Prueba: BMW Serie 3 318d, segunda parte

Juanma Nuevo  |  @JuanmaNuevo  | 

En la primera parte de la prueba hemos analizado las impresiones del BMW Serie 3 318d en parado y el equipamiento principal. Las primera conclusiones a las que podemos llegar es que un coche de excelente calidad y caro.

A continuación vamos a ver si en marcha es tan bueno como dicen y desglosaremos los datos técnicos para terminar enfrentándolos a sus principales rivales en el segmento de berlinas compactas premium.

Comportamiento dinámico

Estamos antes uno de los coches más alabados por su comportamiento en carretera y he podido comprobar que esa afirmación es totalmente cierta a pesar de llevar en este caso el motor más básico de la gama diesel. Vayamos por partes.

Prestaciones

Las prestaciones son buenas pero no sobresalientes. Seamos realistas, son 143 cv para los 1.500 kg que pesa este coche en orden de marcha. No quiero decir que se le quede justo este motor, rueda fácilmente a velocidades legales y las recuperaciones son correctas para adelantar con seguridad pero el conductor que busque más brío o más empuje debe dirigirse al 320d con 177 CV. He podido probar éste último en otra ocasión y se nota mucho la diferencia.

El tacto del cambio manual de 6 velocidades como en todo BMW es duro y preciso pero lo que no me gustó es que sus relaciones son excesivamente largas. A 120km/h en 6ª velocidad iremos a 2.000 r.p.m. y en esa zona del cuentavueltas le cuesta ganar velocidad. Cuando se siente más a gusto este motor es a partir de unas 2.300 r.p.m. Al menos esto colabora a unos consumos que como veremos son excepcionales.

Estabilidad y dirección

Aquí el BMW Serie 3 no decepciona. En carretera la dirección muy directa, la suspensión multibrazo y la propulsión hacen que el coche vaya pegado a la carretera y redondee las curvas de manera sobresaliente. Cuando el firme está en buen estado, el conductor disfruta con su conducción pero hay que criticar una suspensión de serie demasiado dura y seca. Entiendo que está enfocada a las lisas autobahn alemanas pero aquí en España cada parche de asfalto de los que abundan por nuestras carreteras zarandea a los ocupantes y si la carretera está definitivamente mala, el viaje puede hacerse muy incómodo. Me pareció mucho más cómodo el Mercedes C220 CDI sin ser por ello menos estable.

En ciudad, la dirección es demasiado lenta en parado y la suspensión nos golpea sin cuidado si no pasamos por un badén tan lento como deberíamos. Al menos, su tamaño compacto, la buena visibilidad tanto delante como atrás junto con los sensores de aparcamiento opcionales hace que se aparque con facilidad. Aún forzando el giro en algunas rotondas, no saltó el control de estabilidad (DSC en BMW) lo que da idea por una parte del aplomo del coche y por otra de la poca intrusión de este sistema en una conducción normal.

Consumo

Aunque no consigue igualar las cantidades oficiales, el consumo del 318d se puede calificar de excelente. En un recorrido de 1100 kilómetros casi todos por autovía a velocidades legales arrojó un consumo de 5,7 litros cada 100 km. Para un coche de tonelada y media de peso está muy bien. Hay que quitarse el sombrero ante la tecnología EfficientDynamics de BMW que comentaremos más adelante. Con los 61 litros de gasoil que caben el depósito hablamos de una autonomía de 1.070 Km.

En un pequeño recorrido de montaña, apurando marchas y con frecuentes acelerones, el consumo fue de 6,9 l/100km. No está mal teniendo en cuenta que conduje de manera que el consumo fuera el más elevado posible en esas circunstancias. Por tanto, es un coche que en condiciones normales no gastará mucho. No pude hacer muchos kilómetros en ciudad para obtener un dato preciso pero teniendo el Auto Start-Stop activado no debe subir de unos 7,5 litros .

Motor y datos técnicos

Se trata de un diésel de 1.995 cm3 a la última en tecnología: cuatro cilindros con bloque de cilindros de aluminio, inyección directa common-rail de tercera generación y turbo con geometría variable. Rinde una potencia de 143 CV con un par máximo de 300 Nm y BMW afirma que es la berlina con mejor rendimiento del mercado con un consumo promedio homologado de 4,7 litros/100 kilómetros y una emisión de CO2 de sólo 123 g/km. Además, el resto de emisiones son menos nocivas ya que todas las variantes diésel del nuevo Serie 3 llevan filtro de partículas de última generación y un catalizador de oxidación integrados en una sola unidad. No precisa de mantenimiento y se regenera automáticamente mediante la combustión de las partículas diésel.

