colaboración entre Uber y Volvo y, en última instancia, lanzar un verdadero servicio de Uber basado en coches autónomos.

Uber empleará su propia tecnología, software y hardware, en los 24.000 Volvo XC90 que recibirán entre 2019 y 2021

¿Por qué prescindir del conductor?

El mayor coste que ha de asumir Uber en la prestación de servicios es el de los propios chóferes. De ahí que la compañía, de San Francisco esté tan interesada en el coche autónomo, e incluso en contar con tecnología propia, y disponer de ella cuanto antes. Volvo está contribuyendo en estos desarrollos, inaugurando, por ejemplo, el primer servicio piloto de coches autónomos de Uber en Pittsburgh, empleando el Volvo XC90.

Según Bloomberg, el precio de los coches adquiridos se ha fijado en 46.900 dólares. Y si bien es cierto que las compras de Uber abren una vía de negocio para los fabricantes, estos también deberían preocuparse por el papel disruptivo que puede tener que terceros comiencen a prestar servicios de transporte sin conductor.

Lee a continuación: Golpe del Tribunal Supremo al taxi: se abre la puerta a miles de nuevas licencias VTC que beneficiarán a Uber y Cabify

Ver todos los comentarios 5
  • X 2.0

    Para los que defendían a Uber y Cabify porque supuestamente creaban empleo. JA JA y JA. Ahora seguir votando a los amigos de las liberalizaciones, estais cambiando a un sector que paga señores impuestos en cotizaciones y licencias por multinacionales que no van a dejar ni un puto euro en España, y encima, destruyendo empleo o creando empleo de pésima calidad.

  • AC/DC

    Se veia venir……

  • Rest

    Como no se impongan medidas urgentes, reguladoras de unidades a libre circulación, la profesión de taxista va a quedar relegada a taxidermista de taxímetros.

    • X 2.0

      En lo que a mi respecta, rara vez cojo un taxi, pero si lo hago, no va a ser con ninguna de estas empresuchas de neoiliberales.

      • Rest

        Hola, X 2.0!

        lo mismo en mi caso. Tendría que remontarme ni se sabe, para recordar cuándo cogí un taxi por última vez.

        Desde hace aprox. dos décadas, resido a las afueras de Madrid. El curro me pilla a unos 60 Km de casa, pero no está ubicado en pleno centro y dispongo de parking gratuito. El desasosiego económico y mental que me evito en este aspecto, no es para tomárselo a broma.

        La movida cambia cuando me toca gestionar historias en la jungla urbanita: ni se me ocurre pillar el coche, porque tiro de transporte público, ni se me pasará nunca por la almendra… contactar con los futuros dictadores de la movilidad.