Porsche Cayman y Cayman S, toma de contacto en Madrid. ¿El 911 para pobres?

 |  @pgimenezvilchez  | 

El pasado mes tuvimos nuestra primera toma de contacto con los nuevos Porsche Cayman y Cayman S 2013 por la sierra madrileña. La segunda generación del biplaza capotado de Sttutgart se estrena desde 57.461 euros tras una renovación total, con precios más económicos (ahora es 1.500 euros más asequible) y sustentado sobre tres pilares: eficiencia –el consumo ha disminuido en un 15%-, construcción ligera –ahora pesa hasta 30 kg menos por su carrocería en aluminio y aceros fundidos- y un salto evolutivo en términos de diseño.

La renovación ha ido acompañada de una puesta a punto más deportiva. Ahora el Cayman “a secas” tiene 10 CV más (275 CV) y el Cayman S presenta sus cartas con 5 CV más que la generación saliente, hasta alcanzar 325 CV. A la evolución de los propulsores hay que añadirle una batalla más larga, el peso reducido antes mencionado y la configuración con motor central. No es de extrañar que, por agilidad, pudiera estar un escalón por encima del 911… para hacerte vivir unas sensaciones parecidas, pero a un precio mucho más accesible que su hermano mayor. Eso es lo que hemos venido a comprobar…

Bajo el capó trasero, el Cayman S —la versión superior del escalafón- se esconde un seis cilindros de 3.4 litros que rinde 325 CV, acelerando de 0-100 km/h en 4,7 segundos con el paquete Sport Chrono, todo ello por 74,753 euros. Por su parte un “sencillo” 911 Carrera no se queda muy lejos: monta un propulsor idéntico de 3.4 litros, que desarrolla 25 CV más, —acelera sólo 0,3 segundos más rápido en el sprint hasta los 100 km/h- pero, y ahí está la clave, cuesta 104,441 euros… ¡30.000 euros más!

Ahora entenderás que el Cayman tome al dedillo la definición de “911 para pobres”. ¿Acaso lo es?… ¿está a su altura? Descubrámoslo…

Por fuera: compacto, con dimensiones contenidas y un nuevo diseño

Exteriormente se asemeja a la línea de su hermano gemelo descapotado: el Porsche Boxster, presentado ya el pasado año y del que os hemos hablado largo y tendido. El Cayman estrena nuevas ópticas delanteras y traseras, un aspecto más elegante y unas dimensiones algo mayores. Es 3 centímetros más largo, 1 centímetro más bajo y cuenta con 4 centímetros más de anchura de vía en el eje delantero. Pocas diferencias saltan a la vista salvo los detalles técnicos. Por ejemplo, ahora el spoiler trasero se inclina en un ángulo mayor que el Boxster, cumpliendo una función técnica a más de 120 km/h… y, por supuesto, estética.

Además, las diferencias entre el Cayman básico y el Cayman S tampoco son notorias. No hay disparidad en el interior, por eso hay que dar un par de vueltas alrededor del Porsche Cayman y mirar con detenimiento. Ambos cuentan con entradas laterales de aire para refrigerar el motor, pero la principal diferencia se encuentra en el labio inferior, ahora pintado con el color de la carrocería en el Cayman S. La zaga también distingue ambos modelos, no sólo por el logotipo, también por las salidas de escape: una para el Cayman y dos para el Cayman S.

Gran salto de calidad y diseño en el habitáculo

El interior del nuevo Porsche Cayman ha sufrido una evolución considerable, tomando la filosofía de “un botón una acción” que estrenó el Porsche Panamera y que posteriormente copiaron los Cayenne y 911. La calidad de materiales también es mayor, pero no alcanza la esencia y perfección del 911 aunque la esencia sea similar. Ahora todo parece más actual, con detalles más modernos como el climatizador o el tablero de mandos, ahora con una pantalla VGA a color en la cuarta esfera. Además, todo está mejor colocado, dando una sensación mayor de envoltura desde el cockpit.

