París 2020: las 12 claves del proyecto que quiere acabar con el diésel en París en solo 5 años

 |  @davidvillarreal  | 

Desde hace tiempo os venimos contando algunas verdades incómodas acerca del diésel, también del interés que han profesado los gobernantes franceses acerca de su desaparición de las carreteras del país vecino. Ahora bien, ¿cómo puedes conseguir acabar con el diésel, de la noche a la mañana, en uno de los países de Europa que ostenta una mayor proporción de vehículos de gasóleo en su parque automóvilistico (superior incluso a la de España)? Lo primero que habría que decir es que su desaparición no será inminente, sino progresiva. Lo segundo, que las medidas más “suaves”, como la eliminación de los beneficios fiscales del diésel, que ya han comenzado aplicarse, irán dando paso progresivamente a medidas mucho más drásticas.

París ya ha propuesto que el diésel desaparezca – casi en su totalidad – de sus carreteras en 2020. ¿Qué alternativas les quedarán a aquellos que no puedan permitirse renovar un coche en los próximos cinco años? ¿Cuáles son las 12 claves del proyecto presentado por Anne Hidalgo, alcaldesa de París?

1. La contaminación es un problema realmente grave. El parisino se siente realmente preocupado por la contaminación. Según BBC, un 80% de los parisinos considera que acabar con los problemas de contaminación de la capital francesa debe ser la primera prioridad de sus gobernantes.
2. Actuar rápido y con firmeza. París quiere actuar con toda la rapidez que le permitan los cambios a los que deberían enfrentarse los conductores de la capital francesa. Cinco años puede parecer un periodo de tiempo demasiado largo para medidas que se anuncian como firmes y rápidas, pero teniendo en cuenta que el parque automovilístico francés ronda los 8 años y que actualmente las ventas diésel superan una proporción del 65%, que es muy superior incluso en el parque total, podemos intuir que la desaparición del diésel no va a ser sencilla.
3. La desaparición del diésel en 2020 no sería total. El Conseil de Paris tendría que estudiar la posibilidad de establecer ciertas excepciones, por ejemplo para conductores muy ocasionales, en fin de semana, o familias con bajos ingresos que no hayan podido permitirse sustituir su diésel por una alternativa moderna y con menores emisiones.
4. Medidas contra el transporte privado, en toda su extensión. El diésel no va a ser el único que sufra las consecuencias de los nuevos plantes contra la contaminación. París quiere imponer nuevas restricciones al tráfico en el centro y aumentar las áreas peatonales, que de una forma u otra disuadan al conductor y apoyen el uso del transporte público. También se cerraría el paso de vehículos especialmente contaminantes, sean o no diésel.

5. Promover activamente el transporte público y el car-sharing. Los más beneficiados de los nuevos proyectos serán los sistemas de transporte público de la capital y proyectos de car-sharing como Autolib. El transporte público ofrecerá tarifas más adecuadas a los necesidades de los parisinos, por ejemplo tarifas unificadas para toda la ciudad y abonos más económicos. Los usuarios de car-sharing tendrán más ventajas para desplazarse en coche compartido por París.
6. Mayor libertad y ventajas para el transporte privado en coche eléctrico. Habrá más ventajas para los usuarios de coches eléctricos, como la instalación de carriles específicos para eléctricos.
7. Las medidas de París necesitarán el apoyo del gobierno del país. El ayuntamiento parisino reconoce que estas medidas no podrán llevarse a cabo sin la colaboración del gobierno estatal. Muchas de ellas requerirán de recursos técnicos, por ejemplo la automatización de las etiquetas que identifiquen a los vehículos más contaminantes y los sistemas que se encarguen automáticamente de identificar coches que incumplan las restricciones de circulación. Estas medidas deben llevarse a cabo a nivel nacional y no solo local.
8. ¿Cómo se identificaría a los coches más contaminantes? Aunque sea necesario un sistema de identificación nacional, para todo el país, mediante etiquetas, París ya habría pensado en la instalación de sistemas que se encarguen de identificar la etiqueta instalados en los pórticos de las principales vías de acceso a la capital.

9. ¿Y qué hay del transporte público y de mercancías? A nivel público, París pretende que toda su flota utilice soluciones más limpias y eficientes, como el motor eléctrico. Para hacer más económica esa renovación del parque público, París ya se ha aliado con otras capitales francesas y europeas, como Burdeos, Barcelona, Roma y Estocolmo, para conseguir vehículos más económicos por la ventaja que aporta realizar un gran pedido a un mismo fabricante. Habrá bonificaciones importantes para los comerciantes, especialmente si se acogen a programas como el recientemente lanzado por Utilib, un car-sharing de pequeños comerciales eléctricos.
10. Apoyar la renovación del parque automovilístico francés. Si la edad media de los turismos en Francia es de 8 años y tan alto el porcentaje de vehículos que verán cerradas las puertas de París en cinco años, hay que suponer que serán necesarias medidas drásticas para facilitar esa transición a los conductores, para ayudarles en la renovación de su coche. A nivel gubernamental se está hablando ya de ayudas que oscilarían desde los 2.500€, para aquellos que se deshagan de su viejo diésel, y hasta los 10.000€ para los que lo sustituyeran por un eléctrico.
11. Reducir los límites de velocidad. En las calles de París también va a producirse una reducción bastante drástica de los límites de velocidad, haciendo que los 30 km/h sean el límite más común en sus calles, con 50 km/h en ciertas zonas.
12. Apoyar aún más la bicicleta. París también se ha propuesto incentivar el uso de la bicicleta con una fuerte inversión en infraestructuras, que incluirán un corredor, una “autopista” ciclista, que surcará la capital en dirección Norte-Sur y Este-Oeste. También habrá ayudas para adquirir bicicletas eléctricas.

