CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Industria

5 MIN

¿Por qué cada vez se venden menos diésel? Sus ventas caen ya un 5% en 2016

David Villarreal | @davidvillarreal | 3 May 2016
diesel-ventas-1
diesel-ventas-1

¿Está dejando de resultar interesante el diésel para el comprador español? Difícil afirmarlo, y aún más cuando las cifras no respaldan esta afirmación, e incluso la rebaten. Lo que sí podemos ir constatando es una tendencia, un retroceso para los diésel que, lejos de ser una singularidad estadística, parece afianzarse mes a mes. Los diésel siguen representando una porción mayoritaria de las ventas en nuestro país, pero cada vez menos mayoritaria. Sin ir más lejos, en abril el diésel ha representado solo un 56,5% del mercado, cada vez mas cerca de emparejarse con el conjunto de coches híbridos, eléctricos y de gasolina. Una cifra que sorprende si la comparamos con la de hace dos años, cuando los diésel copaban prácticamente dos terceras partes de las matriculaciones totales. ¿Qué está sucediendo con el diésel?

Lo de abril podría ser un espejismo. Pero si extendemos el muestreo al resto del año las cifras siguen siendo muy interesantes. En el primer cuatrimestre de 2016 el diésel ha supuesto un 57,8% de las matriculaciones totales, los motores de gasolina un 39,7%, y los híbridos y eléctricos - en su conjunto - un 2,5% (cifras de ANFAC).

Hablamos de 5 puntos menos que en el resultado de 2015, cuando se matricularon un 62,9% de turismos diésel y solo 35,1% de gasolina. Las cifras son aún más reveladoras si lo comparamos con 2014, cuando se matricularon un 66,1% de diésel y los motores de gasolina no llegaron a suponer ni una tercera parte del mercado español. En comparación con 2014, el diésel ya habría caído un 8,3%, y aún más si lo comparamos con los años del dominio aplastante de los diésel, con cifras como el 71% de cuota de 2007.

Es difícil encontrar una causa concreta que explique la tendencia que está siguiendo el diésel en los últimos dos años, y sobre todo en este arranque de 2016. Lo que sí está claro es que el comprador cada vez madura más su decisión de compra, y por suerte comienza a valorar los pros y los contras de escoger un motor diésel, un motor de gasolina, o en última instancia un híbrido o un eléctrico.

Y nos congratulamos de ello por varias razones, empezando por la preocupación que generan las emisiones de NOx derivadas de la combustión del diésel, que por suerte se ha atenuado con la llegada de la normativa de emisiones de Euro VI. Pero también nos alegramos, porque sabíamos que, teniendo en cuenta que la media de kilómetros recorridos por cada español medio se sitúa en torno a 12.000 kilómetros, el mantra que a menudo se esgrime para escoger un diésel, el del ahorro económico, no estaría justificado en muchos casos.

Y más allá de emisiones, del cambio de percepción del diésel para muchos conductores, tampoco podemos olvidarnos de los movimientos que apuntan, cada vez más, al aumento de las restricciones a los diésel en las grandes ciudades. Movimientos que parecen casi irremediables en ciudades europeas como París, y que muy probablemente se irán llevando a cabo en otras capitales españolas, como Madrid y Barcelona, especialmente ahora que Tráfico ha creado un etiquetado de vehículos que está llamado a penalizar en mayor medida a los diésel, especialmente los más antiguos y contaminantes.

En Diariomotor: