Tesla Roadster Sport 2.5, a prueba (I)

Mide menos de cuatro metros de largo, está fabricado a caballo entre California y Reino Unido y es el abanderado de una marca fundada en 2003. Sin embargo, acelera hasta los 100 km/h tan rápido como un Ferrari F430, aunque sin emitir ruido o un sólo gramo de dioxido de carbono. Hablamos del Tesla Roadster Sport 2.5, que hemos probado. Este superdeportivo eléctrico basado en la plataforma del Lotus Elise es la evolución final de los Tesla Roadster, cuya producción está a punto de finalizar.

Cuando conseguimos esta prueba estaba que no cabía en mí de felicidad. Había quedado con el representante de marketing de Tesla Motors en el Abba Hotel de Plaza de Castilla, en pleno centro de Madrid. Tras el saludo de rigor, bajamos al garaje. Allí estaba, muy pequeño, muy bajito… pero tremendamente deportivo, incluso parado. El coche estaba enchufado a uno de los pocos puntos de recarga rápida instalados en Madrid. La máquina no estaba cargada al 100%, pero nos iba a electrizar.

Retiramos el cargador y lo guardamos en el pequeño maletero. Roberto Toro se pone al volante para enseñarme los rudimentos básicos del coche. Emprendemos la marcha en silencio absoluto y salimos del garaje. Es un imán para las miradas, y el primer pisotón al acelerar me hace sentir el piloto de un caza a reacción. Pero no os puedo contar más hasta mañana, me temo que os tengo que dejar con la miel en los labios, ya que antes hay que soportar una “clase teórica”.

Tesla Motors son los creadores del Tesla Roadster, cuyo nombre es un homenaje a Nikola Tesla, el físico croata que en el siglo XIX inventó el motor eléctrico de corriente alterna tal y como lo conocemos hoy en día, además de varios avances en el campo del electromagnetismo. Tesla Motors fue fundada en Silicon Valley en el año 2003, una startup tecnológica que buscaba la producción y venta de vehículos eléctricos de lujo y de altas prestaciones. Y efectivamente, lo consiguieron.

Tras la obtención de jugosa financiación federal del Gobierno estadounidense y diversos inversores, Tesla se puso manos a la obra para demostrar al mundo de lo que era capaz. Su CEO, Elon Musk, ha fundado además una empresa llamada SpaceX, una de las primeras compañías en plantearse la rentabilidad del envío de carga al espacio con un coste contenido. Su principal acierto fue el desarrollo del Tesla Energy Storage System, la compleja y carísima batería de 56 kWh de capacidad del Roadster.

Os hablaremos en la segunda parte del Tesla ESS, que una vez desarrollado fue montado en una plataforma modificada del Lotus Elise, y puesto a la venta. Actualmente, el Tesla Roadster Sport 2.5 se vende por unos 115.000€, por lo que hablamos de un superdeportivo que plantea una perfecta alternativa para un Porsche 911, un Aston Martin Vantage o un incluso un Lamborghini Gallardo. Y consigue ser más exclusivo que los tres mencionados, ya que sólo se han producido 1.650 unidades.

La mayor parte se han vendido en EEUU, y su público es gente adinerada concienciada con el medio ambiente, personalidades del mundo tecnológico como los fundadores de Google o Dell, e incluso celebrities de la talla de Brad Pitt, Cameron Diaz o George Clooney. Es un coche indudablemente chic, que contribuye a potenciar la imagen respetuosa con el medio ambiente de su conductor, y supone una alternativa en cierto modo más políticamente correcta que un superdeportivo convencional.

En cualquier caso, podréis comprobar que el Tesla Roadster Sport 2.5 de 292 CV que hemos probado es de todo menos políticamente correcto.

Imagen tecnológica con ADN británico

El Tesla Roadster es un coche que llama mucho la atención. Nuestra unidad estaba matriculada en Gran Bretaña, pero tenía el volante a la izquierda y un velocímetro tarado en km/h. Es un coche muy bajito, sólo 1,13 metros de altura. El ADN del Lotus Elise se deja notar en el aspecto general del coche, pero Tesla Motors ha imprimido personalidad propia en su carrocería, construida totalmente en fibra de carbono. Comenzamos por un frontal redondeado y de formas suaves.

Las ópticas son grandes, y dejan ver los elementos ópticos internos. La parte baja del paragolpes cuenta con una toma de aire para la refrigeración, y en el corto capó podemos ver unas aberturas de refrigeración de algunos sistemas del coche. El perfil es muy estilizado, y sólo el habitáculo se interpone en líneas fluidas que desembocan en la zaga. Carece de las tomas laterales de aire para el motor, pues son innecesarias. Sólo hay unas pequeñas aberturas para la refrigeración de los frenos.

