Fisker Automotive despierta interés entre inversores chinos y alemanes

 |  @davidvillarreal  | 

Aún albergamos esperanzas en que se produzca la recuperación de Fisker Automotive y el reinicio de la producción del Fisker Karma. La prometedora marca fundada por Henrik Fisker, el que en su día liderase el diseño de Aston Martin o incluso de la carrocería del propio BMW Z8, no fabrica un solo automóvil desde hace un año y no nos consta que la situación se vaya a remediar, al menos a corto plazo. A la pérdida de su único proveedor de baterías, A123 Systems Inc, tuvimos que sumarle la congelación de los préstamos del Departamento de la Energía de los Estados Unidos, la principal fuente de liquidez de la marca.

Henrik ya no preside la empresa que lleva su propio apellido y la recuperación de Fisker Automotive está condicionada a encontrar un inversor que la adquiera y se haga cargo de las deudas que aún conserva con la administración estadounidense, deudas que incluso llegaron a poner en un aprieto al propio Obama. Pero a día de hoy Fisker Automotive ya tiene “novias” que estarían dispuestas a negociar la cantidad por la cual se harán con el negocio de la marca y también el monto de lo adeudado que tendrán que devolver.

El inversor que se haga cargo de Fisker Automotive no solo tendrá que pagar la cantidad que ponga sobre la mesa en la puja, sino también íntegramente (o una parte importante) de los 192 millones de dólares adeudados con el Departamento de la Energía de los Estados Unidos.

La salvación podría llegar de China, del grupo de inversores Wanxiang Group, los mismos que se hicieron cargo del proveedor de baterías A123 Systems Inc. y que ahora se llama B456 Systems Inc. Esta solución sería como mínimo controvertida. Pensemos que Fisker Automotive, que recibió jugosos préstamos de los Estados Unidos para fabricar en casa, podría acabar en manos de una empresa china. Por otro lado Wangxiang tendría que estar dispuesto a pagar los 192 millones de dólares que aún adeuda al Departamento de la Energía, aunque la hipótesis que se baraja actualmente es que se podría llegar a un acuerdo para que esa cantidad se vea reducida ligeramente.

Por otro lado tenemos a Fritz Nols AG, un grupo de inversores alemanes que salía a la palestra la semana pasada anunciando que ya habrían propuesto una solución para Fisker Automotive. Según publicaba la revista alemana Autobild.de, la oferta que habría puesto sobre la mesa el inversor alemán sería de 25 millones de dólares. Aunque parezca ridícula, esta cantidad no es nada desdeñable si tenemos en cuenta que habría que sumar los otros 192 millones adeudados.

¿Habrá un feliz desenlace en el culebrón de Fisker Automotive? Muy pronto lo sabremos.

Cronología de Fisker Automotive en Diariomotor y Tecmovia

Fuente: Autobild.de | Wall Street Journal

Lee a continuación: ¿Último año de crisis para el sector automovilístico en Europa?