Nuevo Volkswagen Beetle, presentación y toma de contacto en Berlín (II)

 | 

Regresamos con nuestro contacto del nuevo Volkswagen Beetle realizado en las carreteras berlinesas. En la primera parte analizamos su diseño exterior e interior, así como su habitabilidad y demás aspectos funcionales, y vimos que el Volkswagen Beetle 2012 cumplía con nota en estos apartados, siendo un salto de gigante con respecto al anterior New Beetle y conjugando (ahora sí) un diseño de lo más atractivo y reconocible, con mucha personalidad, con los aspectos más puramente funcionales y polivalentes para su uso en el día a día

De hecho, en esta nueva generación desde la marca se han olvidado de la coletilla New y lo han dejado en Beetle a secas, hablando claramente de la intención de resucitar el encanto y la personalidad del modelo original, que desde 1938 y en sus más de 60 años de vida alcanzó los 21,5 millones de unidades producidas en todo el mundo y un éxito escrito con letras de oro en la historia del automóvil. Ahora nos toca ver dónde situamos al nuevo Volkswagen Beetle en aspectos como su comportamiento dinámico, motores o equipamiento.

Motor: con el 2.0 TSI de 200 CV no echarás de menos buenas prestaciones

En Berlín pudimos probar dos unidades, ambas con el motor 2.0 TSI de 200 CV con cambio DSG, una de ellas con especificación americana y la otra (de forma más breve) con especificaciones europeas. Este motor será el más potente de la gama inicial con la que se comercializará el Beetle, y va unido a la caja de cambios automática de doble embrague DSG, con seis relaciones. Por el momento tampoco se contempla la posibilidad de la caja de cambios manual con este motor: habrá que esperar al 2012 para ello.

¿Qué podemos decir sobre este 2.0 TSI? Estamos hablando de un viejo conocido, montado en múltiples modelos del Grupo Volkswagen (entre ellos, los VW Golf V GTI y Golf VI GTI, en este último caso una evolución con 211 CV). Entre sus características figuran la sobrealimentación mediante turbocompresor o la inyección directa, que le hacen entregar 200 CV y 280 Nm de par máximo entre las 1.700 y las 5.000 rpm.

Lo cierto es que con esta entrega de potencia muy lineal desde bajos regímenes y una curva de par casi plana, funciona casi como un atmosférico de mayor cilindrada, de forma lineal, suave y con buena respuesta a cualquier régimen de giro. A veces, debido precisamente a esta suavidad, nos puede parecer que no tenemos 200 CV bajo el capó, pero no defrauda, y tenemos suficiente reserva de potencia para salir airosos de cualquier situación, ya sea en medio del tráfico en ciudad, en un adelantamiento en carretera de doble sentido o a elevadas velocidades en una autobahn alemana. Con sólo echar un vistazo al velocímetro nos daremos cuenta de lo fácil que es alcanzar velocidades de retirada de carnet.

Si queremos exprimir sus prestaciones, conviene que no caiga de las 2.000-2.500 rpm, algo lógico en cualquier gasolina (incluso turboalimentado). Desde ahí y hasta el corte (cercano a las 7.000 rpm) no echaremos en falta más potencia en prácticamente ninguna situación, y a elevado régimen el motor tiene un sonido ligeramente deportivo que halagará nuestros oídos. De hecho, las cifras de prestaciones nos dicen que estamos prácticamente ante un GTI, y aunque personalmente creo que todavía le falta un puntillo de picante en algunos aspectos, no defrauda, con una velocidad máxima de 223 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y todo ello homologando un consumo medio de 7,7 litros/100 km y unas emisiones de C02 de 179 g/km.