La parte trasera deja a la vista un arco antivuelco de fibra de carbono, y un spoiler perfectamente integrado en las líneas de diseño. Unas ópticas enmarcadas en plástico oscuro nos alumbran con tecnología LED, y a lo ancho del capó trasero se deja ver el logotipo de Tesla Motors y el modelo en cuestión, Roadster Sport. El coche lleva un difusor funcional y como es obvio, carece de los tubos de escape que adornarían cualquier superdeportivo de combustión interna. No los echaremos de menos.

Lujo espartano en su interior

Lo primero es entrar en coche, cosa que no es nada fácil al principio pero a la que uno se acaba acostumbrando. Lo mejor es introducir una pierna, sentarnos y después introducir la otra parte. Escribirlo es muy fácil, pero si somos de talla alta va a suponer cierto contorsionismo. Nadie dijo que un superdeportivo fuese práctico, no lo consideramos un defecto. Una vez dentro vamos sentados en un cómodo asiento forrado en Alcantara, sin regulaciones lumbares o en altura.

Una vez sentado tengo bastante espacio, mi cabeza va lejos del techo y mis piernas tienen bastante espacio gracias a la forma de la consola central. No nos engañemos, no es un coche para nada amplio y vamos hombro con hombro con nuestro acompañante, pero no resulta angosto o incómodo. El volante sólo es regulable en altura. De marca Momo, es el más pequeño que he agarrado en mi vida, del tamaño de los volantes de videoconsola que usamos para jugar al Gran Turismo.

La posición de conducción tampoco resulta forzada, y en tres horas conduciendo no sufrí de incomodidades. El coche tiene una instrumentación muy sencilla. La consola central tiene dos aireadores superiores, y bajo los mismos hay un sistema de infotainment Alpine, con navegador, radio e incluso una conexión para iPod/iPhone. Los mandos del climatizador están bajo los mismos y aún más abajo hay una pequeña pantalla táctil multifunción que muestra la autonomía teórica del coche y otra información.

Esta pantalla permite variar entre modos de conducción o comprobar los intervalos de mantenimiento. No está muy a mano y hay que quitar la vista de carretera para accionarla. Más a mano están los selectores de la transmisión, que se opera por botones y tiene las mismas acciones que un cambio automático tradicional. Hay diversos huecos para dejar objetos, a la izquierda del volante hay un cajón para una cartera o llaves, donde también está el botón de apertura del maletero.

Bajo la consola central hay un hueco al estilo Toyota Auris, tiene una pequeña guantera y un hueco simétrico al del conductor en lado del acompañante. No es un coche en el que vayamos a llevar los niños o irnos de viaje durante días, así que no debería robarnos el sueño. Y para ser un superdeportivo, tampoco va mal servido de usabilidad y ergonomía. Donde se nota el precio es en la calidad de los tapizados de Alcantara, que también se extienden a las puertas y otras molduras.

El salpicadero está muy ligado a Lotus, es entero de plástico duro, pero tiene zonas forradas en cuero, como las que rodean la pantalla inferior, la guantera o la zona del climatizador. Es un coche satisfactorio en dicho sentido, aunque no llega al nivel de un Porsche por los compromisos derivados de usar como base una plataforma Lotus, aunque sólo sea compartiendo el 6% de las piezas.

Maletero testimonial pero necesario

El maletero del Tesla está en el capó trasero, por detrás del pack de baterías. Tendrá unos 150 litros de capacidad, y en el mismo cabe una maleta pequeña, los cargadores y bastante poco más. Hay que levantar los objetos a una altura considerable del suelo y es un maletero relativamente profundo. En un compacto como el Toyota Auris HSD sería preocupante, pero aquí no nos importa lo más mínimo. Ningún dueño va a cargarlo hasta los topes, los viajes serán siempre cortos.

No os vayáis muy lejos, mañana accionamos el contacto y dejamos sueltos a 292 CV eléctricos, muy enfadados…

En Diariomotor: Tesla Roadster 2011 2.5, nueva evolución para el deportivo eléctrico | 100.000 km de ahorro y deportividad con un Tesla Roadster | Porsche Boxster Spyder contra Tesla Roadster Sport, duelo videovigilado en circuito

Lee a continuación: 100.000 km de ahorro y deportividad con un Tesla Roadster

  • Que ganas de seguir leyendo!!

