Porsche SLI-Machine, un PC dentro de la llanta de un Cayenne

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

El modding sigue todavía de moda a pesar de que hayamos visto de todo en este mundo. El arte de preparar los ordenadores para mejorar sus prestaciones o hacerlos más “vistosos” engancha a millones de usuarios de informática en todo el mundo. Algunos incluso combinan esta afición con otras como la de los coches.

Se llama Porsche SLIMachine y se trata de un ordenador incorporado dentro de la llanta de la rueda de un Porsche Cayenne. Además de contener en su interior un ordenador completo refrigerado por líquido y con múltiples salidas de vídeo, cuenta con un neón circular verde, un disco transparente que simula el disco de freno y una refrigeración auxiliar “disimulada” gracias a dos tubos que hacen de salidas de escape.

Más imágenes del Porsche SLI-Machine:

Vía: gizmodo

En Diariomotor: Modding: completo PC dentro de un coche a control remoto

Vídeo destacado del Porsche Cayenne

Lee a continuación: Recreación del Porsche Cayenne 2010, un SUV más pequeño

El Porsche Cayenne es el SUV Premium que mejor combina deportividad al máximo nivel con practicidad real. Se trata de un SUV grande, amplísimo, con una excelente calidad de construcción y toda la tecnología del grupo Volkswagen-Audi-SEAT-Skoda-Porsche-Bentley-Lamborghini combinada para darle una agilidad, una aceleración, un tacto al volante y un comportamiento de auténtico deportivo. Lo mejor de dos mundos unido en un envase potente pero relativamente discreto con la única pega de un precio y unos costes de mantenimiento al alcance de pocos.

Ver todos los comentarios 2
  • beinha

    Creo que poco me queda por ver en esta vida...

  • mauro

    que mamada

El Porsche Cayenne es el SUV Premium que mejor combina deportividad al máximo nivel con practicidad real. Se trata de un SUV grande, amplísimo, con una excelente calidad de construcción y toda la tecnología del grupo Volkswagen-Audi-SEAT-Skoda-Porsche-Bentley-Lamborghini combinada para darle una agilidad, una aceleración, un tacto al volante y un comportamiento de auténtico deportivo. Lo mejor de dos mundos unido en un envase potente pero relativamente discreto con la única pega de un precio y unos costes de mantenimiento al alcance de pocos.