CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mercedes

13 MIN

Mercedes Clase C 220 CDI a prueba: ¿quién necesita una renovación?

Mario Herraiz | @HerraizM | 30 May 2013
Nos ponemos al volante del MercedesC 220 CDI, con 170 cv, cambio automático y acabado Avantgarde.

Con su próxima renovación bastante presente, a sabiendas de que el actual Mercedes Clase C está afrontando ya sus últimos envites, nos ponemos al volante de un Mercedes C 220 CDI para contaros todos los detalles de la berlina media de Mercedes. Estará a punto de ser jubilado sí... pero ¿de verdad lo necesita?

Una buena presencia, un buen interior, una buena respuesta mecánica, sin grandes faltas… hace que me plantee si algún otro modelo del mercado ha podido envejecer mejor… Quizá en su segmento, quizá sólo fijándonos en su exterior… se me ocurre el Alfa Romeo 159... pero no entremos todavía en más detalles de la prueba, acompáñanos y conoce todos los detalles del Mercedes Clase C: su diseño, su habitáculo, su comportamiento, las pegas y los puntos que más nos han gustado… ¡Arrancamos!

Diseño exterior: un perfecto traje, clásico y elegante

Bendita vejez la del Mercedes Clase C. A su diseño clásico y elegante no le han sentando nada mal los años

Si con algo tengo que comenzar en esta prueba es con un alago al diseño del Mercedes Clase C. Me gusta. Me gusta mucho su aspecto. Tanto, que lo considero el más atractivo del segmento y eso que está a punto de su renovación. Bendita vejez la que luce el Clase C.

Buena culpa del buen pasar de sus años reside sin duda alguna en su línea clásica. El Mercedes Clase C apuesta por las aristas, por las líneas rectas. Apuesta por un aspecto clásico, muy elegante. Más aún si tenemos en cuenta el tono grafito de la pintura de esta unidad a la que quizá podríamos reprocharle el lucir unas llantas quizá demasiado modestas.

Me gusta el porte de su frontal. La parrilla de láminas, las ópticas, la gran “boca” inferior flanqueada por las dos ópticas diurnas en led. Me gusta el nervio que recorre, bastante marcado, el lateral del Clase C. Recto, atravesando el medio de la carrocería. Impoluto ¿y de su zaga? De su zaga sin duda me quedo con la arista que marca el borde del maletero. Esa línea tan “simple”, tan elegante.

En cifras, el Mercedes Clase C mide 4.581 mm de largo, con una anchura de 1.770 mm y una altura de 1.447 mm. Su peso, es de 1.600 kg y en el caso de la unidad probada, sus llantas son de 16 pulgadas.

Su interior: un buen acabado y un buen aspecto… pero pequeño

Tras alabar su exterior, del que vuelvo a decir que no podría gustarme más, toca abrir la puerta y adentrarnos en su habitáculo… y primer punto negativo, para mí, su tapicería en tela en lugar de cuero... viendo su aspecto exterior la primera vez que estuve frente a esta unidad, esperaba un habitáculo forrado en cuero negro. Sobrio y atemporal, como su exterior. En su lugar, tela, lo que por suerte tiene fácil solución: la tapicería en símil de cuero negro tiene un precio de 596 euros… la tapicería en cuero negro de 2.320 euros. Si estuviera plateándome su compra desde luego no racanearía en esto. Cambia totalmente su aspecto y pone a la altura de su exterior el habitáculo.

Tras echar en falta el cuero me siento tras el volante un volante con un diseño que me gusta, casi tanto como las tres esferas blancas que hay tras él… sin duda el conjunto volante-esferas del Mercedes es todo un acierto. Bastante atractivo, con un buen tacto en el caso del volante, con una buena lectura en el caso de las esferas, sin demasiados botones, con una bonita iluminación blanca…

A nuestro alrededor un acabado en negro-aluminio que peca quizá de demasiado simple, aunque para el diseño o mejor dicho, la integración en el salpicadero de la pantalla del navegador y del sistema multimedia sólo se me ocurren halagos. El ajuste es bueno, bien también al tacto, con toques un toque gomoso en ciertos puntos, como la tapa de la consola central, aunque si veo mejorable la sensación que transmiten los controladores de ruleta, ya sea la ruleta de la consola central o las del climatizador, que es bizona y con pantalla led.

Por tanto bien para el aspecto interior del Mercedes Clase C en ciertos puntos, como el volante, la instrumentación o la integración de la pantalla y regular para el aspecto de otros puntos, sobre todo, el salpicadero que peca de simple. Al ajuste, al tacto, al acabado nada que reprochar.

¿Y qué pasa con el espacio a bordo? Bien para objetos, sobre todo en las plazas delanteras y sobre todo por el espacio que tiene en la consola central con posibilidad de ser tapado, aunque en las traseras nos encontramos también con una guantera bajo el reposabrazos central; regular cuando de ocupar las plazas traseras se trata. Así si en las plazas delanteras nos encontramos con un buen espacio, tanto a lo largo como a lo ancho del habitáculo, en las plazas traseras, encontraremos una mayor limitación.

