CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

3 MIN

Un Mini Clubman Diésel que suena a V8

Me pregunto qué demonios se le habrá pasado por la cabeza a los ingenieros de BMW para ponerse manos a la obra en un proyecto tan pintoresco como éste. ¿Quién no ha deseado alguna vez que su ruidoso y maloliente diésel sonase como una auténtico V8 de gasolina? Con el objetivo de transformar la acústica de un turbodiésel en la de un ocho cilindros en V, BMW trabaja con dos prototipos de un Mini Clubman y un BMW 635d para deleitar a su conductor con los sugerentes rugidos de los motores más bestias y potentes.

Para conseguirlo, BMW ha trabajado fundamentalmente dos aspectos. Por un lado se han encargado de aislar al máximo las vibraciones y los ruidos del verdadero motor diésel que mueve el coche y por el otro han ideado el sistema Active Sound Design que aprovecha el equipo de sonido del vehículo para emular los rugidos de algún V8 como los que emplean en alguno de sus deportivos. De momento es tan sólo un prototipo difícilmente aplicable a un modelo de producción, pero al menos está sirviendo para idear sistemas que mejoren la sonoridad de los motores de gasóleo.

¿Parece, o no parece un V8?

En el vídeo de más arriba tenéis una prueba realizada por Autocar UK del prototipo del Mini Clubman Active Sound y sinceramente parece que imita bastante bien los rugidos de un V8, aunque tampoco exprime demasiado el motor como para apreciar todos los matices. Pero lo más importante sin duda alguna es que apenas hay rastro de los ruidos del motor diésel, parece que el aislamiento del vano motor y el sistema de escape se ha llevado a cabo a la perfección.

Cada vez es más frecuente encontrarnos con motores turbodiésel cuyas prestaciones no sólo están a la altura de motores de gasolina más potentes, sino que además en determinadas situaciones (por ejemplo en bajas) funcionan mucho mejor. Los diésel perezosos y cargados de vibraciones ya son cosa del pasado, os lo dice un servidor que prácticamente aprendió a conducir con un diésel atmosférico de comienzos de los años 90. Pero el problema sigue siendo el ruido, y es que ni con nuevas arquitecturas (en motores de gasóleo) como los cilindros enfrentados se consigue igualar el sonido de un buen gasolina.

¿Tendrá algo esto que ver con la posibilidad de que se vaya a presentar un Mini Cooper S diésel “potentillo” con 150 CV o incluso un John Cooper Works diésel? ¿O es simple casualidad?

Vía: Autocar.co.uk En Diariomotor: ¿En un año tendremos un Mini Cooper S diésel de 150 CV? | Un Mini Cooper S renovado ya deja ver su cara | El motor V8 más pequeño del mundo