Cambio DSG: en combinación con el 2.0 TSI, un acierto tanto para conducción deportiva como para conducción tranquila

En lo relativo al cambio DSG, hace muy buenas migas con este motor, y no echaremos en falta un cambio manual ni siquiera en conducción deportiva. A todas las comodidades de un cambio automático – por ejemplo, en conducción en ciudad, evitando tener que usar cambio y embrague – se une también la eficacia en conducción deportiva, con un modo Sport que estira cada relación hasta cerca de la zona roja, cambiando de marcha de forma realmente rápida y sin tirones. Otra de las ventajas del DSG es su dualidad: no sólo permite una conducción deportiva sin cortapisas, sino que además también es capaz de compatiblizar una conducción suave en modo normal, cambiando cerca de las 2.000 rpm si conducimos a punta de gas y no disparando el consumo de gasolina.

Además de este 2.0 TSI DSG con 200 CV, el otro motor que se ofrecerá de partida en el nuevo Volkswagen Beetle será el 1.2 TSI de 105 CV, únicamente con cambio manual y acabado Design. Personalmente me parece un acceso a la gama bastante equilibrado y en absoluto inframotorizado, más que suficiente si conducimos de forma relajada o no buscamos prestaciones, con un par máximo de 175 Nm entre las 1.550 y las 4.100 rpm, pudiendo alcanzar los 180 km/h o acelerar de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos.

Más motores TSI y TDI para los primeros meses del 2012

Con una gama conformada inicialmente por dos motores, ¿qué hay del resto? En la primera mitad del 2012 también estarán disponibles los dos diésel, 1.6 TDI de 105 CV y 2.0 TDI de 140 CV. Por la parte del 1.6 TDI, estamos ante el motor más económico de la futura gama, que consumirá sólo 4,3 litros/100 km para unas emisiones medias de CO2 de sólo 112 g/km, con la ayuda de las Bluemotion Technologies con Start & Stop o recuperación de la energía en la frenada. El 2.0 TDI se ofrecerá con cambio manual y DSG, pudiendo alcanzar los 198 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, con un consumo medio homologado de 4,9 litros/100 km.

También en los primeros meses del 2012 se ampliará la gama de motorizaciones en gasolina, con el 2.0 TSI de 200 CV con cambio manual, así como un intermedio 1.4 TSI de 160 CV con sobrealimentación mediante turbo y compresor. Este motor le permite alcanzar al Beetle los 208 km/h, así como acelerar de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y anunciar un consumo medio homologado de 6,6 litros/100 km (en el caso de la versión con DSG, la cifra de consumo se rebaja hasta los 5,9 litros/100 km).

Comportamiento en carretera: fácil, noble y efectivo

¿Cómo se siente el conductor de un nuevo Beetle a sus mandos? Remarcamos una vez más que la unidad probada se trataba de un 2.0 TSI DSG con especificaciones americanas, suspensión deportiva y llantas de aleación opcionales con neumáticos 235/40 R19. El 2.0 TSI cuenta además con tren multibrazo trasero con cuatro articulaciones, lo que sumado a la suspensión deportiva y a unos neumáticos de medida más que generosa debiera convertirlo en una máquina de tragar curvas a ritmos altísimos.

Efectivamente así es, pero hemos de puntualizar. No estamos ante un coche con un comportamiento delicado o radical, en absoluto, pero sí con un comportamiento con cierto talante deportivo, divertido y efectivo. El que espere una radicalidad sin compromisos hemos de decirle que no es su coche, pero el que quiera un coche que sea válido tanto rodar a un ritmo alto por una carretera de montaña como por autopista, por ciudad o por una carretera secundaria muy bacheada sin dejarse los riñones en cada irregularidad del asfalto, puede quedar totalmente satisfecho con el Beetle.

Al volante del nuevo Beetle, el tacto nos recuerda sin demasiados remilgos al de un Volkswagen Golf. Por tacto de dirección o frenos o por comportamiento en curvas, se notan sus orígenes genéticos y técnicos, y precisamente por eso no se le puede poner demasiadas pegas. El comportamiento que ofrece al volante es seguro, noble y efectivo, con un dinamismo para todos los públicos. Su conducción ofrece unos límites de adherencia altísimos (al menos en esta versión probada) y probablemente muy superiores a los que requieran la absoluta mayoría de sus futuros conductores.

