CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Híbridos

3 MIN

¿Problemas en Toyota para mejorar consumos con el nuevo Prius?

David Clavero | @ClaveroD | 30 Jun 2014

Toyota planeaba comenzar la producción de la cuarta generación del Toyota Prius a comienzos de 2015, sin embargo estas fechas se han visto modificadas, dejando la entrada en producción del nuevo Prius para Diciembre de 2015 según las últimas informaciones hechas públicas. Esta modificación en el calendario obligará a esperar hasta mediados de 2016 para ver al nuevo Toyota Prius en Europa, no siendo hasta finales de 2016, o principios de 2017, cuando conozcamos la variante híbrida enchufable de la que tanto se espera pero, ¿Qué ha obligado a Toyota a retrasar la producción de su modelo estrella?

El gran reto de reducir consumos en cada nueva generación

La cuarta generación del Toyota Prius pretende ofrecer un importante salto cualitativo. Un salto que respondería a la escalada tecnológica de todos esos fabricantes que pretenden asaltar el trono de Toyota, y a la importante mejora que están sufriendo las mecánicas convencionales en términos de eficiencia. Aunque se esperan grandes cambios en diseño, calidades y planteamiento, el nuevo Toyota Prius promete volver a marcar diferencias en tecnología de propulsión.

El gran objetivo del nuevo Toyota Prius es ofrecer un 10% de mejora en eficiencia con respecto al Prius III. Sin duda un objetivo muy ambicioso que, según apuntan fuentes del propio fabricante, parece estar detrás de este retraso de última hora. El empleo de una nueva plataforma modular, el uso de nuevos materiales para conseguir un ahorro de peso de hasta el 20%, un importante trabajo en el plano aerodinámico y una nueva evolución de la mecánica híbrida, no habrían alcanzado los objetivos impuestos por Toyota, necesitando algo más de tiempo para conseguir que todas esas mejoras y novedades casen a la perfección.

El gran reto de Toyota está en conseguir que todas las mejoras consigan un resultado global satisfactorio. Llegados a este nivel de compromiso con la eficiencia, las grandes ganancias no existen, por lo que se hace obligatorio mejorar cada mínimo detalle para hablar de mejoras ínfimas, pero que en su conjunto sí puedan firmar una eficiencia un 10% superior.

El nuevo propulsor gasolina alcanzará una eficiencia térmica del 40%, 38,5% en el Prius III, mientras que todo el grupo electrónico encargado de la gestión del sistema híbrido, recibirá una contundente puesta al día para limitar las pérdidas por calor, posibilitando así prescindir de sistema de refrigeración, reduciendo peso y ocupando un menor espacio.

Fuente: AutomotiveNews
En Diariomotor: Nuevo Toyota Prius ¿Dónde y por qué mejorá el híbrido por excelencia? | Toyota Prius Plug-In Hybrid, a prueba: la tecnología híbrida enchufable a examen