El cambio de marchas ahora se sitúa en una posición superior que en el anterior modelo, al igual que la pantalla táctil de siete pulgadas, lo que permite no tener que apartar tanto la vista de la calzada.

Detrás no hay espacio que valga, si bien su condición de biplaza hace que tras piloto y acompañante se sitúe el motor, quedando a escasos centímetros de la espalda de quien conduzca. El motor está bien escondido y no hay acceso a él. Justo encima suya, hay un espacio de hasta 275 litros en el que pueden transportarse bolsas de viajes o mochilas. El “otro” maletero —el principal-, se sitúa en la parte delantera. Éste ofrece hasta 150 litros para cargar en él alguna maleta.

Motores bóxer de seis cilindros con 275 y 325 CV

Tanto Cayman como Cayman S cuentan con propulsores distintos. Ambos son seis cilindros opuestos horizontalmente, pero el primero es uno de 2,7 litros y 275 CV. El segundo cuenta con uno de mayor cubicaje (3.4 litros) que rinde 325 CV y, sobre todo, ofrece un par motor mucho más contundente.

    Porsche Cayman

  • Motor: gasolina, bóxer de 6 cilindros y 2.7 litros.
  • Cilindrada real: 2.796 cc
  • Potencia: 275 caballos a 7.400 rpm
  • Par máximo: 290 Nm entre 4500 y 6500 rpm
  • Peso: 1310 kg
  • Velocidad máxima: 264 km/h (266 km/h con PDK)
  • Aceleración (0 a 100 km/h): 5,7 seg (5.4 Sport Plus)
  • Consumo mixto: 8.2 l/100 km (7.7 l/100 km PDK)
  • Precio: desde 57.461 euros
    • Porsche Cayman S

    • Motor: gasolina, bóxer de 6 cilindros y 3.4 litros.
    • Cilindrada real: 3.436 cc
    • Potencia: 325 caballos a 7.400 rpm
    • Par máximo: 370 Nm entre 4500 y 5800 rpm
    • Peso: 1320 kg
    • Velocidad máxima: 283 km/h (281 km/h con PDK)
    • Aceleración (0 a 100 km/h): 5 seg (4.7 Sport Plus)
    • Consumo mixto: 8.8 l/100 km (8 l/100 km PDK)
    • Precio: desde 74.388 euros
    • Porsche Cayman 2013

      Donde resulta estar realmente bien conseguido el Porsche Cayman es en autovía. Bastante silencioso y confortable con la configuración más cómoda de la suspensión adaptativa PASM y con el motor caído de vueltas consiguiendo consumos de escándalo

      El cambio de serie es uno manual de seis velocidades aunque, opcionalmente, puedes optar por uno PDK de doble embrague, la opción más rápida y frugal en consumo. Su precio es uno de los temas más curiosos, ya que un Cayman S con cambio PDK apenas cuesta 185 euros más que su homólogo manual, porque se beneficia de un Impuesto de Matriculación más reducido al emitir menos de 200 g de CO2 por kilómetro, situándose en la franja del 9.75%. Atención por otro lado, porque para que el cambio PDK sea realmente satisfactorio, será necesario que adquieras el volante opcional con levas tras el volante por 475 euros más y no te quedes con el taciturno volante con levas en el volante…

      Opcionalmente los nuevos Porsche Cayman 2013 pueden incorporar gran cantidad de avances tecnológicos. Algunos de ellos son propios de vehículos de berlinas de clase superior como el sistema de control de velocidad de crucero adaptativo “ACC”, que mantiene la distancia de seguridad con el vehículo precedente y adapta la velocidad del Cayman automáticamente —deteniéndolo si fuese necesario-, el sistema de arranque y cierre sin llave “Entry & Drive”, el Start&Stop o el sistema de conducción “a vela”, que desconecta la transmisión del motor al llanear en autovía, dejando el motor al ralentí para que el vehículo se mueva por inercia.

