Subaru Legacy 2.0D Limited, a prueba (III)

 |  @sergioalvarez88  | 

Tras un breve parón por causas ajenas concluimos hoy domingo la prueba del Subaru Legacy 2.0D Limited. En la primera parte analizábamos su habitáculo y nuestras impresiones sentados en sus asientos. A modo de resumen, aunque el habitáculo no tiene un aspecto espectacular y los plásticos del salpicadero son muy duros, tiene buenos ajustes y todo es sencillo de utilizar. Pero sin duda alguna, nos quedamos con la amplitud del espacio para los pasajeros, su comodidad y gran aislamiento acústico.

En marcha nos ha causado una impresión muy positiva su motor 2.0D de 150 CV, el único turbodiésel de arquitectura bóxer del mercado. Tiene un funcionamiento suave y consumos muy aquilatados teniendo en cuenta que es un coche que monta un sistema de tracción total permanente. En esta tercera parte os hablamos de su equipamiento Limited – el medio de la gama, por detrás del Limited Plus – así como de sus potenciales rivales en el mercado, su seguridad y los precios.

Equipamiento de serie en acabado Limited

Como buen japonés, es un coche con acabados muy cerrados y apenas equipamiento opcional, a cambio de mejorar la relación precio-equipamiento. La lista que dejamos a continuación describe su equipamiento de serie.

Equipamiento de serie, acabado Premium

  • ABS
  • Ayuda al arranque en cuesta
  • Distribución electrónica de frenado EBD
  • Control de estabilidad VDC
  • Control de tracción TCS

  • Airbags frontales
  • Airbags laterales delanteros
  • Airbags de cortina delanteros y traseros
  • Faros antiniebla
  • Faros de xenón con lavafaros
  • Dirección asistida eléctrica
  • Retrovisores eléctricos térmicos
  • Tapicería de tela
  • Recomendación de marcha óptima
  • Control de crucero
  • Reposacabezas activos delanteros
  • Anclajes ISOFIX para sillitas infantiles
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Ordenador de a bordo: muestra su información en una pantalla en la parte superior del salpicadero, con dos contadores parciales. Sólo tiene funciones de consumo medio, instantáneo y autonomía, para cambiar de odómetro y de modos debemos pulsar el botón correspondiente introduciendo el brazo a través del volante. No resulta cómodo y requiere soltar el volante.

  • Volante multifunción de cuero regulable en altura y profundidad
  • Climatizador bizona automático
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Sensores de luz y lluvia
  • Reposabrazos delantero con guantera
  • Asientos delanteros eléctricos con ajuste en altura
  • Apoyo lumbar para el asiento del conductor
  • Asientos delanteros calefactados
  • Manos libres Bluetooth
  • Cargador de 6 CD
  • Maletero iluminado

  • Palanca de cambios forrada en cuero
  • Kit antipinchazos
  • Radio CD con MP3
  • Entradas auxiliares (3.5 mm)
  • Reposabrazos trasero con portavasos

Como equipamiento opcional sólo lleva el navegador Fujitsu-Ten Eclipse, instalado en concesionario. Tiene un buen funcionamiento y es muy claro en sus indicaciones. Su pantalla es muy grande y de buena visibilidad, e incluso cuando pasamos cerca de un edificio emblemático lo renderiza en 3D. Él único problema es la voz que nos da las indicaciones, realmente esteridente e insoportable, hasta el punto de tener que desactivarla y guiarse por las imágenes.

Seguridad

El Subaru Legacy pasaba las pruebas EuroNCAP hace un par de años, ya según el nuevo esquema de homologación. Ha obtenido cinco estrellas, aunque no ha obtenido resultados destacables en protección al conductor, con algunos riesgos para la zona femoral. La protección a niños es buena y la protección a los peatones en caso de atropello es buena salvo en el borde del capó. El control de estabilidad es de serie, tiene avisador de cinturón de seguridad en todas las plazas y reposacabezas activos delanteros.

Competidores y precio

El precio del Subaru Legacy 2.0D Limited es de 30.600€, sin contar el extra del navegador. Sus rivales no son demasiado abundantes, hay que reconocerlo, e incluyen elementos premium y más generalistas. Uno de sus rivales principales es el Audi A4 2.0 TDI quattro, con 143 CV de potencia. Clava las prestaciones del Legacy, aunque su consumo es ligeramente inferior, 5.3 l/100 km. Su sistema de tracción total permanente tiene un buen rendimiento y es comparable al Subaru Symmetrical AWD. Está mejor terminado que el japonés.

Su maletero tiene 480 litros y es casi idéntico al del Subaru, pero es más caro a igualdad de equipamiento, acercándose muy peligrosamente a los 40.000€. El campeón de las prestaciones es el BMW 320d xDrive, con un sistema de tracción total de lo más reputado, incluso reputado como superior a quattro. El problema es que no existe un 318d xDrive que sería realmente comparable por potencia con 143 CV, ya que el 320d tiene 184 CV y por ejemplo acelera de 0 a 100 km/h en sólo 7.9 segundos.

Su consumo es también bajo, con 5.2 l/100 km, y su maletero tiene 460 litros. Al igual que el Audi, está mejor terminado y no debemos olvidar que se trata de vehículos premium. A igualdad de equipamiento, supera los 42.000€. Los dos rivales finales son las dos respuestas generalistas al Subaru Legacy, aunque su principal problema es que ambos montan sistemas de tracción total no permanentes, que en condiciones reales son menos eficaces y seguros que la tracción total permanente.

En ambos casos son sistemas de tipo Haldex, que envían potencia al tren trasero en caso de pérdida de agarre delantero. En primer lugar, el Volkswagen Passat 2.0 TDI (140 CV) Bluemotion Technology 4Motion. Está mejor terminado que el Subaru, y tiene un maletero mayor aunque es más flojo en prestaciones. Consume 5.3 l/100 km y a igualdad de equipamiento su precio es de más de 34.000€. Finalmente, está el Opel Insignia Sport 2.0 CDTI 4×4, de 160 CV de potencia.

Subaru Legacy 2.0D Limited, a prueba (III)

Es un coche más grande, con un maletero mayor y quizá algo mejor acabado a nivel interior. Los problemas son que sus prestaciones son inferiores al Subaru (casi un segundo más en el 0-100 km/h) y el consumo es idéntico, además de ser un sistema de tracción total no permanente. A igualdad de equipamiento es apenas 1.000€ más caro que el Subaru. No hay más competidores del Subaru en el mercado, pues el resto no ofrece tracción total más que en versiones de alta gama o con motores más potentes.

En la propia gama Subaru sí que está el Legacy 2.0R. Con un motor de gasolina de 150 CV y 2.0 litros de cilindrada, ¿compensa sobre el diésel? Sus prestaciones son inferiores (0.2 segundos más en el 0-100 km/h) y su consumo medio es elevado, 8.5 l/100 km. Puede que sea más fiable, pero sus recuperaciones y aceleraciones son inferiores al motor diésel. Es 1.500€ más barato a igualdad de equipamiento. Por nuestros cálculos, compensa el diésel a partir de los 50.000 km.

Conclusiones

El Subaru Legacy es una especie atípica en el mundo del automóvil, con un motor bóxer diésel y un sistema de tracción total permanente muy eficaz en condiciones climáticas complicadas. Es recomendable para quien vaya a hacer mucho recorrido extraurbano – donde demuestra bajos consumos – y afronte habitualmente situaciones climatológicas adversas o quiera ese plus de seguridad, más eficaz que otros rivales. Tiene una buena relación calidad-precio y además es un coche poco visto, pero de calidad innegable.


A destacar

  • Consumos
  • Habitabilidad
  • Symmetrical AWD

A mejorar

  • Kit antipinchazos
  • Asientos traseros no abatibles
  • Ordenador de a bordo demasiado simple

En Diariomotor: Subaru Legacy 2.0D Limited, a prueba (I) | Subaru Legacy 2.0D Limited, a prueba (II) | Nuevo Subaru Legacy, equipamiento y precios | Prueba de contacto del nuevo Subaru Legacy 2.5

Lee a continuación: Subaru Legacy 2.0D Limited, a prueba (II)

Solicita tu oferta
  • Buenas,

    Muchas gracias por el analisis, me parece muy interesante. Me surge un duda.
    Aunque se suponga que esten en el mismo segmento ¿es comparable el espacio interior (tanto de plazas delanteras, traseras como maletero) entre este modelo y un serie 3 o A4?

    Un saludo.

    • Juri

      Ya te lo digo yo, si me lo permites, NO.

      Las plazas traseras en un Serie 3 son bastante más pequeñas y las des Audi no tanto pero son más angostas, te sientes más como un paquete (opinión personal).

      En cualquier caso, sigo pensando que Subaru ha dado un paso atrás con este coche respecto a la versión anterior en 2003. Un coche que claramente competía con los A4 y Serie 3 de la época ofreciendo a un precio algo que ellos no podían, era ligero, tenía el famoso AWD y una cofiguración premium no se iba de madre y ahora sacan este modelo que es peor por peso, estéticamente e interiormente no aporta nada nuevo.

      Hemos tenido 2 Legacy/Outback en casa y a pesar de lo contentos que estamos, con revisiones, mantenimiento, 6 años de garantía etc… este modelo no será el tercero.

      Eso sí son coches a los que les haces 200.000 km en 5 años y no se quejan lo más mínimo, es algo una conclusión a la que llegas hablando con más propietarios o que te cuentan en el taller (multimarca claro, sino no vale).

      Creo que teniendo una buena base como tenían, podían haber hecho mucho más con menos, pero ellos sabrán…

  • Xenox147

    Hola! Me ha parecido un buen análisis sobre este modelo con unos pros y contras muy acertados.
    Yo soy propietario del modelo anterior legacy y puedo asegurar que el sistema AWD funciona muy bien en diferentes superficies y en condiciones adversas.
    La comparativa entre otras marcas se ve claramente lo ajustado que es el precio para esa tracción total permanente. Habría que mejorar algunos aspectos que ya has mencionado.

    Un saludo…

  • WRX
  • Pingback: Subaru Legacy 2.0D Limited, a prueba (I)()