Además, su conducción es sumamente fácil, tanto que en ocasiones puede resultar hasta aburrido, pero no por el propio carácter del coche, sino por un bastidor que lo permite casi todo y con el que te ves rodando a buen ritmo sin más complicaciones por parte del conductor ni demasiadas exigencias. Es decir, hace fácil la conducción sin requerir unas exigencias por parte del conductor (y de su nivel de conducción) demasiado elevadas. Tampoco el control de estabilidad es demasiado intrusivo yendo a cierto ritmo con él en carretera de curvas, aunque una vez más hemos de aclarar que Volkswagen ha apostado con el Beetle por un equilibrio en todos sus aspectos dinámicos.

Su dirección, pese a ser totalmente eléctrica, ofrece un buen tacto y suficiente información al conductor, no siendo una dirección que se perciba totalmente aislada y como de juguete. En cuanto a estabilidad lineal a elevadas velocidades en las autobahn alemanas, también se percibe como un coche con aplomo capaz de rodar a elevada velocidad sin prácticamente inmutarse. Este compromiso del que hablábamos hace que su suspensión no sea tampoco una tabla que te haga saltar los empastes en cada bache, ya que a pesar de su firmeza continúa ofreciendo un razonable nivel de confort incluso en juntas o baches presentes en la carretera, tragándose todas las irregularidades sin descomponerse.

En definitiva, ¿estamos por comportamiento dinámico ante un verdadero deportivo? No, ni mucho menos, ni ante un coche de concepción radical, pero sí ante un vehículo muy bien pensado y trabajado en todos sus aspectos, que incluso hace gala de cierto carácter GTI compacto, como su pariente cercano el Volkswagen Golf GTI. Es decir, te podrá dar satisfacciones y cierta diversión al volante, puedes circular muy rápido con él sin demasiado esfuerzo y todo ello sin perder en confort para los pasajeros o en usabilidad para el día a día. Aquí vuelve a aparecer esa dualidad y equilibrio que comentábamos un poco más atrás: dinamismo para todos los públicos y diversión al volante pero sin radicalismos, pudiendo ser usado en cualquier circunstancia y manteniendo siempre un aceptable nivel de confort.

Precios y equipamiento: el Beetle no sólo quiere ser un modelo elitista

Como vemos, en prácticamente todos los aspectos el nuevo Volkswagen Beetle cumple con nota, ¿supone esto que los precios se van a colocar a niveles relativamente elevados? Estamos ante un coche con cierto factor emocional y de capricho por lo que en el mercado hay opciones más racionales y asequibles, pero por ejemplo si comparamos el precio del Volkswagen Beetle 2.0 TSI DSG con el de un Volkswagen Golf GTI DSG con carrocería de tres puertas vemos que es unos 4.000 euros más barato, en precios de tarifa oficiales.

También comparando con el anterior New Beetle, y teniendo en cuenta sus motores y equipamiento, el nuevo modelo sale ganando en todos los aspectos en relación calidad-precio. Dos serán los acabados disponibles: el más básico Design incluye de serie elementos como las molduras interiores en el mismo color de la carrocería, faros antiniebla, llantas de aleación de 17 pulgadas, volante multifunción, ordenador de a bordo Plus, control de crucero, climatizador bizona, manos libres Bluetooth, equipp de sonido RCD 510 con CD, MP3, pantalla táctil y toma auxiliar/USB o el imprescindible control de estabilidad ESP.

El Volkswagen Beetle Sport incluye además llantas de aleación de diseño específico, también en 17 pulgadas de diámetro, así como pequeños detalles deportivos como las pinzas de freno pintadas en color rojo, espejos exteriores y alerón trasero en color negro lacado, molduras interiores con aspecto fibra de carbono, asientos deportivos o pedales de aluminio. Además, también incluye de serie el diferencial electrónico XDS y, opcionalmente, llantas de aleación de hasta 19 pulgadas de diámetro o tren de rodaje deportivo.

