Kia cee’d 2016, a prueba: 1.0 T-GDI (100 y 120 CV) un tricilíndrico que convence

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos días viajábamos hasta Zilina, Eslovaquia, para probar el renovado Kia cee’d. ¿Por qué allí? Aunque esta localidad no sea, ni mucho menos, demasiado conocida en Europa, en ella se encuentra enclavada – desde el año 2006 – la primera fábrica de Kia en Europa. En Zilina se produjeron en 2014 más de 323.000 coches y 493.000 motores, en unas líneas de producción que abastecen a Europa de los modelos cee’d, Sportage y Venga. Un lugar apropiado para catar por primera vez el nuevo Kia cee’d 1.0 T-GDI de 120 CV, un tricilíndrico que tratará de convencerte de que tu próximo Kia utilice un motor de gasolina, y con el que Kia ofrece una respuesta, bastante sólida, a motores como los Ecoboost 1.0 de Ford. ¿Conseguirá el 1.0 T-GDI que renunciemos al diésel?

El motor 1.0 T-GDI es un motor de gasolina, inyección directa, tres cilindros y turbo. Este motor ha sido diseñado en el centro técnico de Kia en Namyang, en Corea del Sur, con el objetivo de ofrecer unas prestaciones adecuadas, pero sobre todo un consumo de combustible muy contenido. Estará disponible en dos niveles de potencia, de 100 CV y 120 CV. Su par máximo es de 172 Nm, independientemente de la versión escogida, y lo alcanza muy abajo, desde las 1.500 rpm hasta las 4.000 rpm.

En cualquier caso, la llegada de este nuevo motor de gasolina no supondrá la retirada del 1.4 MPI de 100 CV, atmosférico. Este último es menos ahorrador en sus consumos, pero también será previsiblemente más barato a la hora de adquirirlo. De hecho, el 1.4 MPI será el motor de acceso a la gama Kia cee’d. Ambos motores cumplirán con la normativa de emisiones Euro VI y sus precios los conoceremos pronto, puesto que su lanzamiento está previsto para este próximo mes de octubre.

La llegada del 1.0 T-GDi no impedirá a Kia seguir comercializando el 1.4 MPI de 100 CV, sin turbo y menos ahorrador en sus consumos.

¿Teniendo a un 1.4 MPI de 100 CV más barato, por qué merece la pena un 1.0 T-GDI? Las diferencias entre ambos motores son importantes. El 1.0 T-GDI es un motor con bastante patada abajo, al menos en su versión de 120 CV, pero a la vez progresivo y lineal. No se un motor que te invite a aproximarte a la zona roja del cuentarrevoluciones, sino que prima que nos movamos en la zona media, por debajo de las 4.000 rpm, con una respuesta muy aceptable.

Aunque los tricilíndricos generen dudas, especialmente en lo concerniente a suavidad o sonido, los últimos motores que hemos probado de estas características nos han sorprendido. El 1.0 T-GDI es un motor suave y confortable, quizás no tanto como el 1.0 Ecoboost de Ford, pero definitivamente no hay un abismo entre uno y otro. Su sonido es agudo, pero no demasiado elevado, ni tampoco molesto. También ayuda que la insonorización y los ajustes del habitáculo de este renovado cee’d – que lo probamos con acabado GT Line – estén a un nivel excelente, entre los mejores del espacio generalista. Kia sigue mejorando en la calidad percibida de sus coches, y eso es algo que se aprecia especialmente en una línea GT Line que se erige como tope de gama.

El rendimiento de los motores 1.0 T-GDI se define sobre todo por esa entrega, contundente abajo, que nos ayuda en recuperaciones, incorporaciones, etcétera. En el 0 a 100 km/h en realidad el 1.4 MPI (12.7 segundos) no es peor que el 1.0 T-GDI de 100 CV (12.8 segundos). Ambos motores están asociados a un cambio manual de seis relaciones.

Independientemente de la potencia escogida, el 1.0 T-GDI no tendrá que pagar Impuesto de Matriculación.

En los recorridos que realizamos, intercalando tramos de carretera con vías de población, hicimos consumos sobre los 6 litros/100 kilómetros. En cualquier caso aún no tenemos una referencia de consumos real y comparable en nuestros escenarios de pruebas habituales. La gran diferencia entre el 1.0 T-GDI y el 1.4 MPI la encontramos en los consumos, de los 6,0 litros/100 kilómetros del 1.4 MPI, el 1.0 T-GDI ha bajado hasta 4,7 litros/100 kilómetros (100 CV) y 4,9 litros/100 kilómetros (120 CV) homologados.

Otro tema interesante es el de las emisiones de CO2. El 1.4 MPI, aunque se situará como el motor más económico de la gama cee’d, estará gravado con un 4,75% en el Impuesto de Matriculación por sus emisiones de CO2 (de 129-138 g/km). El 1.0 T-GDI, en cambio, e independientemente de que escojamos el de 100, o el de 120 CV, estará libre de pagar Impuesto de Matriculación, por sus emisiones de CO2 de 109 y 115 g/km, respectivamente.

Sinceramente, ahora sí, creo que el cliente que busque un Kia cee’d tendrá que plantearse muy seriamente si escoger un motor diésel o de gasolina. El Kia cee’d estará disponible con un motor 1.4 CRDi de 90 CV y un 1.6 CRDi de 136 CV. En cuanto a prestaciones, los 1.0 T-GDI se sitúan entre estos dos diésel, quizás en un equilibrio perfecto para el que busque un compacto apto para ciudad y carretera, sin más pretensiones. Recuerda que el motor más potente sigue siendo el del Kia cee’d GT, que utiliza un 1.6 T-GDI de 204 CV.

Con estos motores turbo entre 100 y 120 CV, cada vez hay menos excusas para escoger un cee’d diésel. Aunque el diésel seguirá siendo el motor más demandado en Europa. Para la próxima vez que nos encontremos con este cee’d 1.0 T-GDI nos proponemos analizar con más detenimiento sus consumos, y para entonces ya conoceremos sus precios definitivos. Pero en principio la única justificación que encontramos para escoger el diésel en estos momentos es precisamente la de recorrer muchos kilómetros, en el orden de decenas de miles de kilómetros cada año, para descartarlo.

En Diariomotor:

Lee a continuación: El renovado Kia cee’d se nos presenta más alemán y eficiente que nunca

Solicita tu oferta desde 12.472 €