comscore
MENÚ
Diariomotor
Destacado

5 MIN

Fórmula 1: cambios en la normativa 2011 y nuevos motores turbo en 2013

La temporada 2011, gracias a los cambios en el reglamento técnico y deportivo de la Fórmula 1, será un año con bastantes novedades dentro de la máxima categoría de monoplazas. Quizás uno de los más notables sea el de Pirelli, que vuelve a la F1 como único neumático oficial, y que hará que pilotos y monoplazas deban adaptarse al nuevo tacto de conducción de estos neumáticos. Pero habrá mucho más: cambios aerodinámicos, vuelta del KERS o adiós a la polémica prohibición expresa de órdenes de equipo.

Y si esto ya son suficientes novedades de por sí, para los próximos años se avecinan más cambios. El más destacado, y ya aprobado por la FIA, será el de nuevos motores desde el 2013. Los V8 actuales dejarán paso a pequeños motores de cuatro cilindros y 1.6 litros con turboalimentación. También el downsizing llega a la Fórmula 1, como santo y seña de los nuevos tiempos.

Los cambios normativos para el 2011 buscan, como casi siempre, una mayor igualdad entre los diferentes equipos y más lucha dentro del asfalto, intentando facilitar los adelantamientos. También como casi siempre, otra cosa será que finalmente lo consigan, pero las intenciones están ahí. En cuanto a los cambios aerodinámicos, se prohíben los famosos F-Duct, el conducto de aire que conseguía mayor velocidad en las rectas, y el doble difusor trasero que tanto éxito le dio a Brawn GP en el 2009 (aunque seguirán permitiéndose difusores “tradicionales”).

Estas decisiones se toman en la búsqueda de aumentar el agarre mecánico en detrimento del agarre aerodinámico, aunque no es la primera vez que se hacen cambios en este sentido y posteriormente encontrando los equipos la forma más efectiva de burlar tales prohibiciones, por lo que todo queda casi como estaba. Otra novedad aerodinámica vendrá dada por la introducción del alerón trasero móvil, que al variar su ángulo permitirá a los monoplazas ganar velocidad punta y permitir adelantamientos en puntos clave.

Como decíamos, Pirelli será durante los próximos tres años suministrador único de neumáticos para la Fórmula 1, por lo que los equipos dirán definitivamente adiós a Bridgestone, que llevaba 13 años en la F1. Esto puede provocar un cambio importante en el rendimiento de los monoplazas, y sólo aquellos equipos y pilotos que se adapten bien a los nuevos neumáticos (tanto en conservar neumáticos como a la hora de atacar las curvas) podrán estar en los puestos de cabeza.

Otra de las novedades más importantes será la reintroducción del KERS en este 2011. Estamos hablando de un viejo conocido, que vuelve a las pistas tras un paso breve y casi anecdótico en el 2009. El KERS son las siglas inglesas del sistema de recuperación de la energía cinética, que se pierde en las frenadas. Parte de esta energía será almacenada proporcionando una potencia extra durante breves segundos, tras pulsar el piloto un botón. Veremos si no nos da bastante sorpresas (positivas o negativas) en el próximo 2011.

Seguimos con más cambios en el apartado de pesos. Para empezar habrá una distribución de peso obligatoria para el monoplaza, que se establecerá en un porcentaje del 46,5 / 53.5 (delante/detrás). No sólo eso, sino que se aumenta el peso mínimo del conjunto monoplaza y piloto, que pasa de 620 Kg a 640 Kg, a consecuencia del peso que supone la incorporación del KERS. Esto también supondrá que muchos pilotos se verán obligados a adelgazar unos cuantos kilos…

Y estamos acabando con los cambios normativos para el 2011: en tema de repostajes en carrera o cambios de neumáticos apenas habrá modificaciones, mientras que las cajas de cambio deberán durar ahora cinco carreras. Destaca la introducción de una vieja conocida: la norma del 107%, por la que aquellos pilotos que marquen un tiempo que supere el 107% del mejor tiempo de la primera ronda de la calificación podrán quedar excluidos de participar en la carrera del domingo.

También se elimina la prohibición de las órdenes de equipo, que levantaron polémica este año (como en tantos otros) tras la “obligación” poco disimulada por parte de Ferrari de que Massa cediese su posición a Fernando Alonso en el GP de Alemania. Así, los equipos podrán establecer ahora las órdenes que consideren oportunas, algo muy lógico y que ya se hacía de forma encubierta, siempre y cuando no causen descrédito manifiesto al deporte (por lo que todavía queda una pequeña vía para sancionar).

Y ya con la mirada puesta en el futuro, 2013 será el año de la introducción de los nuevos motores. Se dice adiós a los actuales V8 de 2.4 litros y 18.000 rpm, y se introducirán motores de 1.6 litros turbo y cuatro cilindros, limitados a un giro máximo de 12.000 rpm. Con ello se persigue un abaratamiento de costes, así como un menor consumo de combustible y tecnologías aplicables en mayor medida a los motores de calle.

Contarán con inyección directa de combustible a alta presión, y probablemente la potencia no disminuya en demasía (recordemos aquellos motores 1.5 Turbo de los ´80 que se acercaban e incluso superaban holgadamente, para calificación, los 1.000 CV). Esta medida debería atraer a nuevos fabricantes a la F1, aunque sea como meros suministradores de motores: Volkswagen suena con insistencia, quizás en alianza con Red Bull. ¿Quién más se sumará? Hasta entonces, disfrutaremos con lo que nos traiga la próxima temporada 2011 que comenzará en Bahrein el 13 de Marzo.

En Diariomotor: Sebastian Vettel, Campeón del Mundo en Abu Dhabi | Pirelli, nuevo neumático oficial de la F1