Tesla Roadster Sport 2.5, a prueba (III)

 |  @sergioalvarez88  | 

El Tesla Roadster Sport 2.5 que hemos probado ha sido una de las mejores experiencias de conducción que he tenido en mi vida. Ha tenido mucho que ver lo diferente que es de un coche movido por gasolina, lo instantáneo de su respuesta al acelerador y su aspecto, que aún retiene parte de su ADN británico. A pesar de tener un planteamiento prestacional y en parte radical, es utilizable en el día a día, es razonablemente cómodo para lo que se estila en el segmento y está muy bien rematado.

Por otra parte, es lo que esperamos de un coche que cuesta en torno a 115.000€ en España, matriculado y puesto en la calle. Ahora bien, el Tesla Roadster está a punto de terminar su producción, sólo se producirán 100 unidades más, la capacidad productiva se centrará en la berlina deportiva eléctrica Tesla Model S. En esta tercera y última parte de esta prueba tan especial y exclusiva que hemos conseguido para vosotros repasamos el equipamiento, algunos detalles sobre su recarga y también posibles rivales.

Equipamiento de serie

Nuestra unidad estaba relativamente poco equipada, y en general es un vehículo que se completa a base de opciones, resulta incluso algo espartano si no lo cargamos de extras (a base de chequera).

  • Airbags frontales
  • ABS
  • Control de velocidad de crucero
  • Control de tracción (no de estabilidad)
  • Suspensión ajustable
  • Aire acondicionado
  • Asientos deportivos calefactados de Alcantara
  • Elevalunas eléctricos

  • Ordenador de a bordo: es bastante sencillo, tiene un medidor de autonomía en función del estilo de conducción deseado y un medidor del amperaje del motor en dicho momento.
  • Volante deportivo forrado en cuero
  • Botones de selección para el cambio
  • Pantalla táctil multifunción
  • Llantas de aleación forjadas
  • Cargador de repuesto
  • Capota textil de color negro
  • Potenciómetro en instrumentación
  • Kit antipinchazos
  • Modo valet: limita la aceleración y autonomía para evitar desmanes por parte de los aparcacoches

Equipamiento opcional

El Tesla Roadster, como buen superdeportivo, tiene un precio elevado que se complementa con opciones. Nuestra unidad no tenía demasiado equipamiento extra, pero una opción más que interesante es el techo duro (2.950€) o fibra de carbono visible desde el exterior. Sin embargo, sorprende que no tenga la posibilidad de equipar sensores de luz o lluvia, o sistemas de seguridad activa como el control de estabilidad, o algún tipo de asistente al mantenimiento de carril o similares.

Nuestra unidad venía equipada con el pack Infotainment (4.130€), compuesto por un navegador Alpine con pantalla de 7 pulgadas, cámara de visión trasera, manos libres Bluetooth y dock para iPod/iPhone, además del Homelink, un mando a distancia para el garaje y siete altavoces con subwoofer.

Un coche seguro

Tesla se encargó en su día de que el Roadster pasase los crash test pertinentes, cosa que el público estadounidense valora mucho, y siendo su principal mercado se hacía necesario. El Tesla se sometió a impactos frontales a 50 km/h contra una pared de cemento, impactos laterales y un impacto por detrás a 80 km/h. La batería se ha protegido lo suficiente para evitar que se dañe en cualquier tipo de accidente, en cuyo caso además toda la corriente quedaría cortada por seguridad.

¿Cómo recargo la batería?

Os hemos explicado en detalle el funcionamiento de la batería en Tecmovia, pero es necesario recargar sus 56 kWh de capacidad para que funcione adecuadamente y nos pueda ofrecer sensaciones electrizantes. Desde km77 podemos ver que hay tres métodos de recarga posibles. Roberto Toro de Tesla nos comentaba que el dueño de un Tesla tendrá un garaje, donde lo mejor será que instale un Home Connector, que recarga al completo la batería en menos de cuatro horas si está totalmente vacía.

  • Spare Mobile Connector: de serie con el coche. Sólo para emergencia o para cargar en lugares sin las tomas adecuadas. Se puede enchufar a cualquier toma de una casa o garaje. Con nuestros 220 voltios y un amperaje de 16 A – enchufes de cocina o garaje – una carga completa podría tardar hasta 30 horas. Por tanto, no resulta muy recomendable usar este método a no ser que sea estrictamente necesario: es decir, que no podamos enchufarlo en ningún otro lugar.
  • Universal Mobile Connector: funciona con 32 A de amperaje y una hora de carga permite la recarga de 51 km de autonomía. Se puede llevar en el coche y cuenta con hasta 10 tipos de tomas de corriente para poder enchufarse en diferentes países o incluso en otros continentes. La batería entera se podría cargar en unas 6 horas si estaba completamente descargada. Pero todas estas ventajas tienen un inconveniente, y es que cuesta 1.400€ y hay que adquirirlo como opción.

