comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Varios

4 MIN

Los coches reales tras Grand Theft Auto IV

Recientemente se ha lanzado para PC el videojuego Grand Theft Auto IV, aunque ya lleva disponible un tiempo en consolas. He tenido la oportunidad de jugarlo en profundidad y uno de los aspectos que más han llamado la atención a un fanático de los coches como yo ha sido comprobar el sorprendente parecido con la realidad de la mayoría de los vehículos que aparecen en el juego.

Tanto su diseño como su nombre, e incluso los propulsores y sistemas de tracción son similares a conocidos coches reales. También es destacable que posean una dinámica de conducción bastante realista. A continuación haré un breve repaso a algunos de los coches más significativos de GTA IV, comparándolos con sus homólogos más tangibles. El recorrido turístico incluye desde compactos hasta superdeportivos pasando por berlinas y monovlúmenes.

Abróchense los cinturones, arrancamos de inmediato con el Huntley Sport, una copia bastante fidedigna del Range Rover Sport, la versión más suavizada del Range Rover.

Seguimos con otro gran SUV, el Cavalcade. Hasta el nombre se parece a uno de los vehículos más mastodónticos a la venta en España, el Cadillac Escalade.

El Dillet tiene nombre de utilitario francés de pre-guerra pero es la excusa perfecta para introducir el popular híbrido Toyota Prius en el juego. Pero me temo que pierde su Hybrid Synergy Drive en favor de un motor V6. Es muy popular en Algonquin, la zona equivalente a Manhattan, Nueva York.

Pasando a los deportivos nos damos de bruces con el Infernus, un superdeportivo presente desde siempre en la saga GTA. En esta última entrega parece un cruce entre un Lamborghini Murcielago con toques del antiguo Diablo. En el juego cuenta con tracción integral y acelera hasta los 100 km/h en 4.3 segundos.

Todo un cavallino rampante, el Ferrari F430, es representado virtualmente en la forma del Turismo, uno de los deportivos más eficaces y divertidos de conducir en el videojuego, al igual que en la vida real.

Otro superdeportivo real, el Porsche 911 Turbo, es representado en el juego como Comet. Con motor trasero y tracción integral es uno de los coches más rápidos y controlables del juego.

Nada que ver con el Perennial. En anteriores entregas no era más que un familiar de estilo retro y extremadamente lento. Ahora ha perdido esa reputación y se transforma en un dinámico crossover muy similar a los Toyota Venza u Honda Odissey.

Todo un gentleman inglés, el Aston Martin DB9, tiene un competidor en las calles de Liberty City en la forma del musculoso Super GT.

Los coches de policía y los taxis de la ciudad son copias casi calcadas de los Ford Crown Victoria empleados por dichos servicios en la ciudad de Nueva York.

Vamos a algo más pequeño, el compacto Blista. A pesar de su tamaño es muy rápido, tanto que su velocidad máxima virtual supera los 300 km/h. En el mundo real podríamos definirlo como una mezcla entre un Honda CRX, un Volkswagen Corrado y un Volkswagen Scirocco de primera generación.

Y finalmente el Patriot, el exceso estadounidense en la forma del Hummer H2 también tiene una contrapartida virtual. Sí, es feo y pesado, pero para embestir a los malos viene de perlas, es tan robusto como un camión.

A continuación quedan a vuestra disposición más coches del juego. Veamos quién consigue acertar todos los coches en los que se basan, vuestras respuestas, como siempre, en comentarios. Y si estos coches os saben a poco, siempre podéis echar un vistazo a este enlace, donde están todos los coches que salen en el juego.

Vía: gta4.net En Diariomotor: A jugar: distingue coches reales de los del Gran Turismo 5 de la PS3