comscore
MENÚ
Diariomotor
Toyota

6 MIN

Mi coche de la década: Toyota Prius

La década de los 2000 ya ha terminado, y en muchos medios se pueden leer artículos sobre lo mejor de la década, listas, top ten, de todo un poco, la verdad. En el mundo automovilístico creo que ha sido una década de transición, igual que lo será la década actual, los años 10 del Siglo XXI. Hemos pasado de un mundo en el que sólo se invertía en coches de combustión interna a la exponencial investigación de propulsión alternativa, desde los eléctricos hasta el hidrógeno, pasando por los biocombustibles.

La transición del petróleo y las emisiones a una movilidad limpia tendrá que ser gradual, las empresas invierten mucho dinero en esos programas de investigación, y el dinero no es infinito. Dejando a un lado los intereses de las petroleras, lo cierto es que los coches cada vez son menos contaminantes. Los híbridos han jugado un papel muy importante, y el primer híbrido que realmente ha llegado a las masas ha sido el Toyota Prius de segunda generación. Es para mí el vehículo más importante de la década.

1.2 millones de unidades se han vendido del Prius desde que la primera generación de lanzase al mercado en 1997. Sus ventas fueron algo escasas en un principio, principalmente porque el coche no era barato y los precios del combustible aún no eran significativamente altos. En 2004 se lanzó la segunda generación del Prius, que se ha mantenido en producción hasta 2009. Su popularidad ha alcanzado extremos inimaginables en Estados Unidos, un país que al mismo tiempo es muy amigo de los grandes SUV y pick-up.

Entre las razones de su popularidad está una estética llamativa, un precio ya moderado y un consumo de combustible realmente bajo. Sus bajas emisiones de CO2 han sido la razón de su proliferación en zonas urbanas, el territorio donde es más ahorrativo. Otra de las claves es un correcto tamaño de 4.45 metros, un habitáculo equipado y cómodo para cinco personas y un maletero de más de 400 litros de capacidad, al que apenas quita espacio el pack paquete de baterías.

Ha resultado también un coche muy fiable, y también los taxistas de muchas ciudades de España los usan con regularidad. Tengo constancia de ejemplares que han recorrido más de medio millón de km sin un sólo fallo mecánico, más allá de reemplazar las baterías a los 500.000 km debido a su degradación, algo común en toda batería. Sobretodo, es un coche simple de conducir, al tener una caja de cambios CVT se conduce como si fuese un automático y no es necesario preocuparse de nada más.

Todas estas ventajas han sido posibles gracias a su avanzado tren de propulsión híbrida, denominado Hybrid Synergy Drive. Combina un propulsor de gasolina de ciclo Atkinson – diferente compresión entre los ciclos de admisión y escape – de 1.5 litros de cilindrada y 78 CV de potencia con un motor eléctrico de 68 CV. El eléctrico está capado por la batería con lo que la potencia final del conjunto es de 112 CV. Es un sistema híbrido en paralelo, ambos motores pueden actuar por separado o al mismo tiempo.

El resultado de su interconexión mediante un diferencial planetario es un consumo de sólo 4.3 l/100 km, que en condiciones reales puede ser incluso inferior. En ciclo urbano es más eficiente que en el extraurbano, dónde el motor de gasolina tiene más trabajo. En ciudad el eléctrico mueve el coche al arrancar, sólo en movimiento entrando el 1.5. En las paradas se desconecta el motor de gasolina, pero todos los sistemas siguen funcionando, así como el aire acondicionado o el equipo de sonido.

Cada vez son menos, pero aún hay quien cree que es necesario enchufar un híbrido. La realidad es que el motor térmico recarga las baterías en movimiento y el eléctrico actúa como generador al decelerar. La frenada renegenerativa transforma potencia de frenado en energía eléctrica para las baterías. El hecho de que esta complejidad técnica funcione de manera sencilla y fiable para cualquier tipo de conductor ya es un triunfo por sí solo, y algo de lo que en Toyota estarán orgullosos.

Uno de los motivos por los que considero que el Toyota Prius es el coche de la década es porque ha popularizado y masificado la tecnología híbrida, que antes se veía como algo extraño y desconocido. También ha servido para “picar” a la gente para lograr el más bajo consumo de combustible, aunque sin llegar a los extremos de algunos hypermilers, que han bajado de 1 l/100 km, pero sin mucho respeto por la seguridad. Pero no sólo son alabanzas, el Prius también tiene aspectos negativos.

Uno de ellos es su poca diversión de conducción, a veces parece un electrodoméstico con ruedas, pero su consumo puede hacer que te olvides de ese detalle. Además, la nueva generación ya tiene 136 CV de potencia y un consumo aún inferior. Otro fallo es que su producción es cara e implica baterías complejas, hechas con materiales contaminantes que requieren transporte de las minas hasta la fábrica de Toyota, en Japón. Siempre queda el consuelo de que serán recicladas al final de su vida útil.

Se ha llegado a decir que un Hummer H2 es más eficiente que un Toyota Prius porque su producción estaba centralizada y se llevaba a cabo con piezas más sencillas, sin necesidad de redes de transporte global. Hay varios estudios, con ambas partes cometiendo contradicciones. No me posicionaré, pero lo que es seguro es que para amortizar un híbrido hay que recorrer bastantes kilómetros, un diésel aún tiene ventaja en autopista pero el Prius es imbatible en ámbitos urbanos, bajo cualquier prisma.

Desde el Prius el número de coches híbridos ha crecido mucho, pero sigue siendo el líder absoluto del mercado. En EEUU es el tercer Toyota más vendido, sólo por detrás de los ubicuos Camry y Corolla. En Japón suele ser el coche más vendido del país, gracias a las subvenciones estatales. Se comenta que en cómputo global supone alrededor de la mitad de ventas de vehículos híbridos. Entre sus competidores se cuentan pocas alternativas reales, en Europa apenas el Honda Insight, un semi-híbrido.

La tercera generación ha sido lanzada este mismo año al mercado, con un gran éxito por parte de crítica y pública. Este paso intermedio entre vehículos de combustión interna y los eléctricos ha resultado de lo más exitoso.

En Diariomotor: Toyota PriusToyota Prius 2010, imágenes y datos oficiales