Los Volvo DRIVe también reciben el paquete deportivo R-Design

 |  @omiguel  | 

La denominación Volvo DRIVe, presente hasta ahora en los modelos C30, S40 y V50 y que posteriormente llegará al resto de la gama, representa un mayor compromiso con consumos y emisiones contaminantes contenidos.

Gracias a la adecuación de un motor turbodiésel 1.6 litros de 109 CV, y una serie de modificaciones se consigue unas medidas de gasto de carburante hasta los 4.4 litros/100 km y un marco de expulsión de CO2 que se encuentra por debajo de la barrera de los 120 gr/km. Las medidas exteriores modificaban la estética general de camino a mejorar la aerodinámica y desperdiciar menos combustible, en definitiva unas formas “ahorradoras” que ahora Volvo pretende mejorar instaurando el paquete deportivo R-Design para los DRIVe

Volvo DRIVe R-Design

R-Design consiste en un conjunto sencillo de cambios: nuevo parachoques frontal, llantas de aleación de 17 pulgadas y un alerón trasero más marcado, contando además con el pequeño extra de la insignia R-Design dispuesta en la parrilla y en el portón trasero. La parte interior es todavía más completa, conjugando un tapizado de dos tonos, color crema y negro, con la firma R-Design en los asientos, iluminación de los diales en azul, volante deportivo en cuero y pedales en aluminio.

Lo que aporta realmente el R-Design es una serie de accesorios externos mucho más deportivos que los instaurados para el “R-Design”, como podemos preparar en anteriores ediciones, pero que tienen un inconveniente: al intercambiar partes como el frontal, los laterales o las propias llantas se deshace parte del compendio que permitía refinar tanto el consumo, a pesar de que las piezas han sido optimizadas lo máximo posible para adecuarse al DRIVe.

Volvo DRIVe R-Design

Incluso algunas partes mecánicas se pierden como ocurre con el sistema de arranque y parada del motor. En cambio otros aspectos del R-Design incluso mejoran el resultado del DRIVe, como es el caso de la nueva suspensión con reducción de 1 cm en altura libre al suelo.

Jugando con el paquete R-Design y el DRIVe se puede conseguir un mejor compendio entre deportividad y economización y deportividad, la elección aquí es del cliente. Aún con las pequeñas pérdidas producidas, Volvo ha sabido jugar bien para aliviar esa estética “seca” que suelen mostrar los modelos más austeros en consumos.

Volvo C30, S40 y V50 DRIVe R-Design

Volvo C30, S40 y V50 DRIVe

Vía: Volvo

En Diariomotor: Volvo C30, S40 y V50 DRIVe | Volvo extiende su línea DRIVe a los V70, S80, XC60 y XC70

Lee a continuación: Volvo extiende su línea DRIVe a los V70, S80, XC60 y XC70

  • JoSe

    muy bonitos

  • Raul

    Hay que ver lo que hace la opinion mediatica. Estos mismos motores hace 10 años,la gente se reiria y se llevaria las manos a la cabeza. Un coche de este segmento con este motor,lo pones cuesta arriba y hay que bajarse y empujar. Y ya ni hablamos como tenga el climatizador puesto.

    Poco a poco han ido aceptando que la unica manera de no contaminar y consumir,es bajar cilindrada y colocar filtros de particulas de ceramica (que a mas de uno,le va a hacer una gracia cuando tenga que cambiarlo…3000 euritos de risa)

    Lo siento, y se que a muchos mi opinion les molestara, pero si todo este tiempo que han tenido,para mejorar , ha servido para acabar haciendo progresos tan pobres, tan evidentes….creo que entonces el mundo del motor ha llegado a su tope de eficiencia.

    Yo es que lo veo muy elemental, si pones marchas de desarrollos mas largos,filtros de particulas y motores de menor cilindradas…contaminas menos y consumes menos. No hay que ser un lumbreras. Pero si para conseguir eso, tienes que bajar las prestaciones…entonces que sentido tiene que nos hayan estado vendiendo motores como los que nos vendian años atras? Saca cuartos.

  • Pingback: Volvo DRIVe con paquete deportivo R-Design : Coches y Motor()