CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Opinión

3 MIN

Aparcacoches de discoteca, ¿están seguros nuestros coches?

David Villarreal | @davidvillarreal | 6 Dic 2009

Está claro que la comodidad de salir de fiesta y acercarnos a nuestra discoteca favorita sin necesidad de tener que buscar aparcamiento a veces representa una ventaja suficiente como para pagar por este servicio y dejar nuestro vehículo en manos de un desconocido, pero quizás lo que no se plantea mucha gente son los riesgos a los que se exponen cuando el funcionamiento de los aparcacoches es de dudosa legalidad.

Evidentemente no me refiero a profesionales que trabajan para el garaje de hoteles y restaurantes, sino a aquellas discotecas madrileñas que desde hace tiempo llevan ofreciendo servicio de aparcacoches por un reducido precio, aunque en este caso nuestro vehículo no disfrutará de la comodidad de un seguro parking sino de los riesgos de un aparcamiento en doble fila en una de las calles más transitadas de la ciudad.

Curiosamente vecinos, comerciantes y conductores del transporte público llevan meses quejándose de esta situación, ya que muchas noches de fines de semana la carretera queda totalmente colapsada por hileras de coches aparcados incorrectamente ocupando los carriles por los que habitualmente deberían circular los vehículos. Aún así en la mayoría de los casos la policía no actúa y cuando lo hace no consiguen absolutamente nada, ya que los aparcacoches simplemente cambian el coche de sitio y la situación sigue exactamente igual.

Hace unos fines de semana pude contemplar personalmente como muchos conductores dejaban las llaves de su vehículo al aparcacoches para que éste se cruzase dos líneas continuas, efectuase un giro indebido y acabase aparcándolo incorrectamente ocupando la calzada. Evidentemente la discoteca exime sus responsabilidades con un cartel que reza “no nos hacemos responsables de multas, robos ni desperfectos que pueda sufrir su vehículo”.

En cualquier caso esta manera de proceder no es ningún secreto y de hecho estoy convencido de que los propios usuarios de este servicio son conscientes de ello. Me sorprende especialmente que la gente recurra a este servicio cuando a menos de 20 metros cuentan con un parking público con plazas libres y con la relativa seguridad y comodidad que ofrecen sus instalaciones.

En fín, ¿hasta que punto nos podemos fiar de estos aparcacoches? Yo personalmente lo tengo claro, prefiero estar media hora buscando aparcamiento o gastarme el dinero de un parking a dejar mi coche en manos de un extraño que lo aparque en segunda fila. En cualquier caso para salir de fiesta nada mejor que dejar el coche aparcado en casa y aprovechar el transporte público, al fín y al cabo por mucho que nos guste conducir la fiesta, la bebida y la conducción no son buenos amigos…

Fotografías: El País En Diariomotor: La problemática del aparcamiento urbano | Estudio del RACE sobre los aparcamientos