La fauna de la maniobra de aparcamiento, o cómo aparcar en línea a toda costa

 | 

Las historias de aparcamiento casi podrían dar para completar una tesis doctoral. Seguro que todos vosotros tendréis las vuestras, de una u otra manera. Y es que muchas veces da igual que aparquemos en línea nuestro coche en un espacio más que holgado, porque aunque sobren dos metros siempre estará el típico conductor descuidado (por llamarlo de alguna manera sin tener que perder el respeto) que no se detendrá en su maniobra marcha atrás hasta que toque con nuestro paragolpes. “¿Espejos retrovisores? ¿Qué es eso?”

La Ley de Murphy, que le llaman. También está el típico conductor y/o pasajero que, al aparcar en batería, abrirá la puerta del coche noventa grados y en banda, golpeando la puerta del coche contiguo y dejándonos un bonito raspón (a veces con pequeño bollo incluido). Y mira que tenía espacio de sobra para salir… Y después está el peor todavía, el reincidente no arrepentido, aquel que al ver la acción y recriminársela poco menos que cree que estás loco, “si sólo ha sido un toquecito de nada…

Seguro que muchos de estos arquetipos aparcatorios os suenan, y es que ¿a quién no le ha pasado alguna vez algo así? La cosa se complica todavía más si vives en una gran ciudad con problemas de aparcamiento, de esas en las un sitio libre para aparcar es más raro de ver que un repartidor de pizza con su Vespino parado en un semáforo. En estos casos, no es raro ver a varios conductores con problemas porque “yo vi el sitio primero”, o porque “yo ya estaba maniobrando para aparcar”.

Y dentro de estos casos también está el que cree que en un espacio libre de 4,5 metros podrá meter su coche de cinco metros de longitud. ¿Que no hay hueco? Pues se hace a base de golpes. Esos cálculos del espacio a ojo tan precisos y optimistas…

Lo curioso es que muchos de estos conductores terminan “colocando” como pueden su vehículo, aunque eso sí, casi siempre a base de golpes y más golpes en cada maniobra, hacia adelante y hacia atrás. Si eres uno de los desafortunados que tenía su coche aparcado justo detrás, reza porque no haya sido un gran SUV o un coche con bola de remolque: tu paragolpes y tu matrícula te lo agradecerán.

Vaya este pequeño alegato por un aparcamiento un poco más cuidadoso: es algo que no cuesta nada de esfuerzo y nuestro coche (y los coches ajenos) nos lo agradecerán. Un ejemplo de este último caso, aparcar a base de golpes hasta lograr encajar el vehículo en el hueco disponible, lo tenéis en estos vídeos. Sí, en Nueva York (siguiente vídeo) tiene que ser complicado aparcar, muy complicado, pero ¿de verdad es necesario aparcar así? Si yo fuera el propietario de uno de estos coches sufridores pensaría en “Dios, dame paciencia, porque como me des fuerzas…

Fuente: Youtube
En Diariomotor: Nuevo récord del mundo de aparcamiento en línea, ¿puedes superar esto? | El tanque lituano aplastacoches contra los vehículos mal aparcados | Door Edge Protector, la protección de Ford contra golpes en las puertas al aparcar

Lee a continuación: Cómo prepararte para conducir un Fórmula 1 gracias a los simuladores

  • Odio a muerte los que aparcan al toque. Gonorrea para ellos

  • Makakolopez

    Un hijo de pu.. de estos tienen la culpa de que cambie el faro de mi coche y el capot bollado y no me dejo ninguna nota diciendo jodete ni pudrete ni nada.

    Dejo un video de un aparcamiento:

      http://www.youtube.com/watch?v=QYyZIOZKMjI&feature=related

  • Tifossi

    Esa gente me jode tanto como los q aparcan 1 coche utilizando un sitio en el q caben 2. O los q aparcan en bateria y dejan el coche en diagonal ocupando parte d la plaza d al lado.

    La gente no tiene ni puta idea d aparcar.

  • jajaja el de la vagoneta si lo encontré chistoso…pero el dueño de la pequeña motocicleta no.

  • Anónimo

    En mi “ciudad” (es mas bien una villa) la Policía Nacional usa la técnica de aparcamiento “al toque”…
    Asi que si la “poli” la usa, ¿por que no los demás?

    PD: Que nadie me deje el comentario ese que dice que eso son habladurías, leyendas urbanas o lo que sea, que yo lo he visto con mis propios ojos…

  • Anónimo

    El primer vídeo me tuvo riendo un buen rato, cuando empuja poco a poco el coche y lo mueve…. Al del segundo al principio pensé que iba a coger la moto en peso y la iba a cambiar de sitio

  • Kenko
  • Marcos Alberto Sanmartín Perei

    No me lo puedo creeer 0.0

  • Juri

    Yo al último tontolaba que me hizo una marquita, se lo dije muy fácil, mi coche no estaba así antes de que llegases, o seguro o policía. 

    Hizo los papeles, así la proxima vez se lo pensará antes de “hacerle una marquita” a otro coche

  • Juri

    Yo al último tontolaba que me hizo una marquita, se lo dije muy fácil, mi coche no estaba así antes de que llegases, o seguro o policía. 

    Hizo los papeles, así la proxima vez se lo pensará antes de “hacerle una marquita” a otro coche

  • Andres M

    No se cual de los tres es peor para estacionar. El 1º se hace espacio. El 2º porfeado. Y el 3º al menos se da cuenta, pero lo graciosos es que se hacede noche y enciede las luces jaja.

  • ramon

    que burra es la gente,me hizo especial gracia el primer video pero el segundo estuvo bien
    a mi afortunadamente nunca me han hecho alguna jugarreta aparcando

  • Mytek

    A mi no me van los todoterreno pero en esos casos no me importaria tener un viejo Pajero con bola de remolque detras, porque sí. O si no un viejo coche y ponerle en las esquinas papel de lija, para darle animos al que me hiciese la gracieta. Y vamos, soy yo el dueño de la moto y se lo rallo con la piton. Que asco de gente!!

  • Indignado aparcamentístico

    Felicidades por el artículo. Sólo lamento que tengas que ser tan comedido a la hora de referirte a esta plaga a la que yo también me refiero como “plaga” simplemente, porque de lo contrario me iría encendiendo hasta desearles cosas que le resultarían feas al mismísimo Tarantino.

    • Gracias por el cumplido, no se merece. En realidad creo que son cosas que más o menos todos hemos sufrido en alguna que otra ocasión, porque la verdad es que es bastante habitual (por desgracia)