El MINI de motor central y tracción trasera que podía haber sido, pero jamás existió

 |  @davidvillarreal  | 

¿Qué necesita un MINI Cooper para ser un utilitario práctico para el día a día, y un deportivo divertidísimo el fin de semana? Definitivamente necesita un tacto de kart, un chasis firme, una carrocería de baja estatura, los ejes en los extremos, y una dirección que nos transmita lo que sucede entre el neumático y la carretera. Un buen MINI no necesita tracción trasera, y aún menos un motor central. ¿Pero imaginas qué hubiera sucedido si el MINI moderno, el de la era BMW, hubiera sido un MINI de tracción trasera y motor central? No hace falta que te lo sigas imaginando. Antes incluso de que naciera el MINI moderno ya se había valorado esa idea, y se presentó como MINI Anniversary Concept Vehicle 30.

Para ponernos en situación, este prototipo se presentó en 1997. La adquisición de Rover Group por parte de BMW se había producido en 1994, y en estos años BMW ya estaba planteándose qué hacer con una de las marcas más interesantes del grupo, MINI. Interesante en tanto aquel movimiento empresarial del Grupo BMW se había producido, entre otras cosas, para diversificar su negocio y crecer en los segmentos inferiores.

Antes de que BMW tomase una decisión definitiva al respecto del MINI, en Rover ya se estaba trabajando en un sucesor moderno para el utilitario británico más importante de todos los tiempos. Y eso fue lo que llevó a BMW a encargar a uno de sus diseñadores, Adrian van Hooydonk, diseñar un prototipo que vislumbrase el futuro del MINI.

Aunque aquel prototipo fuera una extravagancia, no deja de sorprendernos la cantidad de detalles que finalmente se trasladarían al MINI definitivo diseñado por el equipo liderado por el Frank Stephenson (hoy diseñador de McLaren Automotive).

En este prototipo ya nos encontrábamos con detalles tan importantes como unos faros redondos, unas aletas muy pronunciadas, una parrilla generosa con cuatro faros auxiliares, y un diseño de carrocería y techo en dos tonos, este último confiriéndole el aspecto de un coche con visera.

El MINI Anniversary Concept Vehicle 30 era un prototipo biplaza, y su arquitectura se debía única y exclusivamente a que para crearlo se había tomado la base del MG F, el famoso roadster de tracción trasera y motor central de MG Motor y el Grupo Rover.

¿Por qué Anniversary Concept Vehicle 30? Por una sencilla razón. Este prototipo no solo iba anticipándonos el futuro del MINI, y la decisión que finalmente tomaría BMW de lanzar el remake del utilitario británico. Este prototipo también con memoraba el 30 aniversario de la última victoria – de las 3 que consiguió – del MINI Cooper S en el Rally de Monte Carlo de 1967.

En Diariomotor:

Lee a continuación: MINI Seven 2016, homenaje al clásico Austin Seven: su belleza, sobre todo, está en su interior

Solicita tu oferta desde 16.950 €
  • Germán Medina Pérez

    Esta sería la visión del un automóvil de Botero.

  • JaumeRuizRuanoMarcos

    madremia el daño que ha hecho bmw a mini… no deberian haberla comprado…