      Dinámica: ágil, rápido y divertido

      Sobre el papel todo parece perfecto pero, sobre una carretera con curvas, no me ha dejado tan buena sensación de boca como esperaba inicialmente. A lo mejor era porque —con el aumento de prestaciones-esperaba de este Cayman 2013 una puesta a punto más “R”, pero finalmente encontré un coche más predispuesto para el día a día. O quizás fuese debido a que una semana antes estuve probando a fondo el Porsche 911 Carrera 4S

      Porsche Cayman 2013

      El nueveonce es mucho mejor coche, en todos los aspectos. Esto no significa que el Cayman sea malo… en absoluto. Es rabioso y deportivo como él sólo…

      En líneas generales el Cayman me ha parecido más nervioso, con la sensación de ser menos aplomado en carretera y ofreciendo un sonido menos profundo. Sin embargo, el tema del sonido tiene fácil solución, puesto que pagando 2,470 euros por los “escapes deportivos” la banda sonora será trepidante…

      Como decía, es un coche más puesto a punto para el día a día. Es por eso que donde resulta estar realmente bien conseguido es en autovía. Bastante silencioso y confortable con la configuración más cómoda de la suspensión adaptativa PASM y con el motor caído de vueltas consiguiendo consumos de escándalo y logrando un silencio pasmoso en el interior del habitáculo, con menores ruidos aerodinámicos y de rodadura que la generación anterior… ¡y eso que ahora los neumáticos son una pulgada más grandes que los de la primera generación!

      Pero cuando te adentras en una carretera de montaña y pisas a fondo el acelerador, el rechinar del seis cilindros bóxer no te estimula tanto como su hermano mayor. Es verdad que las cifras de potencia y aceleración están ahí y son prácticamente calcadas, pero en la práctica no va tan fino. Es más aterrador con el conductor, pero menos satisfactorio en sensaciones.

      Ahora frena mejor, ya que cuenta delante con los discos del 911 Carrera, de mayor tamaño. La dirección ahora incluye una función con “ajuste activo” para regresar a la posición central automáticamente que va a levantar ampollas y de la que os comentaremos nuevamente cuando lo probemos en profundidad porque, tras esta pequeña toma de contacto, nos vamos con sensaciones contradictorias de la misma ya que, por otro lado, no ha perdido la capacidad de informar al conductor que ya ofrecía la generación previa.

      Puedes pasar cada curva a una velocidad inenarrable, pero no te sientes tan orgulloso llevándolo al límite y acabas reduciendo el ritmo para no estar siempre en situación de tensión. Obviamente, tiene multitud de detalles muy convincentes. Por ejemplo, el chasis y la agilidad son maravillosos… o el cambio opcional PDK es muy rápido y, por su precio, conseguirá casi desterrar al manual. Aunque quizás este último, pueda ser un punto picante que aporte un toque diferente, más pasional, a una máquina tan deportiva. Yo lo tendría en cuenta en una posible compra. Además, el cambio manual en combinación con el paquete “Sport Chrono” ofrece una función de doble embrague automático cuando se reduce la marcha. Algo que nos quedamos con ganas de probar…

      Se comporta de una forma muy neutra, gracias a un reparto de pesos casi perfecto (46% delante y 54% detrás). Por eso, la agilidad vuelve a ser nuevamente lo más convincente. Mantiene esa forma de moverse bastante divertida en curvas rápidas por sus bajas dimensiones y peso, aunque es necesario tener fe en su nobleza y confiar que va a entrar porque a veces parece que no lo va a conseguir.

      Porsche Cayman 2013

      La sensación que transmiten ambos modelos –Cayman y Cayman S- es bastante parecida y la diferencia de potencia no resulta tan aparatosa en carreteras sinuosas con curvas lentas, por donde nos hemos movido y donde es más difícil sacarle todo el potencial al coche y extraer hasta el último caballo. Es cierto que el modelo superior, el Cayman S, acelera más rápido, recupera mucho mejor y suena más gordo, pero apenas he echado en falta ese extra de potencia durante esta prueba.

