Peugeot 508 2015, a prueba: el gran reto del sedán generalista

 |  @davidvillarreal  | 

Qué difícil lo tiene una berlina generalista para sobrevivir, como este renovado Peugeot 508. El grueso del mercado – en realidad el 50% en Europa – está dominado por las premium, Audi, BMW y Mercedes-Benz hacen su mejor negocio con productos con solera y renombre. Para más inri, la competencia siempre está en casa. El sedán perdió terreno con el monovolumen, y el SUV amenaza con ser la puntilla que acabe de una vez por todos con la berlina de tres cuerpos. Con este panorama adverso decidimos organizar esta prueba del nuevo Peugeot 508 2015 y nos preguntamos, ¿será esta la berlina que te permita gozar un cochazo – con todas las letras – y ahorrarte un buen dinero por el camino al elegirlo frente a un premium?

Las premium dominan el mercado de las berlinas, aún así, es una categoría muy popular en Europa en la que sus derivados familiares de cinco puertas representan más de la mitad del total de las ventas.

El tema tiene mucha miga. En un momento en que la competencia crece y mejora, sobre todo a tenor del lanzamiento del Ford Mondeo 2015, el Peugeot 508 se actualiza para tratar de convencernos de que sigue siendo una apuesta segura.

¿Por qué sigue abogando Peugeot por este segmento? Muy sencillo. Esta marca tradicionalmente ha creado buenas berlinas y en Europa este segmento tiene un mercado de 1.500.000 vehículos, de los cuales el 55% son familiares. Otro dato que quizás te interesa saber es que el mercado chino representa actualmente un 36% de las ventas del 508.

Una buena berlina no solo tiene que serlo, sino también parecerlo. El diseño y la distinción es primordial, y con eso este Peugeot 508 no tiene ningún problema.

Antes de seguir os recordaremos que el Peugeot 508 está disponible con tres carrocerías. Te lo puedes llevar en cuatro puertas, tal y como lo hemos probado nosotros, pero también en versión familiar, el Peugeot 508 SW que supone – según precio de tarifa – 1.100€ más. También te lo puedes llevar en versión familiar campera, el Peugeot 508 RXH, que además se erige como una versión con un halo más premium, en tanto arranca en 36.950€ y viene equipado con casi todo el equipamiento disponible. Aunque el 508 RXH se comercializaba hasta hace poco con una única mecánica híbrida, por primera vez podremos adquirirlo con un motor diésel convencional de 180 CV.

Una buena berlina no solo tiene que serlo, sino también parecerlo. Quizás sea de perogrullo, pero para competir con los premium el Peugeot 508 necesitaba ser un sedán con buen porte y elegancia. Y no es que ya no lo tuviera, pero sí que los retoques que ha experimentado, especialmente en su frontal, eran necesarios para actualizar su imagen y mejorar esa sensación de calidad percibida que sus clientes querrán hallar en él. Aunque no hablemos de una renovación total, sino de una actualización a medio ciclo de su vida comercial, el 508 ha crecido 38 milímetros con estos cambios.

Miremos con detenimiento a su frontal. Su parrilla delantera es ahora más vertical y estilizada, el león de Peugeot se ha enmarcado en el centro y el marco cromado cuenta con el emblema de Peugeot en la arista que delimita la posición del capó. La integración de los antiniebla también se ha modificado para acoger a un nuevo sistema de iluminación diurna. Los faros también han cambiado su silueta y su tecnología, pero de ellos os hablaremos más adelante.

Los pilotos traseros, a modo de superficies iluminadas mediante LED, son un buen detalle de estilo y modernidad.

En la zaga del nuevo Peugeot 508 2015 me quedaré con uno de mis detalles favoritos, el diseño de los pilotos traseros. La iluminación de posición y freno, que utiliza un total de 72 LED, forma unas siluetas en forma de garras de león con una iluminación homogénea, a diferencia de los pilotos LED tradicionales en los que se aprecia la posición de cada diodo. La sensación visual que produce este sistema es realmente satisfactoria.

El Peugeot 508 ha ganado un equipo de entretenimiento mejorado, pero los botones físicos siguen presentes y no han perdido terreno con la mejora de su pantalla táctil.

Al subir a bordo te sigues percatando de cómo Peugeot ha intentado trabajar especialmente en el punto de la calidad percibida. Los materiales convencen y han mejorado. La consola central apenas habría cambiado, si no fuera por la incorporación de un equipo de entretenimiento y navegación basado en pantalla táctil de 7 pulgadas. La tendencia de Peugeot y Citroën es cada vez más proclive a hacer que estos sistemas sustituyan a los botones físicos, los de toda la vida, pero en este Peugeot 508 siguen presentes.

El equipo de entretenimiento del Peugeot 508 también contará con la posibilidad de incorporar Connect Apps, para gozar de su conectividad y de servicios como guía Michelin, Tripadvisor y Coyote.