La entrevista completa a Anne Hidalgo, en francés, fue publicada este fin de semana Le Journal du Dimanche y estas medidas comenzarán a discutirse hoy mismo en el Conseil de Paris.

En Diariomotor: Así es como Francia pretende acabar con el diésel (y a lo que nos podríamos enfrentar en España muy pronto)

Lee a continuación: Del “diésel gustazo” a la lucha contra el diésel: PSA y Renault critican la cruzada anti-diésel de Francia

  • humberto

    De aquí a un par de años iremos todos en burro y a pie, como nuestros antepasados. Y ya que estamos, podríamos utilizar el abono de los animales como combustible.

    Y Francia está como el culo en el plano laboral. Los impuestos son bastante altos, y la presión fiscal que soportan sus ciudadanos es agobiante. Si no tienen dinero para coches, ¿cómo piensa Hidalgo que las ventas crecerán para sustituir a los diésel? Esa chorrada de ir a 30 km/h en una ciudad tan caótica como París provocaría retenciones en todos lados…Medidas muy absurdas.

    Si quieren aprender algo sobre la movilidad, que vayan a los países nórdicos y a Holanda. Y que aprendan también de sus políticos. El alcalde de Amsterdam iba a trabajar en tranvía. Hidalgo irá en una megaberlina blindada.

  • Gerardd

    “Según BBC, un 80% de los parisinos considera que acabar con los problemas de contaminación de la capital francesa debe ser la primera prioridad de sus gobernantes.”

    Lo mas gracioso ese que la gran gran mayoria de ese 80% de ciudadanos tendra un vehiculo diesel para “ir a comprar el pan”…. ya nos entendemos.

  • nombre

    Pero si en cinco años lo que tendría que pasar es que no hubiera motores térmicos,así de claro.

  • Almafuerte

    Esto me da que pensar. Antes la mejor alternativa contra la contaminación era el diésel porque gastaba menos, menos combustible quemado, menos contaminación. Ahora se dan cuenta que fue un error, pero claro hay muchísimos diésel. Entonces es obligatorio y urgente pasar ya mismo al eléctrico. Y esa electricidad de donde sale? Ahora mismo las energías renovables no dan para mucho. Que pasara cuando se dispare la necesidad de electricidad? No nos dirán dentro de 10 o 15 años que se han equivocado, que no es sostenible tanto coche enchufado, que las sentrales eléctricas están saturadas y que estaría mejor parar ya, de forma urgente al hidrógeno?

  • Alejandro

    Una de las peores cosas para el dueño actual de un diésel va a ser la fuerte depreciación en el mercado de su coche debido a las condiciones tan duras que van a tener.

    • Almafuerte

      Pues tienes toda la razón. Llegó el momento de empezar a pensar cuando cambio mi diésel por un gasolina (un eléctrico o híbrido se depresian mucho porque la baterías caducan y son caras)
      Tiene que ser antes que se deprecien en demasía los diésel, pero no demasiado pronto porque hago kms.
      Una preocupación mas de ma vida moderna. Y ojo, claro que quiero que mi hijo respire aire puro, pero hagan las cosas bien a la primera, como se pide en cualquier empleo.

  • Siro

    Si tan malo es que lo prohiban de manera definitiva y que no hagan como el tábaco que es malo pero lo suben el precio para que solo fumen los ricos.
    No veo mal la medida si avisan con tiempo y no se hace de un día para otro. Un coche suele tener una vida media entre 8 y 10 años, ahora uno se compra un diesel y que hace con él???

  • v-8

    pues no me imagino a muchos parisinos en bici en pleno invierno…….

  • Oliver

    Es todo un tremendo despropósito, no hay derecho a que las autoridades hagan esto con los ciudadanos. Esto crea una inseguridad tremenda en los compradores y los ya actuales poseedores de coches. Esto es un torpedo en toda la línea de flotación de la industria francesa del automóvil, posiblemente los mayores expertos en motores diésel ligeros. Esta cruzada anti-automóvil me está amargando la existencia, ¡es tan absurdo todo!

    Circular a 30 km/h, qué sinsentido, qué ganas de arruinar la experiencia y la utilidad de la conducción propia, todo el mundo sabe que el mejor consumo que un coche puede obtener lo logra a unos 70-80 km/h. Cuanto más despacio, más consumo. Estoy harto de que políticos incompetentes hagan y deshagan a su antojo sin tener ni p… idea de lo que hablan.