Dunlop SP SportMaxx TT, presentación y prueba en el Stadium Race (I)

 |  @sergioalvarez88  | 

A principios de verano tuvimos el placer de asistir a la presentación de los neumáticos Dunlop SP SportMaxx TT, gomas de altas prestaciones y corte deportivo, en un entorno muy especial. Pudimos rodar en el circuito construido ex-profeso para el Stadium Race, en el interior del estadio Vicente Calderón. Una gran oportunidad en la que hemos podido someter estos neumáticos a una serie de pruebas dinámicas de las que os hablaremos más a fondo en la segunda parte del artículo, que publicaremos mañana.

Los neumáticos Dunlop SP SportMaxx TT corresponden a un segmento conocido en la industria de los neumáticos como UHP, siglas de Ultra-High Performance. Son neumáticos deportivos de muy alto nivel, equivalentes a los Michelin Pilot Sport – que también hemos probado en Portugal – o los Pirelli PZero Rosso. Es un hecho que es un nicho de mercado que para Dunlop ha crecido de manera muy importante en los últimos trece años: en 1998 su presencia era testimonial, hoy en día supera una cuota de venta del 20%.

Estos neumáticos se montan en vehículos de corte deportivo, pero no necesariamente en deportivos al uso como podría ser un Porsche 911, también en deportivos asequibles como puede ser un Volkswagen Polo GTI o un Alfa Romeo Mi.To QV. Es más, estos neumáticos también se montan en algunos SUV medios, berlinas medias… es decir, no están limitados a un tipo de vehículo concreto. Su uso debería ser tan satisfactorio en ciudad como en carretera.

Este neumático se ofrece en medidas de 16 a 18 pulgadas, medidas tirando a grandes pero sin llegar a alcanzar compuestos de superdeportivo, para llantas de 19 pulgadas en adelante. Hay 32 referencias diferentes y tres códigos de velocidad diferentes: W, Y y Z. La gama arranca en un precio unitario de 145€/neumático y alcanza 276€/neumático en el tope de gama. Desde su lanzamiento en 2008 se han equipado más de 150.000 gomas SportMaxx en España, es un producto que a Dunlop le funciona bien.

Por tanto, era hora de que probásemos su comportamiento en primera persona. Pero antes de eso, repasemos algunas de las tecnologías que en algunos casos comparten con los neumáticos Dunlop QuattroMaxx – de altas prestaciones para SUV de todo tipo, que probamos en el Circuito de Navarra -, encaminadas principalmente a una mejor eficacia del neumático y una gran aportación de sensaciones para el conductor, que es quién va a disfrutar de las gomas de alto rendimiento, especialmente en una conducción ágil o deportiva.

Pulpa de fibra de Kevlar en los talones

Inicialmente el Kevlar fue el resultado de un experimento con materiales sintéticos, llevado a cabo durante los años 50 del pasado siglo. Parte de la familia de las para-aramidas, este material es muy resistente a la torsión y la temperatura, y como tal, inicialmente se empleaba en los chalecos antibalas y en aplicaciones espaciales. En forma de pulpa, rellena los talones de estos neumáticos. El talón es la parte donde el neumático de asienta con la llanta, e interesa que sea lo más firme posible.

De esta manera, el neumático tiene menos deriva, es decir, la superficie de contacto se desplaza menos con respecto a la llanta. El resultado práctico de esta retahíla de conceptos técnicos es que el guiado de conducción es más preciso, lo que redunda en un mejor paso por curva, una mayor eficacia y una mayor satisfacción para el conductor. Esta mejora implementada en estos neumáticos se deja especialmente notar en apoyos fuertes o curvas muy cerradas, que castigan mucho el flanco.

Compuesto con nanotecnología

En el diseño de un neumático el compuesto lo es todo. El compuesto es la amalgama de materiales que componen la goma, en la que el caucho es la parte principal, compartiendo protagonismo con otros materiales como neumáticos usados fundidos o en el caso de los SportMaxx, un material con partículas nanométricas más duras que el propio diamante. Derivado de la competición, logra que el neumático no tenga que comprometer la durabilidad en pos del agarre, y viceversa.

Touch technology: queremos sentir la carretera

Por último, estos neumáticos de altas prestaciones incorporan una serie de medidas encaminadas a un mejor disfrute de la carretera, a que sintamos a través de los neumáticos el terreno que nuestro coche pisa, y por tanto tengamos una mayor sensación de control. Control que debe ser real, por otra parte, con neumáticos macizos sentiremos cada piedrecilla en el asfalto, pero no tendremos control alguno. La primera es la tecnología Multi-Banda para la banda de rodadura.

En lugar de emplear tres radios diferentes, la banda de rodadura emplea diez radios, con lo que el neumático se adapta al firme de manera más eficiente. La práctica nos dice que el neumático cambia de forma de manera más progresiva y suave al cambiar apoyos o girar, resultando en una conducción más precisa. También tenemos un perfil más plano para la banda de rodadura, que es la superficie de contacto del neumático con el asfalto.

Esta superficie tiene el tamaño de una tarjeta de crédito en las motos y de un folio DIN A4 en un turismo, y con esta tecnología aumenta su superficie entre un 4 y un 8%, redundando en teoría en un aumento importante de la estabilidad del vehículo. El diseño de la banda de rodadura de estos neumáticos también es asimétrico, al igual que en los Dunlop QuattroMaxx: la parte interna de la banda de rodadura tiene surcos específicamente diseñados para una buena evacuación del agua.

Por su parte, hay un nervio central que aporta estabilidad lineal y la parte exterior tiene un dibujo más compacto y regular que ayuda a que el agarre en curva sea más potente, ya que es la parte más castigada del neumático en una conducción deportiva. Por último, estos neumáticos tienen un diseño específico para el asiento del talón, es decir, la forma en que el talón se apoya en la llanta. Este diseño está exclusivamente encaminado a que sintamos con más precisión las reacciones del coche.

Es el talón el que va conectado a la llanta y por ende al sistema de transmisión y suspensión del coche, información que luego se retroalimenta al conductor a través del volante si la dirección es suficientemente responsiva. También podemos notar este diseño en las frenadas o en apoyos fuertes. Mañana comprobamos si todo esto es real conduciendo en el revirado Stadium Race con un Volkswagen Polo GTI y un Audi A1 1.4 TFSI de 185 CV, realmente divertidos ambos. Además, hay alguna sorpresa…

Dunlop SP SportMaxx, presentación y prueba en el Stadium Race (II)

En Diariomotor: Dunlop SP QuattroMaxx, presentación y prueba en el Circuito de Navarra | Michelin Pilot Sport Cup+, Pilot Super Sport, Pilot Sport PS2 y slicks: comprobamos la diferencia en un Porsche 911 GTS | Michelin Pilot Performance Days, los otros 16.000 caballos | Etiquetado europeo de neumáticos, guía básica

Lee a continuación: Michelin Pilot Sport Cup+, Pilot Super Sport, Pilot Sport PS2 y slicks: comprobamos la diferencia en un Porsche 911 GTS