comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
SUV

3 MIN

Obama pone a dieta a los SUV americanos

Son los reyes de las carreteras norteamericanas, y hasta hace poco, los eternos ganadores de las estadísticas de ventas. Los grandes SUV y pick-ups de Ford, Chrysler y GM, símbolos rodantes del american way of life, donde todo (o casi todo) es de tamaño XXL. Pero el presidente Obama quiere poner fin a su reinado tapando los huecos legales que les permitían quedar al margen de las normas anticontaminación que afectan a los coches normales.

A veces de forma cariñosa, aunque la mas de las veces en tono despectivo, se les suele llamar dinosaurios. El apodo refleja su linaje proveniente de epocas pretéritas, cuando las cifras de consumo se consideraban casi anecdóticas y las emisiones no preocupaban a nadie. Pero al igual que los grandes lagartos del pasado, se encaminan inexorablemente a su extinción. No será un meteorito o un periodo de gran actividad volcánica. Sera suficiente aplicarles las normas de emisiones que ahora pueden esquivar de forma legal.

Curiosamente, Estados Unidos fue uno de los primeros paises en aprobar medidas destinadas a disminuir los consumos y las emisiones de sus coches. Pero, por causas difíciles de justificar, siempre dejaban fuera de estas exigencias a sus queridos “Light Trucks” y sus Sport Utility Vehicles (SUV). Pero ahora ha llegado la hora de anular sus privilegios y someterlos a la misma presión evolutiva que sufren las demas categorías de vehículos a motor gracias a las normas sobre emisiones. La nueva normativa, aprobada hace pocos dias, da de plazo a los fabricantes hasta 2016 para disminuir los consumos de toda su flota, incluyendo sus modelos más grandes.

Con un galón (3,78 litros) de combustible, los coches que recorran las carreteras de Estados Unidos tendrán que ser capaces de recorrer, como mínimo, 35,5 millas. Traducido al lenguaje europeo, significa que tendrán que conseguir unos consumos homologados de 6,6 litros a los cien kilometros. Esto supone que los SUV y todos sus derivados tendrán que disminuir su sed a poco más de 8 litros a los cien. Una tarea complicada teniendo en cuenta que ahora se mueven sobre los 19 litros del Cadillac Escalade, los 15,5 litros de un Jeep Commander o los 13,7 litros de un Ford Explorer, sin mencionar los mas de 33 litros (7 millas por galon) que han hecho famoso al Hummer H2.

A la industria norteamericana parece haberse indigestado esta dieta tan estricta, pero no les queda más remedio que tragar después de que GM y Chrysler se sentaran a la mesa para devorar 25.000 millones de dolares en ayudas gubernamentales que les permitieron seguir con vida. Los cálculos hablan de que a los tres grandes fabricantes les toca invertir cerca de 50.000 millones de dólares durante los próximos 5 años para adaptarse a la nueva normativa.

Trasladado al consumidor final, supondrá un sobrecoste para los nuevos modelos de unos 985 dolares de media. De todos modos, los conductores norteamericanos parecen haber perdido gran parte del interés que mostaban, hasta hace poco, en sus queridos dinosaurios. En 2009, las cifras de matriculaciones de SUV´s descendió nada menos que un 52 por ciento.

Via: spiegel.de En Diariomotor: Los inmensos SUV americanos (y, por supuesto, sus precios) | Caída de las ventas de SUVs y vehículos de lujo: no en todo el mundo