En cuanto a paquetes opcionales, destacamos el navegador RNS310, el sistema de sonido desarrollado por Fender (con amplificador, subwoofer y 400 W de potencia), o el paquete Excellence, que incluye asientos tapizados en cuero o faros bixenon. Recientemente le dimos un buen repaso a los precios y equipamiento del nuevo Volkswagen Beetle, y aunque para el año 2012 se esperan nuevos motores, en el momento de su lanzamiento comercial (Noviembre de 2011) los precios serán los siguientes:

Volkswagen Beetle 1.2 TSI 105 CV Design—> 21.120 euros
Volkswagen Beetle 2.0 TSI 200 CV DSG Sport—> 28.310 euros

Rivales y conclusiones

El posicionamiento que quiere hacer Volkswagen con el nuevo Beetle es el de ser un modelo al alcance de todos los públicos. Probablemente debido a su diseño o a su carrocería de tres puertas no se venderá tanto como un compacto tradicional, pero es que precisamente tampoco estamos ante eso, un compacto tradicional. Estamos ante un vehículo que quiere ofrecer algo más en temas como diseño o exclusividad, pero entendiendo esta exclusividad como una mayor diferenciación, no como un modelo caro al alcance de pocos.

Como además sería bastante difícil encajarlo en un segmento concreto, o dentro de un grupo de potenciales compradores, probablemente este Beetle pueda alcanzar mayor universalidad y un público mucho más heterogéneo que el New Beetle anterior, porque argumentos tiene para ello. Tampoco estará orientado exclusivamente a aquellos que gusten de los coches con estilo retro (léase Fiat 500 o MINI), aunque obviamente competirá con ellos y querrá su parte del pastel.

Como los propios directivos de Volkswagen reconocían, el MINI puede ser quizás su principal rival, aunque en el fondo y más allá de su diseño con inspiraciones pretéritas considero que son vehículos bastante distintos, ya que el Beetle ofrece un plus de tamaño, habitabilidad y una mayor funcionalidad para su uso diario, así como una conducción más asequible y polivalente, siendo también divertido sin perder en confort (aunque, quizás, para el tramo de curvas te sigas acordando de vez en cuando del MINI).

Otros de los rivales del nuevo Volkswagen Beetle podrían estar en su propia casa, y es que no debemos olvidarnos que, a pesar de estar orientados a públicos distintos y tener filosofías ligeramente diferentes, un Volkswagen Golf/Golf GTI o un Volkswagen Scirocco también podrían interesar a muchos de los que gusten del nuevo Beetle. En definitiva, el nuevo Beetle ha dado un paso de gigante para poder alcanzar nuevas metas anteriormente vetadas: la última palabra la dictará el mercado.

Os dejamos con una galería de imágenes en la que además podréis ver más unidades del Volkswagen Beetle en la exposición que había en la Potsdamer Platz de Berlín, incluyendo a un par de clásicos (uno con decoración Herbie) o a un New Beetle RSI.

  • Nuevo Volkswagen Beetle, presentación y toma de contacto en Berlín (I)
  • En Diariomotor: Nuevo Volkswagen Beetle | Equipamiento y precios del nuevo Volkswagen Beetle

    Lee a continuación: Nuevo Volkswagen Beetle, presentación y toma de contacto en Berlín (I)

    Solicita tu oferta desde 18.800 €
    • Juan Luis Parrilla

      Estoy en Berlín, y he visto la presentación! Y me he hecho fotos con esos mismos coches!. Aunque hoy había como una toma de cotacto, que he pasado por al lado, todo el mundo cogiendo el coche, pero no he podido entrar! El coche muuuy bonito, y sabía que los de diariomotor estaríais ahí probando el coche, ojalá pudiera haber entradon con vosotros!!

      • Pepegoteras

        Este coche es más feo que un bocao en la polla.

        • Bla Bla

        • Bla Bla

        • Bla Bla

        • lejionairo

          esa bocaaaaaaa, que te la labo con lejia.