Bulgaria busca hueco en el sector del automóvil tras la entrada productiva de Great Wall Motors

 |  @sergioalvarez88  | 

Great Wall Motors (GWM) es uno de los fabricantes chinos con mayor proyección internacional en estos momentos. GWM vende sus coches en casi todos los mercados asiáticos, África, algunos países de Sudamérica, Turquía y Rusia. Hasta ahora no había puesto un pie en Europa, pero ha abierto recientemente una fábrica en Bulgaria. En sus instalaciones de Lavoch produce varios de sus modelos para mercados de Europa del Este, con la intención de usar la cercanía a Europa Central como punta de lanza de su expansión europea.

Pienso personalmente que los mercados de Europa Central y Occidental no estamos aún preparados para recibir a los coches chinos, aunque hay que reconocer que Qoros ha sentado un precedente con sus cinco estrellas EuroNCAP para su berlina. He podido catar brevemente algunos de los productos de GWM, como el Voleex C30 y no parecen malos productos, pero están lejos del estándar que esperamos en Europa. La fábrica de Great Wall en Bulgaria tiene una capacidad anual de 50.000 unidades, extensible a 70.000 unidades.

Actualmente, la fábrica ensambla la pick-up Steed con kits procedentes de China, así como otros vehículos, como el utilitario Voleex C10. Varios de los modelos de Great Wall se venden en pequeñas cantidades a través de distribuidores en Italia y Reino Unido. Curiosamente, Great Wall ofrece motores turbodiésel en varios de los modelos que vende en Europa, lo que significa que tendrían una gran ventaja de mejorar su calidad y ser aceptados ampliamente. Y en esta potencial expansión futura es donde Bulgaria quiere jugar un papel clave.

Bulgaria es y ha sido un país de gran tradición en industria básica, y quiere establecerse como una referencia en el sector del automóvil. Algunas fábricas de componentes ya se han establecido en el ex-satélite soviético, aprovechándose de la experiencia del país en fabricación de cables y componentes hidráulicos, por ejemplo. La proximidad del país a los mercados europeos y el marco regulatorio de la Unión Europea – y su correspondiente inyección de fondos estructurales – ayudarían a este gran objetivo.

No obstante, aún siendo un país económicamente estable, con bajo impuesto de sociedades y buenos indicadores macroeconómicos, aún adolece de cierta falta de seguridad jurídica y unas instituciones mejorables, herencia de los tiempos del “telón de acero”. Con todo, el país parece situado en la senda adecuada y este año celebrará sus primeras conferencias sobre la industria del automóvil, con ponentes de Mercedes, BMW y Hyundai, entre otros.

Fuente: Automotive News
En Diariomotor: China ya está aquí: el Qoros 3 Sedan obtiene 5 estrellas Euroncap | ¿Qué hace este Shuanghuan CEO en Madrid?

Lee a continuación: Volkswagen pierde casi 5 millones de euros en cada Bugatti Veyron fabricado

  • AB

    Pues si ha abierto una fábrica en Bulgaria no creo que sea para volver a mandar los coches a China…