Hyundai quiere estrenar la mayor evolución del i20 WRC en el Rally de Polonia

 |  @fernischumi  | 

En Cerdeña sufrieron, pero afortunadamente para Hyundai, los abandonos y los problemas del resto les permitieron alzarse con dos posiciones en el podio (Hayden Paddon 2º y Thierry Neuville 3º) que permiten al equipo salir con una sonrisa de la isla sarda. Sin embargo, se empieza a evidenciar que el Hyundai i20 WRC estrenado en 2014 empieza a quedarse obsoleto, sobre todo después de que Volkswagen, M-Sport y Citroën hayan introducido grandes paquetes de mejoras esta temporada.

El propio Nandan, en una entrevista a medios italianos ha confirmado que el equipo se encuentra trabajando plenamente en el coche de 2016 (versión cinco puertas del Hyundai i20) y que debutará en el próximo Rallye de Monte-Carlo. El monegasco ha cifrado en un 85% la utilización de recursos en el nuevo World Rally Car, algo que presumiblemente hará que el rendimiento del actual WRC siga siendo insuficiente para luchar por las victorias esta temporada salvo debacle del resto.

Para el próximo Rally de Polonia, séptima cita de la temporada, Hyundai Motorsport tiene preparada la mayor evolución que se espera en este 2015. En concreto será en el área de motor y a pesar de que estaba programada para el Rallye de Alemania, los hombres de Michael Nandan quieren tenerla disponible cuanto antes ya que aportará algo más de par que a la postre también servirá para mejorar la tracción, uno de los caballos de batalla del actual i20 WRC.

Sin embargo, el equipo sigue teniendo ambos títulos como objetivo en 2016. Para ello deberán recortar la brecha que actualmente tienen con el Volkswagen Polo R WRC, cuyos puntos fuertes son la tracción, la estabilidad y el poco desgaste de los neumáticos. Aunque el programa ha cambiado, el coche se espera que sea hasta un 95% distinto ya que se quiere superar las limitaciones del modelo tres puertas que se encuentran utilizando en la actualidad.

Vía | Omnicorse

Lee a continuación: Control Stop. Hayden Paddon se coló en la fiesta de Sébastien Ogier