  • es tremendo yo lo veo casi todos los días porque aparca uno en la puerta de mi oficina, me dijo el hombre que fue el primero de España. El tío como dueño de una empresa de placas solares pues no tiene mucho problema. Así que si os pasáis por Orgiva (Granada) lo veréis tranquilamente

    • Efectivamente es el primero de España. El año pasado Tesla publicó una nota de prensa anunciando que un holandés afincado en Granada había comprado la primera unidad de España y se dedicaba al negocio de las placas fotovoltáicas.

      Dudo que haya dos holandeses en Granada con empresas de este tipo… XD

  • Karosko

    Veo este coche como un reloj Urwerk de turbinas con cambio de aceite cada X tiempo… Exótico, si. Y exclusivo. También. Pero lo suficientemente innecesario como para considerarlo excesivo incluso para megamillonarios que ya no saben ni en que gastar su dinero. Su único valor es transmitir sensaciones deportivas adelantadas a su tiempo. En el caso del reloj, es la de tener una increíble maquinaria que lo único que hace es… Lo mismo que un Casio de 16€… Pero con una serie de inconvenientes aun lejos de superarse. Tener un Veyron lo encuentro mas razonable dentro de lo irracional que es, que este Tesla. La excusa de “millonarios amantes del medio ambiente” la encuentro tan absurda como hipócrita. Como si esta gente no tuviese otros varios coches que superen los 15L/100km, o lujosas casas con gastos de electricidad y recursos desorbitados. Este coche solo es un capricho mas… Un capricho Geek para ricos.

    • Bruno343_

      Coincido en mucha parte con tu comentario de todas formas, al menos en ALGO hacen su aporte a la ecologia. Lo que me causa mucho es que en vez de reloj de conbustible tiene una pila que indica su carga como si fuera una camara de fotos o un telefono movil  jajajajajaj… El que quiere ser ecológico se compra un Prius o hibrido de ese precio.
      Aca en Argentina (disculpen por citar siempre mi país, solo que hago comparaciones para que vean lo atrasado que estamos aquí en sudamerica) el unico auto que se vende es el Prius y a un descabellado precio de 50mil dólares, más de lo que sale un Audi A4, un Serie 3 de BMW o un clase C de Mercedes, teniendo el dolar alto ( $1 = u$s4) es un auto que pocos eligen ya que por ese precio se inclinan por los premium.

      • Karosko

        Yo creo que desde el principio la filosofía no fue la de aportar “algo” a la ecología… Si no en diferenciarse de sus competidores siendo el primer deportivo eléctrico puro, lo cual le ha dado un cache y una fama que no habría conseguido ningun otro coche de 292CV y les ha permitido venderlo a 120mil€. Aporta, mas que a ecología, a tecnología. Su filosofía no fue la ecología… Pero si su marketing.

        • Rojo_morao

          Exacto, para mi, sin duda una brillante estrategia de marketing de su CEO. Realmente aplaudo lo que ha logrado.
          No obstante, me queda decir que creo que el coche es espectacular y pese a ver muchos videos no me canso de pensar en la sensación que debe ser la entrega del par de este deportivo eléctrico

    • No se puede ser más tonto.

  • fmolalla

    El problema que yo le veo al Tesla Roadster, más que el precio, es la duración de las baterías. Según la wikipedia la vida útil de las baterías son 160.000 km y su sustitución cuesta 26.000 €. A los 80.000 km el rendimiento baja al 70%.

    Deberán mejorar este aspecto en el Model S, porque el modelo base de 260 km vería reducida su autonomía a 182 km con 80.000 km recorridos.

    En este sentido Nissan ofrece mejores prestaciones en cuanto a vida útil y pérdida de capacidad. Con Renault directamente no hay problemas.

    • Buen aporte. Te quitas muchos mantenimientos de los coches de combustión y el gasto de gasolina pero luego te dan el palo con las baterías. Esto tiene mucho que avanzar todavía para sustituir a los coches actuales, aunque es bonito pensar en coches que no contaminan (directamente) y que además transmitan sensaciones. Lo único malo es que se pierde ese sonido que pone los pelos de punta en los deportivos.

      Por otra parte el problema de las baterías también pasa en los híbridos? Si es así, cuánto cuesta sustituir las baterías de un Prius?

  • Es una llave lo que cuelga?por cierto muy buena forma de empezar….me dejas con mono de tesla.

  • Ruben Oreiro

    Toma puerto de la Morcuera.

  • Pingback: Tesla Roadster Sport 2.5, a prueba (II)()

  • Pingback: Tesla confirma el debút del nuevo Model X el 9 de febrero()