  • Home Connector: la instalación ideal para nuestro garaje, un cargador de pared que funciona a 70 amperios y puede requerir una pequeña adaptación de nuestra instalación eléctrica. El caso es que este cargador permite la recarga del total de la batería en sólamente 3 horas y media, con cada hora recargando aproximadamente 90 km. Se instala en la pared de nuestro garaje y tiene un coste de 2.800€, que en mi opinión compensa por sus cualidades interesantes.

Precio y rivales

El Tesla Roadster Sport 2.5 que hemos probado cuesta 113.416€, aunque con las opciones de infotainment de nuestra unidad se pone en 117.546€. Actualmente no tiene rivales eléctricos en el mercado español y los proyectos de superdeportivos eléctricos existentes, o bien no han madurado, se han quedado en la fase prototipo – caso del Mercedes SLS AMG E-Cell – o no han salido a la venta por ser comercialmente inviables. El Tesla Roadster es realmente único, y sus rivales aún tienen combustión interna.

Su concepto único de deportividad es complicado de encontrar, y tiene rivales entre las mejores marcas del planeta, aunque todos ellos le superan por ejemplo en velocidad punta sin problema alguno. Por sensaciones y dinámica, aunque con un interior de calidad inferior, el coche más aproximado es el Lotus Exige Cup 260, que cuenta con un motor 1.8 sobrealimentado por compresor con el que alcanza los 260 CV y acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos, gracias a sus 965 kg. Cuesta en torno a los 75.000€.

En un terreno más exclusivo tenemos al Ferrari California, que es cabrio, mucho más práctico, mejor terminado y con el diseño Ferrari, mundialmente reconocido. A pesar de contar con un 4.3 V8 de inyección directa, caja de cambios de doble embrague y 460 CV, necesita 4,0 segundos para llegar a los 100 km/h. Es un coche menos deportivo, con una filosofía menos radical que el Tesla Roadster Sport, pero indudablemente más cómodo en el día a día. Sin embargo… cuesta más de 200.000€ en España.

Si queremos sensaciones brutales a un precio contenido, tenemos que irnos al Nissan GT-R. El modelo 2011 cuenta con 530 CV de potencia, tracción total permanente y un reparto de tracción avanzadísimo, con una dinámica que impresiona al más pintado. Es un coche que a pesar de superar los 1.700 kg ha parado el crono en el 0 a 100 km/h en menos de tres segundos usando el launch control y su arsenal tecnológico. Sensaciones extremas con un precio que por unos cientos de euros no llega a los 100.000€.

Finalmente, no podríamos olvidarnos de un clásico, el Porsche 911, que en su versión GTS cuenta con tracción total y caja de cambios PDK de doble embrague. Es una versión ensanchada y brutalizada del Porsche 911 Carrera 4S Cabrio, y tiene 408 CV de potencia extraídos de su motor 3.8 de inyección directa. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y muy posiblemente esté sobradamente a la altura del Tesla, aunque por otra parte, su precio es algo superior, unos 134.000€ en España.

Conclusiones

Nos hemos electrizado con el Tesla, y nos ha puesto los pelos de punta en el mejor sentido de la palabra. Tiene una aceleración equivalente a la de superdeportivos de 500 CV de potencia, y consigue unas prestaciones de infarto sin emitir un sólo gramo de dióxido de carbono. No sabemos si el futuro de los deportivos tenderá a electrificarse, pero si se parece mínimamente en sensaciones a lo que el Tesla Roadster ofrece, que me den un bolígrafo, ¿dónde hay que firmar?

A destacar

  • Aceleración
  • Dinámica
  • Calidades

A mejorar

  • Durabilidad de la batería
  • No tiene rueda de repuesto
  • Volante no regulable en profundidad

En Diariomotor: Tesla Roadster 2011 2.5, nueva evolución para el deportivo eléctrico | 100.000 km de ahorro y deportividad con un Tesla Roadster | Porsche Boxster Spyder contra Tesla Roadster Sport, duelo videovigilado en circuito

Lee a continuación: Tesla Roadster Sport 2.5, a prueba (II)

  • Luis Cedillo

    me encanta este coche y tienen mucha razon en sus observaciones !!!!!!!!!!! pronto ya quiero tener uno …!!!!!

  • Urbyle

    buen coche que me gusta bastante, aunque no veo eso de las casi 30h cargando el cochecito si no compras los otros modos de recarga.

  • Chiki_domingo92

    el gts es propulsion
    despues esta el carrera 4 gts ;)

  • Lorem

    Bueno, lo de ni un solo gramo de CO2 habría que ver cómo se generó la electricidad que lo mueve, y cómo se generará en el futuro cuando el coche eléctrico sea algo generalizado. Eso sí, se hará lejos de las ciudades en las que vivimos día a día.

  • Creo recordar que a partir de 63 Amperios hay que montar trifásica en la vivienda. No se cuanto costará en mínimo del recibo de la luz pero la recarga le va a salir por un pico. Los de las eléctricas se frotarán las manos, pies, orejas etc…

  • kikorro

    117.546€ un lotus con motor electrico….. y a los 160.000km hay que invertir en él 30.000€ más…. realmente no veo el sentido de comprar el coche, ecologia supongo….

  • Magnífico coche y magnífica prueba que va a permitir cerrar muchas bocas. Chapeau.