      En ambos casos la opción más recomendable es el paquete “Sport Chrono” que aporta un grado más deportivo, con la inclusión de la función “Launch Control” y el modo “Sport Plus”, reduciendo la aceleración hasta los 100 km/h en 0,2 segundos y activando un “modo de carreras” que hace que el Cayman se enrabie y puedas disfrutar de él en mayor medida.

      Conclusiones: una buena compra, pero no a la altura del 911

      Si lo que quieres saber es si este nuevo Cayman te va a aportar las mismas emociones que un Porsche 911 la respuesta es negativa. El nueveonce es mucho mejor coche, en todos los aspectos. Esto no significa que el Cayman sea malo… en absoluto. Es rabioso y deportivo como él sólo… una buena opción si es eres joven o si vas a entrar a formar parte de la familia Porsche. Sin embargo, no te quedarás satisfecho si lo haces por ahorrarte los 30.000 euros de diferencia que respecto al 911.

      Porsche Cayman 2013

      Esos 30.000 euros deberían ir entre comillas porque, en el momento en que comienzas a añadir el equipamiento opcional necesario para asemejarlo a su hermano mayor, esa cifra cae de forma vertiginosa, con equipamiento opcional como el cambio PDK, el paquete Sport Chrono o el PTV, cuyas siglas hacen referencia al bloqueo del diferencial trasero con intervenciones selectivas frenando alguna de las ruedas traseras.

      En el caso que buscases un deportivo intermedio entre el Porsche Cayman (275 CV y 57.000 euros) y el 911 (350 CV y 104.000 euros), quizás deberías decantarte por el Jaguar F-Type S de 340 CV y 84.400 euros, una alternativa con un diseño exquisito y unas prestaciones que, a falta de probar en profundidad, parecen estar a la altura.

      Yo lo tengo claro. Si quisiera invertir en un deportivo de este tipo, no dudaría en gastar 57.461 euros en un Cayman “a secas”, o… mejor aún, ¿por qué no gastar 2,000 euros menos en un Porsche Boxster que encima es descapotable? No estoy del todo seguro si los 14.000 euros de diferencia entre Cayman y Cayman S están justificados. El Cayman básico es, per se, muy convincente… aunque la decisión final siempre la tendrás en tu mano.

      En Diariomotor: Porsche Cayman | Porsche Cayman 2013: algo más que un Boxster con techo

      Lee a continuación: Porsche Cayman 2013: buen gusto para el primer catálogo de personalización de Techart

      • humberto

        Se ha hecho de rogar la publicación de la prueba del Cayman pero ha merecido la pena. En EEUU, el precio del Cayman S apenas llega a 50.000€ (la misma historia de los impuestos).

        Personalmente prefiero el Cayman antes que el Boxster, pues a pesar de ser prácticamente iguales, el Cayman tiene una puesta a punto más radical.

        La diferencia entre el PDK y el manual es irrisoria, al igual que los consumos, pues sólo son 1 litro/1.5 l más a los 100 que un Golf GTI por ejemplo.

        Es verdad que el 911 podrá ser mejor que el Cayman, pero el baby Porsche no se queda atrás, y prefiero un Cayman full equip antes que un 911 “básico”.

        • Patek

          Eso no lo dirías tras probarlos, salvo que en lugar de conducirlos ‘a cuchillo’ sólo quieras un deportivo pijo de paseo en cuyo caso ambos cumplen, sobre todo en versión automática…

          • Patek

            Bueno, admito que esto queda un poco ambiguo. Quise decir que el 911 con o sin full equip le da un buen repaso al Cayman, aunque sólo sea por su asentada pisada en curva o el sonido, netamente más visceral.

      • Meskley

        Pues si el Cayman es para pobres.., ¡ yo también quiero ser pobre!

        • THE TRUTH

          claro, el Cayman es el coche de bajo consumo que todo aquel que pertenezca a la clase media debe tener. Los Seat Ibiza 1.6 gasolina consumen mucho más y sus frecuentes averías (mala fiabilidad) los hacen coches que solo se pueden permitir unos pocos. Bendita Porsche, suerte que te tenemos!

      • Advan

        Opino que el titular, dado la que esta cayendo, peca de sobrado. Obviamente el Cayman es un producto relativamente bueno en relación calidad precio, una muy buena opción de compra para que, quien tenga ese dinero y no el dinero para pasar la barrera de los casi 100.000 euros por un 911 (sin contar seguros, mantenimiento) se le antoje interesante. Pero de ahí que ironicéis con el 911 para pobres, que entiendo que sea por el hecho de que su precio “bajo” hace pueda parece que sea para “pobres” con respecto a que luego tiene unas prestaciones dignas de su hermano mayor (o incluso mejores por su distribución “más adecuada”), no hace si no que quede un poquito mal. Todo esto desde el respeto de vuestra posición como periodistas o probadores del mundo del motor, con unos estándares de ritmo de vida en unos casos más o menos pudientes.

        No sé chicos, pero ultimamente desde los 3 años que os sigo, y ahora más activo os comento por aquí, encuentro reportajes y artículos donde creo que primáis ese carácter del mundo del motor digamos que “más exclusivo” (por no decir “pijo”), y perdéis como periodistas el carácter cercano del mundo del motor, donde ahora incluso valoraríamos más comparativas de coches para estos tiempos. Como esos interesantes reportajes de Tecmovia, que sin duda se muestran más cercanos. Insisto, recordad que quienes leemos estas líneas no somos de los que “por pobres” nos conformamos con un Cayman…

        • Hola Advan,

          Gracias por tus letras. Me gustaría aclarar sobre el titular que ese apelativo de “911 para pobres” no es invención mía, más bien es una etiqueta que se le puso al Cayman desde que salió al mercado en su primera generación años atrás, por su precio contenido y prestaciones sobresalientes… unas prestaciones que, en este caso, son bastante próximas a las del nueveonce, como tu mismo dices. Obviamente esa denominación no puede ser más sarcástica porque, como dice Meskley, “si el Cayman es para pobres.., ¡yo también quiero ser pobre!”… Además, yo mismo dudo de esa etiqueta: ese es el motivo por el que está entre interrogantes…

          Por otro lado, sobre si primamos vehículos de carácter exclusivo he de aclararte que -rotundamente- no lo hacemos. De hecho, verás que tratamos por igual a vehículos más asequibles y a otros más exclusivos. Las estadísticas o las últimas pruebas publicadas dan fe de ello. Otra cosa bien distinta es que muchas noticias relacionadas con vehículos más accesibles pasen desapercibidas para muchos lectores… mientras que, las de vehículos más exclusivos, generan algo más de “ruido” por la pasión y disfrute que transmiten, especialmente para todos aquellos que sueñan con tenerlos en su garaje, aunque su nivel económico no se lo permita… Eso es parte de la “pasión” que pretendemos aportar.

          Tendremos en cuenta tu apunte sobre comparativas, en el que ya llevamos un tiempo trabajando en ello. Gracias de nuevo por tus palabras. Un saludo :)

          • humberto

            Toda la razón. Yo leí la prueba del Cayman entera, al igual que la del Aventador y MP4 12-C. Yo no me paro a leer pruebas de un VW Golf, un Mini One, un Renault Clio normal o monovolúmenes.

            ¿Por qué? Pues porque como ha dicho Pepe,no levantan las mismas pasiones. A mí me hace tilín un superdeportivo, un monovolumen oun ompacto soso no.

          • Alejandro

            Yo las leo todas, y es verdad que si bien no sobra ninguna, se echan en falta utilitarios si comparámos volumen de ventas y a quienes interesan, como dice humberto, para los petrolheads pasan desapercibidos. Pero no todos los que comentamos somos los que leemos… Porque por ejemplo, cuánta gente habrá leido la prueba del 208 con pensamiento de comprarlo? (…) Aparte de que personalmente me gusta conducir todo tipo de coches y saber de ellos, ya sea un Matiz o LaFerrari…

            Me gusta cómo redactas Pepe, da gusto leerte!

        • Paco

          No estoy en absoluto de acuerdo contigo en cuento a las pruebas, si miras por ejemplo las 20 últimas que se han hecho, 5 son de coches “más exclusivos” (MB C220 CDI, Mini Paceman, Porsche Cayman, Lexus GS 450 y MB CLA) y 15 más “normales” (Peugeot 2008, Toyota Avensis, Ford Fiesta ST, etc.) creo que las cifras hablan por si solas, no??

          Por cierto Pepe Giménez aprovecho para decir, que las pruebas de los coches normales están muy bien, porque para ser francos, yo no puedo permitirme comprar un MB, un BMW o Lexus, pero me vendrán de fábula a la hora de pensar en comprarme un Ford, un Citroen, Renault o cualquier otra cosilla más modesta.

        • Patek

          Lo de la distribución “más adecuada” en la teoría dista de serlo en la práctica. Una vez asumido el modo de empleo de un 911 y su motricidad increible, el Cayman en comparación se siente ligero pero menos demoledor, noble e implacable. A igualdad de manos siempre irás más rápido con un 911, y su palmarés inigualable en competición termina de refrendar esto. Digamos que se trata de un Martini frente al Vega Sicilia.

          • Paco

            Disculpame Patek, pero yo sigo pensando en que la distribución del Cayman es mucho mejor que la del 911, por supuesto que Porsche no la ha evolucionado (ni creo que lo haga nunca) por eso como bien dices el 911 es más demoledor, noble e impecable.

            En cuanto al tema de competición creo que ocurre lo mismo, mientras el todopoderoso 911 siga utilizándose para estos menesteres nunca se le dará cancha el Cayman para hacer notar su valía.

            Por lo que tengo entendido de gente que tiene o ha tenido el Cayman, el nuevo apenas ha evolucionado en cuanto a cómo se siente y en efectividad, en cambio el 911 siempre da un paso adelante!!

            • Patek

              Nada impide a equipos privados hacerse con un Cayman pero nadie se resiste al 911. El hecho de que un GT2 RS de serie haga mejores tiempos en el Nurburgring que un GT-R o un 458 Italia o una vista a las entrañas del nuevo RSR demuestra que la base del 911 tiene un potencial casi infinito y que no se trata de ‘sabotear’ al benjamín para dar una imagen de falsa superioridad.

              • Paco

                Ese es el problema, que por la diferencia de precios es más rentable comprar un 911, que es una base muy probada, impecable y encima tienes una lista casi infinita de repuestos y aftermarket para hacer lo que imagines.

                El Cayman no ha sido creado para circuito si no para ser un deportivo más aseguible que el 911 y que no le quite ventas al rey de la casa.

                Yo me pregunto una cosa ¿es realmente una base tan mala que apenas se les ve compitiendo?

      • jon goñi

        Estamos locos un cayman para pobres????? sera para menos ricos jajjajajaj. Ojala algun dia llege yo a poder comprar uno de estos jajajajaja.

        • Patek

          En efecto. Ese tipo de coletilla siempre me ha resultado de lo más irritante, ya sea aplicado al Cayman o a tantos otros coches (LR Discovery > Range del pobre, Jaguar XKR > Aston del pobre, CLA > CLS del pobre, etc.) ¿Dónde está el límite? También podríamos decier que un Aston Vanquish es el Veyron del pobre. Absurdo, sobre todo teniendo en cuenta que nada impide a un rico tener un XKR o un Cayman, aunque sea para la parienta o su hija mayor.

      • nombre

        el cayman es el porsche que hay que comprar. es mucho que el 911.

      Toda la información que necesitas sobre el modelo Porsche Cayman: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.