Bentley Flying Spur V8 S: 528 CV de potencia y más deportividad para dar el día libre al chófer

 |  @davidvillarreal  | 

¿Quién dijo que comprar un gran sedán de lujo de Bentley fuera incompatible con la deportividad? Bentley ha querido condimentar con más potencia, y más deportividad, a su sedán de altos vuelos con motor V8. El Bentley Flying Spur V8 S aumentará su potencia con respecto al Flying Spur V8 que probamos hace años (ver prueba del Bentley Flying Spur V8), hasta alcanzar los 528 CV y 680 Nm. De manera que esta bestia es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanzar los 306 km/h. Su presentación tendrá lugar en el Salón de Ginebra, para llegar a los concesionarios en verano.

No solo ha ganado potencia, con respecto al Flying Spur V8 “a secas”, sino también un tarado de chasis y transmisión más deportivo, y detalles de carrocería.

Bentley ha ajustado su motor V8 twin-turbo para ganar 21 CV de potencia con respecto al Flying Spur V8. Dentro de sus prestaciones, Bentley también ha mantenido relativamente contenidos los consumos, en 10,9 litros/100 kilómetros y unas emisiones de 254 g/km, cifras que no están nada mal para una mole como este Bentley Flying Spur, de 5,3 metros de longitud y 2.475 kilogramos (en vacío).

Intermedia un cambio automático ZF de 8 relaciones, y un sistema de tracción a las cuatro ruedas con un reparto del 40:60, primando un mayor reparto en el eje trasero.

En cuanto a su estética, el Bentley Flying Spur V8 S adopta detalles en negro en la parrilla, las cubiertas de los retrovisores, y el difusor trasero; los emblemas V8 S; y grupos ópticos oscurecidos. Aunque inicialmente esté disponible con llantas de 20″, aún existe la posibilidad de adquirirlo con acabados Mulliner y llantas de 21″ de seis radios con detalles en negro.

Según Bentley, no solo se ha incrementado la potencia, sino que también se ha trabajado el calibrado del motor, la transmisión y las suspensiones, para contener los movimientos de carrocería y hacer que este se convierta en uno de los modelos más ágiles de la gama Flying Spur. Digamos que todas estas mejoras se han centrado en acentuar su deportividad, y dirigir este Flying Spur más a un público al que le guste conducir, y no al que opta por una berlina de estas características para viajar en las plazas traseras.

Fuente: Bentley
En Diariomotor:

Lee a continuación: Neveras para champagne y otras 4 opciones obscenamente lujosas de Bentley Mulliner