Se acabó lo que se daba: Oslo prohibirá los coches en el centro de la ciudad en 2019

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Para luchar contra la contaminación ciudades como Madrid y París están tomando medidas drásticas, respectivamente restringir el tráfico rodado por matrículas en episodios de alta contaminación o prohibir los diésel en 2020. Medidas drásticas que pueden palidecer en comparación a la decisión que ha tomado Oslo. En 2019, la capital de Noruega prohibirá el tráfico rodado en su centro urbano. Un centro urbano que se convertirá en paraíso de peatones, ciclistas y comercios. ¿Qué ocurrirá con los coches?

Varias ciudades europeas tienen ya proyectos piloto en los que prohibirán la circulación de coches por un día.

La actual regencia de la ciudad - compuesta por el Partido Laborista, el Partido Verde y la izquierda socialista - se ha puesto de acuerdo en este plan, enfocado a hacer del centro de Oslo un lugar limpio y accesible para todos. Esta prohibición al tráfico rodado irá acompañada de la creación de 60 km adicionales de carriles bici, así como un enorme espaldarazo al transporte público. La red de autobuses y tranvías - ya realmente buena y avanzada - se ampliará y aumentará su frecuencia para dar cabida al aumento de usuarios.

beneficios-electricos-noruega-03-1440px

El Ayuntamiento también afirma que permitirá el tráfico de vehículos comerciales de abastecimiento, así como los de los servicios municipales obligatorios. También se permitirán los coches de personas minusválidas, y no está claro si algunos taxis eléctricos. Sea como fuere, la peatonalización del centro es la prioridad del Ayuntamiento, y se cree que esto creará un boom de actividad para los negocios de la zona. Los dueños de estos negocios han expresado su preocupación, pero se cree que son temores infundados.

Oslo no es una gran ciudad. Su población total es de unos 600.000 habitantes, al nivel de Zaragoza o Málaga.

El Ayuntamiento de Oslo llevará a cabo experimentos y proyectos piloto para controlar la viabilidad de esta decisión. Una implantación gradual que debería culminar en 2019 y que curiosamente, no debería ser traumática: la mayor parte de los residentes con vehículo propio - unos 350.000 vehículos en total - viven en las afueras de Oslo y no deberían tener problema en adaptarse a un centro peatonalizado y limpio. Es cuestión de espacio, dice la líder del partido verde: "donde cabe un coche aparcado cabrían 15 bicicletas".

oslo-tranvia

Fuente: The Independent
En Diariomotor:

Lee a continuación: ¿Te parece grave el Dieselgate de Volkswagen? Estos cinco escándalos de la industria automovilística te harán palidecer

Ver todos los comentarios 1
  • Jubur

    Si, si, claro, y luego cuando te tengas que llevar tus compras cargado con bolsas 3 ó 4 km hasta tu coche, seguro que vuelves claro, o cuando no puedas acceder con tu coche si vives en el centro, ni siquiera para hacer una mudanza.
    Lógico que los comerciantes recelen, el centro se va a convertir en un buen lugar para pasear, únicamente eso, pasear.
    Entiendo el problema de espacio del centro de las ciudades, pero éstas medidas radicales, a golpe de prohibición y poco inteligentes, siempre van en contra del ciudadano.
    Si lo que persiguen es que el centro de las ciudades se conviertan en desiertos poblacionales van por buen camino, las ciudades deberían facilitar la vida de sus ciudadanos no complicarla y eso se consigue mediante un equilibrio de cosas que nos gustan y cosas que no nos gustan.
    Ojo que es mi opinión, cada cual tendrá la suya y son todas respetables, pero a mi juicio caminan hacia una utopía en la que la gente se ve obligada a vivir lejos del centro de las ciudades, lo que convertirá los barrios periféricos en los "nuevos centros" en donde los ciudadanos desarrollan su vida, actividad comercial, ocio, etc, etc...