Vídeo: Grip Control como argumento de ventas para el nuevo Peugeot 2008

 |  @davidvillarreal  | 

El Peugeot 2008 se renueva. Y en efecto sigue siendo el mismo Peugeot 2008 de siempre, con la salvedad de que hemos asistido a una leve actualización estética, algunas novedades de equipamiento (ver a fondo del Peugeot 2008 MY2016), y sobre todo a un crecimiento de la gama de este crossover, con la llegada de nuevas versiones como el Peugeot 2008 GT Line. Y con motivo de este lanzamiento Peugeot ya tiene su anuncio, que veremos emitido en televisión en los próximos días, centrando toda su atención en el sistema Grip Control. ¿Pero qué es Grip Control?

El caso del Peugeot 2008 es bastante particular. Es un producto que se comercializa como un crossover, es decir, como una versión más campera, con carrocería de tipo SUV o todocamino, del Peugeot 208. Pero lo curioso es que en la gama Peugeot 2008 no existen alternativas de tracción a las cuatro ruedas, como también sucede con alguno de sus rivales, como el Renault Captur, y a diferencia de otros rivales, como el Nissan Juke, que sí puede adquirirse con tracción a las cuatro ruedas.

Dicho lo cual, ¿qué alternativas existen si queremos un Peugeot 2008 apto para circular por entornos complicados, fuera del asfalto? Y la respuesta se llama Grip Control.

A menudo insistimos en que la tracción a las cuatro ruedas no es el único elemento que puede hacer de un turismo un coche muy competente fuera del asfalto, especialmente en terrenos muy complicados, con barro, nieve, etcétera. La elección del neumático es crucial a la hora de lidiar con este tipo de adversidades, de manera que un buen neumático de tipo M+S puede conseguir que un todocamino de tracción delantera logre sortear terrenos complicados mejor incluso que un todocamino de tracción a las cuatro ruedas con neumáticos de asfalto.

Y esa es probablemente la clave del Peugeot 2008. Los neumáticos M+S y el sistema Grip Control son de serie en las líneas Allure y GT Line. Grip Control, por otro lado, es algo tan sencillo como un selector de modos que ajusta el control de tracción y estabilidad del coche para primar que la tracción sea mayor en terrenos complicados, por ejemplo nieve, tierra y barro. Pero de nuevo, y aunque Grip Control se utilice como argumento de ventas, el aspecto más relevante sigue siendo el de los neumáticos.

El único inconveniente que podemos ponerle a esta elección, la del Peugeot 2008 con acabado Allure o GT Line, y sistema Grip Control y neumáticos M+S de serie, está en que este tipo de neumáticos no suelen ser tan confortables en carretera como unos neumáticos de turismo convencionales, especialmente por temas de sonoridad o vibraciones. Con lo cual su elección, a mi juicio, debería responder sobre todo a la necesidad de circular fuera del asfalto o en condiciones muy adversas, como la nieve.

Fuente: Peugeot
En Diariomotor:

Lee a continuación: Peugeot 2008 GT Line y GT Line by Carlos Sainz: un Peugeot 2008 bien vestido y equipado

Solicita tu oferta desde 14.040 €