Por qué solo algunos taxistas de Marruecos se niegan a jubilar sus viejos Mercedes diésel. Foto 1 de 2.