El problema, porque siempre hay algún problema, que para gozar de esta pantalla táctil tendremos que decantarnos por un acabado Allure, como mínimo, que es superior a Access y Active, las líneas de acceso a la gama 508. Peugeot ha resuelto su ausencia en estas líneas con una pequeña pantalla LCD y un pequeño receptáculo para unas monedas o unas tarjetas en el espacio restante.

Por absurdo que te parezca ya me sorprende subirme a un Peugeot y no encontrarme con el cuadro de mandos por encima de un volante realmente pequeño. El volante del Peugeot 508 tiene el tamaño idóneo y el cuadro de mandos está donde esperas encontrártelo, situado para que podamos visualizar la información por el interior del radio del volante. ¿Pro o contra? Personalmente me he sentido cómodo con el sistema y la posición del volante que emplean 208, 308 y 2008, pero también soy consciente de que no todos los conductores se sienten tan cómodos como yo con este sistema.

A falta de cuadro de mandos de tipo “Head Up”, el Peugeot 508 ha estrenado un verdadero Head-Up Display, uno que proyecta nuestra velocidad y las indicaciones del navegador en el parabrisas. Un buen detalle, sin duda. Una vez más, este sistema solo estará disponible a partir de la versión Allure, que a nuestro juicio es la mínima recomendable para gozar de un 508 bien equipado.

El Peugeot 508 es una berlina cómoda y espaciosa, especialmente en sus plazas traseras que gozan de espacio muy holgado para las piernas y la cabeza de dos pasajeros adultos, y la posibilidad de un tercero, aunque no tan cómodo, en la plaza trasera central.

El volumen de carga del Peugeot 508 es de 515 litros hasta la bandeja, 958 litros si abatimos asientos. En el familiar el espacio crece ligeramente hasta 550 litros, 677 litros hasta el techo y 1.598 litros abatiendo asientos.

El Peugeot 508 también estrena faros LED completos. Personalmente me sigue costando encontrar unos faros LED que lleguen a convencerme, a aportarme tanta confianza en la conducción nocturna como los faros de xenon, en algunos casos incluso como los faros halógenos. Los del 508 no me desagradan del todo, la iluminación es un tanto fría y el alcance y la claridad correcta, además cuentan con un sistema automático para conectar y desconectar la iluminación de largo alcance.

En Diariomotor: Peugeot 508 2015: las 4 novedades más importantes de este lavado de cara

Lee a continuación: El Peugeot 508, 508 SW y 508 RXH 2015 en vídeo

El Peugeot 508 es una berlina de tamaño grande, disponible en versión de 5 puertas. Su tamaño ha disminuido respecto a la generación anterior y añade un práctico portón para mejorar el acceso al maletero.

  • Wilfredo

    Una gran alternativa este 508. Me dio muy buena impresión la calidad que tiene, para competir hoy en día en este segmento tienes que ofrecer un muy buen producto y este lo es.

  • ADN

    En la foto de las plazas posteriores de ve un espacio diminuto para las piernas. No se si es por que la foto esta tomada a ras del asiento, o por que está girada unos 45 grados, n o se si será por que los asientos delanteros están echados hacia atrás, pero la disitancia de la banqueta a la consola central igualmente se ve cortísima.

  • José Manuel Márquez

    Me parecen destacables un par de detalles del 508 que no se han mencionado; por un lado el climatizador de 4 zonas (nada habitual en una berlina de segmento D) y por otro, el útil indicador de temperatura del aceite en el completísimo cuadro de instrumentos que trae.
    Me gusta bastante este 508, transmite la impresión de ser un gran coche, por dentro y por fuera.

    • El climatizador de cuatro zonas es realmente interesante, sí. Es opcional por 423€ en línea Allure. En el siguiente artículo os detallaré el equipamiento, porque hay cuestiones muy interesantes que hay que ver en más detalle.

  • Jose

    No puedo con este vehículo…… No tiene ni una linea limpia de diseño que destile algo de “gracia” tanto interior como exteriormente aunque busques con lupa. Tremendo…..

  • Creo que merece una mención especial, como bien dicen al indicador de temperatura de aceite, un desaparecido en los coches actuales, junto con el indicador de temperatura del agua, del que cada vez más fabricantes prescinden.

  • Walter Röhrl

    Sigue sin ser una alternativa a las berlinas premium. Máxime si se elige , como recomienda David Villareal, el acabado Allure, con lo que la diferencia de precio se difumina entre un 508 bien equipado, y uno premium con equipamiento justo; cuestión de gustos, pero todos sabemos lo que elige el público.

El Peugeot 508 es una berlina de tamaño grande, disponible en versión de 5 puertas. Su tamaño ha disminuido respecto a la generación anterior y añade un práctico portón para mejorar el acceso al maletero.