Porsche se estrena, con honores, en EuroNCAP. ¿Por qué EuroNCAP no prueba más deportivos y coches de lujo?

 |  @davidvillarreal  | 

¿Por qué no es muy habitual que EuroNCAP ponga a prueba a muchos deportivos o vehículos de lujo? No se trata de que marcas como Ferrari o Porsche no tengan la suficientemente confianza en que sus modelos puedan superar las pruebas que realiza EuroNCAP, sino más bien un tema económico. Porsche acaba de estrenarse en EuroNCAP con su primera prueba. Y ya hemos visto como el Porsche Macan no ha tenido ningún problema para alcanzar las cinco estrellas. ¿Pero por qué no habíamos visto hasta ahora ningún crash test de EuroNCAP sobre modelos importantes para Porsche como el Cayenne o el Panamera?

Para empezar debemos entender la filosofía y las raíces de EuroNCAP. Este organismo nacía a iniciativa del Departamento de Transportes del Reino Unido, aunque a día de hoy es legalmente una Asociación Internacional registrada bajo la jurisdicción belga. Eso quiere decir, en resumidas cuentas, que EuroNCAP es una asociación independiente de fabricantes y gobiernos, lo que no quita que su financiación provenga de toda una serie de socios y asociaciones automóvilísticas nacionales, y de los propios gobiernos que impulsan su funcionamiento. Pero, ¿quién paga cada coche que EuroNCAP adquiere para realizar un crash test?

¿Cómo funciona la elección de candidatos a crash test de EuroNCAP?

EuroNCAP procura que los automóviles más importantes en Europa estén representados en sus pruebas, aunque eso implique que la financiación de la prueba y los coches de los crash test recaiga en la propia organización.

La elección de los coches que pasarán por su protocolo de pruebas no es aleatoria, ni tampoco puede cubrir el mercado al completo. EuroNCAP procura que los vehículos más importantes sean analizados en su centro de pruebas y eso significa que, a menudo, EuroNCAP es la responsable de adquirir cada vehículo. Un automóvil puede ser importante por diferentes razones, por el volumen de ventas que represente en todo el continente o incluso por la relevancia que pueda tener dentro de alguno de los países que financian el proyecto. EuroNCAP goza de fondos procedentes de Alemania, Francia, Suecia, Países Bajos, Luxemburgo y la Generalitat de Cataluña, también de organizaciones tan importantes como el ADAC alemán o la FIA.

Pero la elección de un modelo para sus pruebas no siempre se basa únicamente en los criterios que emplea EuroNCAP para considerar que un modelo es más importante que otro en Europa, y por lo tanto es necesario invertir los recursos necesarios en ponerlo a prueba y finalmente estrellarlo. A veces, uno de los miembros de EuroNCAP, ya sea una organización o un país, puede financiar la prueba de un modelo determinado que consideren sea importante dentro de su territorio.

El fabricante puede patrocinar su propia prueba EuroNCAP

[video_adspot]https://www.youtube.com/watch?v=2CC2TIqtWCE[/video_adspot]

Cualquier marca puede solicitar a EuroNCAP la prueba de uno de sus modelos, pero en este caso sería la propia marca la que financiaría el crash test.

Desconocemos exactamente quién ha financiado la prueba del Porsche Macan, no es un dato que EuroNCAP nos facilite. Lo que sí sabemos es que EuroNCAP también admite que sea la propia marca la que financie las pruebas y los crash tests de sus coches. De esta forma cualquier marca que quisiera que se dieran a conocer sus resultados EuroNCAP, no tendría más que solicitar a esta asociación la prueba y financiarla proporcionando, evidentemente, los coches que sean necesarios. Dada su independencia, EuroNCAP aclara que los resultados que ofrecen siempre serán imparciales y que no dependen de que la marca haya financiado (o no) la prueba.

EuroNCAP asegura que la procedencia de los vehículos no siempre es la misma, con lo cual entendemos que a menudo realizan adquisiciones anónimas, pero sí que en todos los casos se aseguran de que el proceso de producción del vehículo que prueban sea el estándar, es decir, que la unidad que se enfrente a un crash test no esté “trucada” para resistir mejor los impactos.

EuroNCAP no proporciona más detalle de qué marcas contribuyen financiando más pruebas y qué marcas apenas contribuyen, pero según reconocen, habría de todo.

¿Por qué EuroNCAP no había elegido ningún Porsche para sus pruebas hasta ahora? Sencillamente porque las pruebas hubieran sido muy caras y su volumen de ventas no es suficientemente relevante como para que sus modelos hubieran sido considerados como prioritarios.

¿Por qué Porsche no había ofrecido sus coches a EuroNCAP hasta ahora? Imaginamos que por el mero hecho de que el coste de las pruebas no justifique el retorno. ¿Alguien va a dudar de la seguridad de un Porsche? ¿Algún cliente va a convencerse de la adquisición de un Porsche porque haya logrado cinco estrellas EuroNCAP?

¿Por qué ahora sí? No sabemos exactamente si habrá sido Porsche la que haya solicitado la prueba, o directamente EuroNCAP o uno de sus miembros, quienes la hayan organizado. En cualquier caso todo apunta a que el Porsche Macan será a partir de ahora el modelo más popular de la marca de Stuttgart y su volumen de ventas será superior al de muchos otros que ya han pasado por las pruebas EuroNCAP. EuroNCAP ya ha realizado pruebas de modelos que no son muy comunes, como el Infiniti Q50, el Lexus GS o el Maserati Ghibli.

El Porsche Macan, por cierto, no solo ha conseguido la máxima calificación de EuroNCAP, las cinco estrellas, sino también unos resultados excelentes en protección de adultos (88%), de niños (87%) y algunas carencias en protección de peatones (60%), por su naturaleza SUV.

Fuente: EuroNCAP
En Diariomotor: La prueba del Alce se le atraganta al nuevo Porsche Macan

Lee a continuación: Porsche Macan Turbo por TechArt: 450 cv y una nueva vuelta de tuerca estética

Solicita tu oferta desde 69.195 €
  • patagon

    era obvio que saldría bien si detras de ese traje porsche existe una plataforma compartida mas que probada por volkswagen, “y ese porsche es un audi”