Holden anuncia el fin de sus operaciones en Australia y Toyota podría seguir su mismo camino

 |  @vfdezd  | 

La caída de ventas y la reducción de la producción de coches ha provocado que países como España, Francia, Bélgica o Italia hayan temblado ante las restructuraciones que muchos fabricantes han realizado en sus cadenas de montaje, pero esas situaciones no tienen nada que ver con la agonizante situación que está viviendo Australia. La caída de la producción y las particularidades del mercado han puesto en jaque a toda la industria automovilística australiana.

Hace unos días os adelantabamos que se rumoreaba con el cierre de Holden por parte de General Motors. El gigante estadounidense, tras anunciar la desaparición de Chevrolet en Europa, confirmó el pasado día 11 de diciembre que pondrá punto y final a la producción de coches de la marca Holden en Australia a finales de 2017. De esta forma, Holden finalizará la fabricación de coches tras más de un siglo produciendo vehículos. Se trata también de un cierre histórico para General Motors puesto que posee Holden desde 1931.


Mi compañero Sergio nos explicaba perfectamente algunas de las razones por las cuales la situación ha llegado a este punto. General Motors añade ahora nuevas justificaciones a la medida al puntualizar que esta decisión se debe a “la fortaleza del dólar australiano, el alto coste de producción, el reducido tamaño de mercado australiano y su excesiva fragmentación”.

La fábrica de Holden situada en la ciudad australiana de Elizabeth será clausurada, afectando a un total de 1.600 empleados. Además, afectará a 1.300 personas basadas en el Estado de Victoria, donde está la sede de Holden. En total, según GM esta medida afectará a 2.900 empleados pero ahí no se incluyen todos los puestos indirectos asociados. Los rumores previos al anuncio oficial puntualizaban que hasta 50.000 personas podrían verse afectadas.

Ford ya anunció en mayo que cerraba su fábrica de coches en Australia y y ahora es Holden la que sigue el mismo camino. Por si esto fuera poco, Toyota ya ha dejado claro que puede seguir el mismo camino que ambas marcas ante las escasas perspectivas de rentabilidad que ven. En 2014 anunciarán si continúan en el país o abandonan también la producción de coches allí.


En el caso de Ford, y Toyota si se consumara, las marcas seguirán presentes el país mediante la importación de modelos fabricados en otros países, pero Holden sólo tiene plantas en Australia por lo que esto supone el fin definitivo de esta marca. Seguirán fabricando recambios para Australia y Nueva Zelanda más allá de 2017 pero el espíritu de Holden se apagará en el momento que cierren las puertas de la fábrica en Elizabeth.

Fuente: General Motors
En Diariomotor: Réquiem por el Ford Falcon: Australia dejará de producir Ford | General Motors podría echar el cierre en Holden para 2016

  • .Motorhome.

    Esto es lo que pasa cuando se dejan de comprar coches producidos en tu país. Perdidas de empleo, y de marca, casi tres mil empleados afectados.
    Además donde haber países, donde la mano de obra es mucho más barata, China, Corea, Paises del Este, Brasil. Todavía hay gente que se queja, que en Europa, solo se compran coches europeos…

    • X 2.0

      Totalmente de acuerdo contigo.

    • xingular

      Un diez y gran aplauso para tí. Como no podía ser de otra forma.

      Todavía hay que soportar a los cuelga intercoolers en posters con los cuentecidos de las marcas de fuera.

  • X 2.0

    Una pena, se pierde la identidad automovilistica de Australia en favor de una competencia, que aunque en un principio venga con precios muy competitivos, con el tiempo resultarán igual o mas caros que los modelos producidos en el país.

  • AB

    Australia es enorme… pero casi deshabitada para su tamaño. Poco más de 20 milones de habitantes, menos de la mitad que España (47 millones) o Corea del Sur (49 millones). Pocos, como le ha pasado a Suecia (9 millones), para sostener una industria automovilística autóctona en la era de la globalización. Si a eso le añades que las factorías son de propiedad americana (con modelos de gestión, si juzgamos por los últimos resultados, bastante discutibles) y no hacen más que adaptar modelos específicos para el mercado doméstico con (que yo sepa) nula exportación a otros países, el resultado, más pronto que tarde, está cantado.

  • ADN

    Es una pena, pero ¿De verdad tienen que desaparecer la marca?, no pueden venderla o algo similar?

    Con ello se perdería mucho del legado automovilístico de Australia. Coches como el actual Camaro, el Cadillac CTS deben su existencia gracias a lo que Holden ha logrado.