Para conseguir éste magnífico resultado, lleva un conjunto de medidas que BMW denomina EfficientDynamics :

Recuperación de la energía en aceleración, decelaración y frenada

Se regula de modo inteligente el funcionamiento alternador, ya que la generación de corriente eléctrica para la red de a bordo se limita a las fases de deceleración y de frenado. De esta manera, es posible desactivar el alternador durante las fases de aceleración. Todo esto se realiza de manera totalmente imperceptible para el conductor, el tacto del acelerador es exactamente el mismo.

Función Auto Start Stop

Si el conductor coloca la palanca de cambios en punto muerto y si retira el pie del embrague, la electrónica apaga el motor automáticamente. Así sucede, por ejemplo, cuando el coche debe detenerse en un semáforo, por lo que durante ese tiempo el consumo es igual a cero. Para poner en marcha nuevamente el motor, basta con pisar el embrague. El motor se enciende de inmediato, pero el funcionamiento de este sistema es algo brusco, notándose las vibraciones propias al arrancar. No obstante podemos desconectar éste sistema con un botón aunque nos penalice algo el consumo.

Indicación del momento óptimo para el cambio de marchas

El indicador del momento oportuno para el cambio de marchas (una flecha que se ilumina en el tablero de instrumentos, indicando además la marcha óptima en cada momento) invita al conductor a cambiar de marchas en el momento ideal para obtener el menor consumo. Esto se traduce en ir a pocas revoluciones y en marchas largas. La flecha para aumentar de marcha se ilumina a unas 2.000 r.p.m. lo cuál , tal y cómo he comentado , no es la mejor cifra para aprovechar las cualidades de éste motor.

Reducción del consumo mediante el control inteligente de otros elementos

Pueden variar según la versión dentro de la gama de la Serie 3 y logran reducir el consumo de combustible sin intervención del conductor: control automático de las compuertas de las entradas de aire en el frontal del coche, servodirección electromecánica EPS (Electric Power Steering) con función Servotronic integrada que únicamente consume energía cuando realmente es necesario o deseable que la dirección tenga asistencia y la bomba del líquido refrigerante de funcionamiento controlado según las revoluciones y la temperatura del motor.

Utilización de neumáticos de menor resistencia de rodadura

También los suelen llamar ecológicos. Reducen el consumo en unos 0,2 litros a los 100 kilómetros y está hechos de un compuesto que reduce el peso del neumático y la resistencia a la rodadura sin comprometer el agarre. Al menos conduciendo de manera tranquila no noté diferencias con un neumático normal. Quizá en conducción deportiva sí que las haya.

Conclusión

El 318d es un gran coche. Para quien tenga el dinero suficiente y busque un coche que gaste poco y se disfrute conduciéndolo es una buena opción. No es recomendable para quién busque prestaciones, habitabilidad o comodidad suprema en carretera. Al que le guste el coche y quiera más potencia puede dirigirse al escalón superior, el 320d de 177CV que analizamos recientemente.

No obstante, ya se ha presentado el 320d EfficientDynamics que disminuye la potencia hasta 163CV pero reduce el consumo a sólo 4,1 litros/100 km y las emisiones de CO2 a tan solo 109 g/km. Hay muchas personas que opinan que pagan la marca. Es cierto que es caro pero, con sus virtudes y defectos, lo que estamos pagando es la elevada calidad de realización y de conducción que otros coches no ofrecen.

Alternativas

Sin incluir posibles descuentos, el BMW 318d está disponible a partir de 32.800€. Por filosofía de consumo eficiente sus rivales directos son el Mercedes C 200 CDI BlueEFFICIENCY por 100€ más pero sobretodo un recién llegado, el Audi A4 2.0 TDIe disponible desde 30.800€.

Tanto el Audi como el Mercedes rinden 136CV de potencia y ofrecen un consumo de 4,6 litros/100km y 5,3 litros/100km respectivamente. El equipamiento de ambos está al nivel del BMW y no hay diferencias significativas en este apartado. El Audi A4 2.0 TDIe disfruta de la mayor habitabilidad de los 3 y de un confort de marcha superior al BMW Serie 3 y ésto unido a su menor precio de salida lo colocan como una gran opción dentro de este segmento.

A destacar

  • Estabilidad
  • Calidad de realización
  • Tecnología EfficientDynamics, bajo consumo

A mejorar

  • Recuperaciones sólo suficientes
  • Equipamiento de serie pobre
  • Precio elevado

Prueba BMW 318d

En Diariomotor: Prueba: BMW Serie 3 318d, primera parteBMW Serie 3, desvelado su lavado de cara , BMW Serie 3 Miles Edition

Vídeo destacado del BMW Serie 3

Lee a continuación: BMW 320d EfficientDynamics, la berlina más eficiente del mercado

El BMW Serie 3 es un sedán moderno que compite con los A4 y Clase C de Audi y Mercedes. Como alternativa al sedán también se ofrecerá una variante familiar

Ver todos los comentarios 19