Con 4 adultos ocupando el interior del Clase C no encontraremos demasiadas pegas, aunque el espacio disponible para las piernas sea mejorable. Al contar con un tercer ocupante en la banqueta posterior es donde sale a relucir el punto más critico del Clase C. Lo de ocupar las 5 plazas del Clase C mejor si es para trayectos cortos... por supuesto se puede viajar… pero no viajar tan bien como te podrías esperar.

Sobre su maletero nos encontramos con 475 litros, una buena capacidad, con una boca de carga en la media del segmento y en el que no faltan ganchos y compartimentos separados por redes.

Su motor: 4 cilindros diésel y 170 caballos al eje posterior

Para esta prueba hemos contado con el Mercedes C 220 CDI, alternativa que cuenta con un bloque turbodiésel de 4 cilindros en línea, longitudinal, de 2.143 cc, que entrega una potencia de 170 caballos a 3.000 rpm, con un par de 400 Nm al eje trasero, disponible desde las 1.400 rpm.

Prestacionalmente homologa un 0 a 100 km/h en 8.4 segundos, con una velocidad máxima de 232 km/h. Su consumo mixto, de nuevo hablando de cifras homologadas, es de 3.8 l/100 km, contando con un depósito de 59 litros.

Dinámicamente: su aplomo y confort su mejor virtud

Hemos visto que bajo nuestro pedal derecho, bajo nuestro pedal del acelerador, hay 170 caballos. No es desde luego una mala cifra por muchos 1.600 kg que peses este Mercedes Clase C, ahora bien, ¿cómo se transmiten estos 170 caballos?

Desde que lo arrancas el Mercedes Clase C te transmite ya nobleza, suavidad, pasos pausados. Sin duda cuenta con un buen aislamiento. Una de sus principales virtudes en marcha. El silencio o mejor dicho la combinación del aislamiento con una buena acústica para el equipo de sonido y el confort en marcha derivado de ello es marca de la casa, al igual que la firmeza en cada trazada, su aplomo.

Tal vez podamos tachar una muy muy leve dureza en ciudad para su suspensión, cuando tenemos que afrontar un badén, un bache… pero desde luego no es algo que nos pueda llevar a la crítica del Clase C . Me gusta el tacto de su dirección, preciso y cómodo, bien por el tacto de los pedales y nada que reprochar a su capacidad de frenada.

Al hundir el acelerador, acompañado de cierta rumorosidad momentánea, nos encontramos una entrega de potencia que parece no querernos decir cuantos caballos hay en el motor que tenemos ante nosotros. La entrega es muy progresiva y aunque cuenta con un par de 400 Nm, que se entregan desde bien temprano, parece propulsarnos con pausa, con tranquilidad, sin transmitirnos en ningún momento exceso alguno, sin salirse de la disciplinada filosofía de la marca.

Es confort, es suavidad y es aplomo en definitiva, con un motor dispuesto a mantener cruceros altos y con un consumo que no me parece en ningún momento descabellado, con medias en autovía por debajo de los 5 litros (4.9 l/100 km) y consumos mixtos, con un uso normal, por debajo de los 6 l/100 km. El consumo es sin duda digno de elogio… recordemos que estamos moviendo 1.600 kg.

La mayor pega que le puedo tachar al Clase C, hablando de su dinámica, son las reacciones de su caja de cambios. Con el cambio 7 G Tronic nos encontramos cierta lentitud de reacciones... aunque más que lentitud lo llamaría reposo y visto así, visto en el contexto del coche, del enfoque de este modelo, de sus reacciones dinámicas, de esos pasos sosegados… no parece del todo una pega… sino simplemente la reacción que cabría esperar en este modelo.

¿Cuánto cuesta un Mercedes Clase C?¿Un Mercedes CLA o un Mercedes Clase C?

La gama del Mercedes Clase C parte desde los 32.625 euros en la gama diésel, con el Mercedes C 180 CDI (120 cv) y desde los 33.725 euros en la gama gasolina con el Mercedes C 180 (156 cv). El modelo probado, el Mercedes C 220 CDI, parte desde los 36.900 euros. El más próximo en gasolina, el Mercedes C 200 (184 cv) tiene un precio de 37.225 euros, por lo que si nuestros kilometraje anual no es excesivo, quizá sea una opción más interesante.

Si optamos por la carrocería Estate, la versión familiar, nos encontramos un precio de partida de 38.625 euros para el Mercedes C 220 CDI Estate, mientras que en el caso de la carrocería coupé, el Mercedes C 220 CDI Coupé, parte desde los 39.950 euros.

¿Y si comparamos al Mercedes Clase C con el Mercedes CLA?

123
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Creo que el cliente que quiere un Clase C no quiere un Mercedes CLA... ahora bien, si te estas planteando la compra de un Mercedes CLA creo que si puedes caer en la tentación de hacerte finalmente con un Clase C.

