MENÚ
Diariomotor Competición
Monoplazas

5 MIN

La historia de la semana: Las sorprendentes 500 millas de Indianápolis de 1992

Al Unser Jr 1992 Indy 500

Las 500 millas de Indianápolis son siempre un evento especial. Con un ambiente único, los mejores pilotos en óvalos y algunos invitados sorpresa -en años recientes, cada vez menos-, es una cita que siempre convence. Pero en ocasiones, las carreras viven esas situaciones aún más especiales y las juntan todas en una misma edición. Las 500 millas de Indianápolis de 1992 representan este tipo de evento. Una carrera donde pasó de todo, empezando por las sesiones clasificatorias.

A principios del mes de mayo, Nelson Piquet se lesionó las piernas de mala manera tras un fortísimo accidente durante unos entrenamientos en el legendario circuito. El brasileño iba a debutar en la mítica prueba un año después de dejar la Fórmula 1 pero el accidente supuso el fin de su carrera en monoplazas. También Pancho Carter y Hiro Matsushita sufrieron roturas de huesos en sendos accidentes aunque lo peor estaba por llegar con el accidente que le costó la vida al rookie Jovy Marcelo.

Pero como se suele decir en Estados Unidos, el espectáculo debe continuar y para la edición de 1992, hasta diez ganadores de la mítica prueba se alinearon en la parrilla de salida. Una carrera que supuso el fin de una era puesto que vio por última vez en pista a A.J.Foyt, Rick Mears, Tom Sneva y Gordon Johncock. En cuanto a las clasificatorias, la pole fue para un sorprendente Roberto Guerrero, que tenía previsto disputar solo dos pruebas por falta de fondos. El colombiano fue la sorpresa de la carrera en clasificación y lo sería también en carrera.

El día de la carrera se levantó con un viento particularmente fuerte y en la segunda vuelta de formación, una ráfaga hizo que Guerrero perdiera el control de su coche y se viera obligado a abandonar incluso antes de comenzar tras golpear el muro interior, para desconsuelo del equipo y su familia. También Philippe Gache realizó un trompo aunque el francés pudo empezar la carrera. Mientras tanto, Scott Goodyear partía desde la trigésimo tercera y última posición por motivos de normativa de cambio de coches en los entrenamientos clasificatorios.

El inicio de la carrera quedó retrasado en cinco minutos por los incidentes pre-salida y sin Guerrero en pista, fue Eddie Cheever, el encargado de liderar el grupo hacia la bandera verde. En la salida, Mario y Michael Andretti le adelantaron por ambos lados y este último empezó a marcar un ritmo espectacular, batiendo el récord y escapándose del grupo. Después de unas cortas banderas amarillas, Andretti tuvo unas 50 vueltas libres para escaparse. Llegó a doblar hasta el duodécimo clasificado y a tener 30 segundos de ventaja antes de la aparición de una nueva bandera amarilla.

Las siguientes 60 vueltas vieron una gran cantidad de incidentes sucederse con multitud de banderas amarillas y solo nueve vueltas bajo bandera verde. Fue una hora y media tediosa con ocho banderas amarillas que se saldaron entre otras cosas con Mario Andretti fuera de carrera tras un accidente y con varios dedos del pie rotos. Jeff Andretti también abandonó durante este periodo de tiempo a causa de un fuerte accidente en el que recibió graves lesiones en una pierna.

Tras la sección más caótica de la carrera, en carrera solo quedaban 17 pilotos, con Michael Andretti aún liderando con mano de hierro. Eddie Cheever, Arie Luyendyk, Al Unser Jr, Al Unser Sr y Scott Goodyear eran los únicos pilotos en la vuelta de cabeza mientras que el legendario A.J. Foyt se había metido en el top 10 a sus 57 años. Precisamente este último fue protagonista de un nuevo incidente cuando no vio a Luyendyk cuando iba a doblarle -había perdido un retrovisor- y al trazar por la zona sucia, golpeó el muro. Poco después, la rotura de motor de Buddy Lazier redujo el número total de pilotos a 15.

Por delante, los dos Unser estaban en zona de podio, ahora con Unser Jr en cabeza tras las paradas a boxes. Andretti volvió a tomar la primera posición sin demasiado esfuerzo y aún fue capaz de marcar un récord en la vuelta 166 de esta carrera de 200. Llegó a tener una ventaja de 15 segundos antes de llegar a las últimas paradas de boxes a falta de unas 25 vueltas para el final. Las posiciones se mantuvieron hasta que a falta de 11 para el final y con 28 segundos de ventaja, el coche de Michael Andretti dijo basta. La bomba de gasolina cedió. La maldición de los Andretti atacaba de nuevo, esta vez a un Michael que había liderado 160 de las primeras 189 vueltas.

Esto dejó a Al Unser Jr como líder de carrera por delante de un Scott Goodyear que venía desde la última posición de la parrilla de salida. La bandera amarilla por el coche de Andretti reagrupó a los líderes y solo se volvió a reiniciar la prueba a falta de siete giros para el final. En la última vuelta, el paciente Goodyear lanzó su ataque, esperando que valiera para ganar. No fue suficiente a pesar del esfuerzo y Al Unser Jr ganó por la mínima ventaja de 43 milésimas sobre Scott Goodyear en la que es la edición más ajustada de las 500 millas de Indianápolis. Al Unser Sr fue tercero, completando un gran día para la familia Unser.