Ford Kuga 2013, presentación y prueba en Valencia. El SUV más tecnológico ya está aquí

 |  @pgimenezvilchez  | 

El primer Ford Kuga fue todo un éxito: se vendieron más de 300.000 unidades desde su comercialización en 2008. Además, el 80% fueron para nuevos compradores de la marca y, ahora, se ha convertido en el vehículo de mayor satisfacción entre los clientes Ford, por encima de algunos ilustres como el mismísimo Mondeo. Éste que ahora os traemos es la segunda generación del conocido todocamino, que comenzó a fabricarse en Diciembre. Sin embargo, desde Marzo del pasado año ya estaba disponible en EEUU bajo la denominación “Ford Escape”, del que ahora hereda sus rasgos. ¿Será nuevamente un éxito? De momento en EEUU no dan abasto para satisfacer la demanda de pedidos…

En su día, ya lo denominamos como “el SUV generalista medio más dinámico y divertido de conducir”. Ahora, hemos viajado a “su” fábrica, en Almussafes (Valencia) para volver a ponernos al volante del Ford Kuga, un producto “español” que renace con dos panes bajo el brazo: mucha tecnología y un precio realmente agresivo. Parte desde 25.150 euros, pero con el Plan PIVE 2013 y la oferta de lanzamiento nos lo podemos quedar por sólo 19.995 euros… Suena bien, ¿verdad?

Prueba Ford Kuga

Los responsables de Ford piensan que la gente quiere “más por menos”. ¿Por qué optar por un Volkswagen Tiguan de 110 CV TDI por 23.510 €, teniendo un Ford Kuga de 150 CV EcoBoost por 19.995 €?

Desde Ford nos presentan un producto semi-premium, de precio realmente competitivo. Disfruta de tecnología propia de vehículos de clase superior, como un indicador de ángulo muerto, un sistema de aparcamiento automático, reconocimiento de señales de tráfico, apertura automática del portón trasero o sistema de llamada a emergencias en caso de accidente…

Con un diseño cuyos trazos proceden directamente de Alemania, ahora está más emparentado que nunca con el Focus… para ser un “producto global” que vender a ambos lados del charco. Las previsiones de ventas de SUVs pintan bien, a pesar de la situación económica actual. Prueba de ello fue cuando hace unos días conocimos que el segundo modelo más vendido en España durante enero era un todocamino, concretamente el Nissan Qashqai.

Prueba Ford Kuga

Un diseño demasiado conservador por fuera, nada arriesgado

Por fuera, los cambios son ligeros. Hasta el punto de parecer un restyling en lugar de una nueva generación. Conserva un aspecto semejante a su antecesor, ahora más sobrio y sencillo. Pero no sólo por fuera tiene similitudes, también sus entrañas son idénticas, pues mantiene la misma plataforma de la generación saliente. Con un toque elegante y jovial, pero sin ser nada exuberante.

¿Podrían haber arriesgado un poquito más? Sin duda alguna. Y, si hay un diseño que está causando tanto furor como el Aston Martín Mondeo, con más razón aún. La parrilla se renueva y ahora queda dividida en tres partes, con unos faros afilados que se alargan a lo largo del lateral de la carrocería, unos nervios muy marcados en las puertas, dos tubos de escapes en la zaga o las luces de conducción diurna LED son, sin duda, los elementos más llamativos.

El nuevo Kuga ahora es más largo, más bajo y ligeramente más estrecho. Gracias a su mayor longitud, ahora el hueco para los ocupantes es mayor. Los ocupantes de las plazas traseras disponen de mayor espacio para las piernas… un espacio apto para dos personas, pero no para tres. El angosto maletero del Kuga anterior también crece 82 litros, pasando de 360 a unos ensalzables 442 litros.

La pantalla del sistema de navegación del Ford Kuga es realmente pequeña

En el Ford Kuga americano (Ford Escape), la pantalla tiene un tamaño correcto

La tracción total es más rápida que nunca, ahora se regula 2500 veces por segundo

La posición de conducción es elevada. El cockpit no es excesivamente envolvente para el conductor. Justo enfrente de nosotros destacan las agujas de la instrumentación azul y una moderna pantalla a color que hace las funciones de ordenador de abordo y que muestra, entre otras indicaciones, la velocidad máxima permitida en la vía donde circulemos, gracias al sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

La palanca de cambios queda ubicada muy próxima al volante. En su versión manual, es toda una delicia por ser de recorridos cortos. La palanca del cambio automático o Powershift de doble embrague, por contra, es de tamaño excesivo, dificultando incluso la visión del climatizador. Sin duda, podrían haber optado por otra alternativa más reducida.

El salpicadero destaca por el sistema de radio, firmado por Sony, en color negro satinado, algo que le da un toque moderno y elegante pero que, en la práctica, resulta realmente sucio frente al polvo y las huellas dactilares. En el interior ocurre algo parecido que el exterior. Está bien, pero podría ser mejor. La calidad de materiales es notable y la de construcción parece excelente… pero se espera algo más, algo más pasional, algo que enamore.