El Mercedes CLA puede jugar la baza de su diseño, aunque yo no diría que el CLA es más bonito, sino que simplemente opta por una línea diferente que atraerá más a cierto público, al igual que el Clase C contará con su propio grupo de clientes a favor… yo dudaría mucho a la hora de decidirme… el CLA me gusta… me gusta mucho, como me gustó el Mercedes Clase A... ahora bien, creo que en el momento final, a la hora de comprar, me compraría un Clase C… y eso que está próximo a su renovación… ¿más bonito uno que otro? Simplemente diferentes: más clásico el Clase C, más juvenil el CLA.

Atendiendo al precio, el Mercedes CLA 220 CDI tiene un precio de partida (sólo disponible con el cambio 7G-DCT, de doble embrague) de 38.300 euros, contando también con el 4 cilindros de 170 caballos. Por ahora es la única opción diésel disponible en el CLA.

Mercedes CLA Mercedes Clase C Conclusiones Largo 4,630 m 4,581 m El CLA es 4,9 cm más corto, no obstante es una diferencia muy pequeña Ancho 1,777 m 1,770 m El CLA es sutilmente más ancho, lo que le confiere un aspecto más deportivo Alto 1,432 m 1,447 m El CLA es 15 cm más bajo, lo cual lo hace más deportivo pero más incómodo para personas altas en plazas traseras Distancia entre ejes 2.699 m 2,760 m Al tener más batalla, al Clase C se le presupone más estabilidad, prácticamente inapreciable en conducción Plazas 5 5 Ambos cuentan con cinco plazas, aunque las traseras del CLA son bajas Peso 1.395 kg 1.470 kg El CLA es 75kg más ligero con el mismo motor Maletero 470 l 475 l Prácticamente iguales, aunque el portón del Clase C es más cómodo Consumo 5,5 l (mixto) 5,9 l (mixto) El menor peso y la aerodinámica hacen que el CLA consuma menos Tracción Delantera (opcionalmente total) Trasera (opcionalmente total) Los aficionados a la conducción preferimos tracción trasera, aunque es algo casi irrelevante para la mayoría de compradores Acabados interiores —- —- Están muy igualados, aunque el Clase C sigue dando la sensación de ser más coche Confort en marcha —- —- Conduciendo el CLA no da la sensación de tener menos estabilidad ni confort que el Clase C

Su renovación está próxima…¿pero la necesita?

Sabemos que el Mercedes Clase C está afrontando su último año de vida comercial. En 2014 estará con nosotros el nuevo Mercedes Clase C del que se espera una muy importante renovación. Según los últimos rumores, se espera que este nuevo Mercedes Clase C sea más grande, algo comprensible tras la llegada a la gama del Mercedes CLA; también se espera que sea más ligero y entre sus motorizaciones se habla de que estará disponible una nueva versión con un conjunto híbrido enchufable.

Viendo de nuevo al Mercedes Clase C, por su exterior, parece que no le hiciera falta desde luego una nueva generación. El aspecto clásico, su línea elegante, bien le ha valido conservarse perfectamente con el paso del tiempo, ahora bien, si a su exterior, bajo mi perspectiva, no le hace falta un lavado de cara, a su interior sí, y no precisamente en cuanto a diseño de aspectos como el salpicadero… sino en espacio. Se espera que la nueva generación tenga unas dimensiones exteriores mayores… yo espero que este aumento de dimensiones repercuta directamente en el aumento de las plazas traseras... algo que ya vimos con la renovación del BMW Serie 3.

¿Y qué pasará con su aspecto? Parece que nos encontraremos con ciertos rasgos que ya se han ido intuyendo en el Mercedes CLA, en el Mercedes Clase S o en el aspecto renovado del Mercedes Clase E. Nuevas curvas, un maletero de apariencia exterior más contenido, un portón en caída…

Hora de poner fin a la prueba del Mercedes Clase C. Sin duda me ha gustado… y decir que un coche te gusta cuando está al final de su vida comercial es sin duda una buena señal. Me ha gustado su diseño exterior. Me parece que cuenta con una línea elegante bastante atemporal o por lo menos, una línea a la que hasta ahora no parece haberle afectado demasiado el paso del tiempo.

Su aspecto interior lo he encontrado más parco, aunque el conjunto de volante-esferas-pantalla central me parece realmente bueno. He echado en falta el cuero en esta unidad, creo que es un extra necesario para mantener la línea interior a la altura del exterior. Donde merece más crítica el Mercedes Clase C, entre todos los aspectos, es su habitabilidad interior, sobre todo en las plazas traseras.

Dinámicamente se muestra suave, con una alta dosis de confort, bien aislado y con una excelente relación aplomo-comodidad. Quizá se le podría tachar de excesivamente relajado, sosegado como comentaba párrafos más arriba, pero sin duda, esto es parte de la personalidad de este caballero.

En Diariomotor: Mercedes Clase C: la próxima generación será más grande y más ligera| Mercedes CLA: presentación y pruebaMercedes A 250 Sport AMG a prueba

Vídeo destacado del Mercedes Clase C

0