comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Porsche

3 MIN

Porsche y Mercedes redoblarán su apuesta por el diésel en EEUU

Siempre que se produce una subida de los combustibles derivados del petróleo tan acusada como la que estamos viviendo ahora, es cuando todo el mundo se empieza a acordar de las tecnologías más ahorradoras. En EEUU los motores diésel apenas representan una ínfima parte del pastel de ventas, por lo que siempre comienzan a especular con la llegada de este tipo de propulsores cuando llenar el depósito de gasolina les escuece más de la cuenta.

Los abanderados de los motores diésel en EEUU son Volkswagen, BMW y Mercedes, ya que desde hace unos pocos años tienen a la venta bloques de cuatro y seis cilindros con un relativo éxito de ventas. Ahora se ha sabido que Mercedes está preparando un aterrizaje en masa de nuevos modelos equipados con motores diésel para fomentar su línea BlueTec estadounidense, que se sumarían a las actuales variantes diésel de los Clase E, Clase M, Clase GL y Clase R.

Con la gran cantidad de modelos que la firma de la estrella tiene en catálogo, el abanico de candidatos es muy amplio. Ya se ha confirmado que el Mercedes Clase S se ofrecerá con un motor diésel V6 allí, pero en 2012 se le sumarán también dos opciones tetracilíndricas, concretamente el GLK 250 CDI BlueEfficiency y el C 250 CDI BlueEfficiency, ambos equipados con un 2.1 turbodiésel de 204 CV y 500 Nm.

En el caso de Porsche la cosa es distinta, ya que actualmente no ofrecen ninguna variante con motor de gasóleo en EEUU. Hace ya tiempo que quieren introducirlos en el país, y cada vez se habla con más fuerza de que en los próximos meses aterrizarán el Porsche Cayenne Diesel y el Porsche Panamera Diesel. Este último llegaría después de ser presentado en algún gran Salón europeo a lo largo de 2011, probablemente en Ginebra o Fránkfurt.

Hace ya unos cuantos años que se rumorea con la posibilidad de que las marcas europeas desplieguen comlpetamente su oferta diésel en EEUU, pero por ahora esto no ocurre. Como vemos, cada vez la oferta es más nutrida pero sigue siendo muy minoritaria frente a las alternativas 100% gasolina (o híbridas) de los rivales estadounidenses y europeos. Personalmente, creo que el punto de inflexión clave sería cuando una marca americana lanzara un motor diésel en un turismo convencional, aunque ese momento lo veo aún muy lejano.

Vía: Car & Driver | Luxist En Diariomotor: