La industria del automóvil europea se la juega en Rusia. En 2020 será el quinto mercado más importante del mundo

 |  @davidvillarreal  | 

Todos quieren estar en China. El Gigante Asiático ha animado a todos los fabricantes, especialmente los europeos, a diseñar una gama de automóviles con modelos que en cierta medida han sido pensados para arrasar en China. Por si no fuera poco, han multiplicado su volumen de exportaciones y en la mayoría de los casos se han aliado con los fabricantes locales, atendiendo a los requisitos fuertemente proteccionistas de las autoridades chinas, para poder fabricar sus productos en este país.

Pero de un tiempo a esta parte Rusia se ha convertido en la nueva China. Evidentemente sus perspectivas y su volumen de ventas no será tan elevado y hasta exagerado como el de sus vecinos del sur. Pero de cumplirse las expectativas, en 2020 podría alcanzarse un volumen de ventas anual superior a los 4,4 millones de coches, lo que les situaría en el quinto puesto del ranking mundial tras China, Estados Unidos, India y Brasil.

Según los analistas el mercado automovilístico en Rusia crecerá a un ritmo anual de un 6%. En 2012 se rozaron los tres millones de automóviles matriculados. En 2020 un 65% de las ventas mundiales se habrán producido en regiones que aún hoy en día seguimos considerando como “países emergentes”.

Se espera que el mercado ruso crezca anualmente un 6% hasta 2020, año en el que Rusia ya sería el quinto mercado mundial tras China, Estados Unidos, India y Brasil.

El de Rusia es un mercado muy peculiar, pero por suerte para los fabricantes extranjeros no tan proteccionista como China. Como consecuencia resulta necesario pensar en una gama con guiños al cliente ruso. En una nación en la que AvtoVAZ domina con gran autoridad el mercado, es imprescindible contar con productos que a este lado del continente consideraríamos de bajo coste, pero también deportivos y berlinas de gama alta para satisfacer al sector más adinerado del país.

Recientemente ya os hablábamos del caso Renault-Nissan y AvtoVAZ. La alianza francojaponesa se había propuesto asaltar Rusia con un proyecto muy prometedor que empezó por compartir plataformas y tecnologías, creció con la participación mayoritaria de Renault-Nissan en AvtoVAZ (un 67,13% de las participaciones) y se culminaba recientemente con la presidencia del consejo de dirección de Carlos Ghosn.

Según la consultora que pronostica este crecimiento para Rusia, Boston Consulting Group, el problema de un crecimiento tan elevado de las ventas de automóviles llegará con el elevado número de importaciones que se producirán. Rusia necesita más fábricas y una mayor producción local, pero sobre todo mejorar la tecnología de sus factorías para competir con el resto de Europa y contar con un suministro directo de piezas y repuestos. En este sentido países como Brasil o China están muy avanzados respecto a Rusia.

Fuente: Autonews
En Diariomotor: Renault se frota las manos y aguarda el éxito de sus movimientos en Rusia | Seat confirma su entrada en China y Rusia, y cuatro estrenos en el próximo año

Lee a continuación: Lada Granta, aires de renovación también para el “low cost” ruso

Ver todos los comentarios 0