Los tiempos cambian: potencia diésel de cuatro cilindros para las pequeñas pick-up de General Motors

 |  @sergioalvarez88  | 

Los tiempos desde luego están cambiando. Hace apenas dos años que General Motors lanzaba las Chevrolet Colorado y GMC Canyon. Se trata de pick-ups medias, de tamaño comparable a una Toyota Hilux. No obstante, son pequeñas en comparación con las Ford F-150 o Chevrolet Silverado, estándar de pick-up full-size en Estados Unidos. Y ahora, por primera vez en posiblemente su historia, el diésel también llega a las Colorado y Canyon, en forma de un 2.8 de cuatro cilindros, un Duramax turbodiésel de 181 CV.

Con el motor diésel, son 3.730 dólares más caras que equipadas con el 3.6 V6 de 310 CV.

Este propulsor pertenece a la familia de propulsores globales de General Motors, y ya había sido estrenado por las Colorado destinadas al mercado latinoamericano – mucho más enfocadas al trabajo que al ocio, al contrario que sus contrapartes estadounidenses. Según Chevrolet, se ha sometido a este propulsor a una serie de pruebas de fiabilidad y validación final que lo elevan a la categoría de Duramax, compartida con el gigantesco 6.6 V8 turbodiésel de las Chevrolet Silverado/GMC Sierra 2500/3500.

El motor desarolla 181 CV y mediante un turbocompresor de geometría variable produce un sanísimo par motor de 500 Nm a sólamente 2.000 rpm. Se asocia exclusivamente a una caja de cambios automática de seis relaciones Hydra-Matic 6L50, con un péndulo de compensación hidráulica que limita enormemente las vibraciones transmitidas al habitáculo. Con esta combinación de motor, caja de cambios y tracción trasera, las Chevrolet Colorado y GMC Canyon son capaces de remolcar hasta 3.492 kilos, cifra líder en su segmento.

Es capaz de remolcar más peso que las versiones tope de gama equipdas con el motor de seis cilindros.

Su diferencial trasero cuenta con bloqueo automático, y en las versiones de tracción total, es de serie una reductora de dos relaciones. Estas máquinas son todoterrenos capaces y con semejantes dosis de par motor, creo que se convertirán en las favoritas de muchos conductores. Todas las Colorado/Canyon equipadas con el paquete de remolque Z82, que además de un robusto anclaje cuenta con un control electrónico de frenado para el remolque. También dispone de serie de un freno de escape automático.

Esto es una novedad en el segmento: es una solución aplicada en los full-size diésel y grandes vehículos comerciales, bloqueando parcialmente el flujo de escape y reduciendo la velocidad del motor. Es un freno motor de gran calibre, fundamentalmente. En cuanto a consumos, no hay cifras oficiales, pero se espera un consumo homologado en autopista de en torno a los 7,5-8 l/100 km. El motor es compatible con biodiésel B20 y usa una EGR refrigerada para cumplir las normativas antiemisiones de EE.UU.

Ahora está por ver si el mundo de la pick-up mediana acepta este propulsor. Yo me inclino hacia el sí, especialmente gracias a su enorme par motor y la alta capacidad de remolque.

Fuente: Chevrolet
En Diariomotor: El Chevrolet Colorado se viste de “Baywatch” | Chevrolet Colorado, así es la nueva pick-up media de Chevrolet para Estados Unidos

2016 Chevrolet Colorado 2.8L Duramax Turbo Diesel

Lee a continuación: Una cara más enfadada para el 2016 Chevrolet Silverado

  • Walter Röhrl

    Sinceramente, en ese mercado, y atendiendo a la lógica, quien pagará mas de 3000 dolares de sobreprecio por 184cv, en vez de 310, mas suave y gasolina, como gusta alli. Es mi opinion pero dudo mucho que triunfe, por mucho arrastre que consiga.

  • sat

    Esto tiene sentido en Europa, no mucho pero aun asi mas que alli.

  • Ese diésel DURAMAX 2.8, equipa la S10 y la Isuzu DMAX con 200 CV en Latinoámerica, antes tenian 180 CV y la verdad que mucho no me gusta por lo sonoro que es, ni el TDCi Duratorq 3,2 de la Ranger que es un 5 cilindros y con 200 CV reales anda como si fuese que equipa un bloque nafta entrega potencia de baja revoluciones con su caja sexta Powershift anda como una naftera.

  • Almafuerte

    Primero reconciliación con Cuba. Luego pacto nuclear con Irán. Y ahora un pick up con motor diesel de 4 CILINDROS. Es tal cual lo profetizó Nostradamus
    “Cuando las garras del gran águila del norte dejen de aprisionar al eje del mal. Y su voraz apetito termine de malgastar la sangre de la tierra, todos flipareis en colores y algunos pensaréis, ahora tiene mas sentido pensar en importar una a España.”
    Me voy a informar a ver si es economicante viable.