Lo que menos me ha gustado es la pantalla del sistema de navegación de reducidas dimensiones que preside el salpicadero. Es decepcionante por tamaño y llama la atención nada más sentarte por vez primera en el interior del nuevo Ford Kuga. Si a todo esto, unimos que el software empleado por Ford es groseramente malo, lo mejor es no pedirlo como opción…

Cuatro motorizaciones entre 140 y 182 CV

La gama de propulsores disponibles está compuesta por cuatro alternativas: dos diésel TDCI de 2 litros, compartidos con el grupo PSA, de 140 y 163 CV y otros dos gasolina de nueva generación, denominados EcoBoost de 150 y 182 CV. Los ingenieros se han centrado en mejorar drásticamente los consumos, con una reducción de hasta un 26% para los gasolina y un 10% en diésel. La reducción ha sido especialmente importante en las alternativas gasolina. De hecho, el 1.6 EcoBoost de 150 CV se conforma con sólo 6.6 litros a los 100 km. Algo que no está nada mal por su condición de gasolina. Por eso, desde Ford no ocultan su intención –nunca mejor dicho- de invertir la relación de ventas diésel/gasolina actual.

Estos consumos se consiguen no sólo gracias a la puesta a punto del motor, sino también en una mejora en la resistencia aerodinámica, una parrilla de refrigeración activa, o un Start & Stop disponible únicamente para las motorizaciones gasolina anteriormente mencionadas. Una decisión difícilmente entendible y que no está a la par con el resto del equipamiento tecnológico del modelo.

Prueba Ford Kuga

Sin embargo, la marca no ofrece alternativas de potencia inferior a los 140 CV, donde se acumulan gran parte de las ventas puesto que, como algunos responsables afirman, la gente debe buscar “más por menos”. ¿Por qué optar por un Volkswagen Tiguan de 110 CV TDI por 23.510 euros teniendo un Ford Kuga de 150 CV EcoBoost por 19.995 euros? En este sentido la oferta de un Kuga es difícilmente igualable por la competencia.

Por eso, para conocer mecánicas de potencias inferiores habrá que esperar al Ford EcoSport, un Kuga en miniatura y rival para el Nissan Juke, que llegará en 2014, cubriendo la parte de baja de la tabla en cuanto a motorizaciones se refiere, con propulsores EcoBoost de 1 litro con 100 y 125 CV.

Prueba Ford Kuga

Las mecánicas pueden ir asociadas a tracción 4×2 o 4×4, dependiendo de la motorización concreta. Las versiones 4×4 se comportan normalmente como un tracción delantera y sólo cuando detecta una falta de adherencia envían la potencia atrás, sin sobresaltos ni brusquedades. Ahora la tracción total es más rápida que nunca y se regula automáticamente para obtener la mejor motricidad y aceleración, lo hace 2500 veces por segundo.

Mañana continuaremos con la prueba del Ford Kuga, haciendo un repaso a su dinámica y centrándonos en tanta tecnología que atesora en su interior… Os esperamos.

En Diariomotor: Ford Kuga 2013, más grande y más tecnológico con el control por voz como referencia | El primer Ford Kuga 2013 ya ha salido de la fábrica de Valencia | Ford Kuga 2013, gama, equipamiento y precio desde 25.150€

Lee a continuación: ¿Qué SUV me compro? En busca de un SUV diésel con aptitudes 4×4 de menos de 40.000 euros

Solicita tu oferta desde 21.160 €
  • Patek

    Sí, sí, mucha tecnología pero, al igual que en el Focus, no se puede tener una pantalla grande para la navegación y demás parámetros contrariamente al modelo USA, confiando algunos datos a una pantallita tipo años 90 de baja resolución. La estética exterior resulta menos fresca y dinámica que en el modelo anterior pero el puesto de conducción es muy atractivo, como la mayoría de Ford. Se echa en falta también una versión gasolina de cuatro ruedas motrices. Pienso que en otros colores (azul oscuro o glaciar p.e.) debe resultar más atrayente que ese verde acelga xD

    • Te doy toda la razón en lo que comentas. Sólo puntualizar un aspecto: sí existe una versión gasolina con cuatro ruedas motrices, puesto que ambos motores EcoBoost de gasolina (150 y 182 CV) pueden combinarse con tracción integral ;)

      • Patek

        Tienes razón, quise decir un 4RM gasolina con cambio manual, que es lo que he estado buscando estos días con mi hermano que anda buscando coche en este segmento. Una pena que el Santa Fe, mi preferido aunque ligeramente por encima en tamaño y precio, no tenga ninguna variante de este tipo, así como el Outlander. A la espera de ver el inminente Forester, el CR-V i-VTEC 4WD de Honda parece ser la opción más atractiva de momento.

      • Siralf

        Muy de acuerdo con Patek, yo me debato entre un SUV y un GTI. Y en cuanto al SUV quiero que sea gasolina, tracción integral y manual. Y esto es lo que no me ofrece Ford con su Kuga. Es mi preferido pero de decantarme por el SUV tendría que esperar a que ofrecieran esta combinación. Son tres condiciones NECESARIAS.

        • Patek

          El Mazda CX-5 2.0 4WD es una buena opción si no necesitas espacio interior.

          • Siralf

            Muchas gracias, le echaré un vistazo.

  • Oliver

    Hola, me gustaría que por favor especificarais el por qué el sistema de software del navegador es tan malo. Estamos valorando la posible compra de un Kuga dentro de unos meses (a mi pareja le encanta, aunque yo preferiría un monovolumen), pero reconozco que podría echarnos para atrás el hecho de un navegador ya no sólo pequeño (mal por Ford) sino además complicado de manejar o que no funcione como debe, de esos que al final no usas porque te crispa los nervios. Gracias.

    • Hola Óliver. Las principales pegas del GPS son el reducido tamaño de la pantalla y el software del navegador que presenta errores en la cartografía. Por ejemplo, dice que abandones una rotando por la primera salida cuando, en realidad es la segunda, y cosas del estilo… Personalmente, y por un precio tan elevado, optaría por un GPS portátil estilo TomTom.