CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

6 MIN

La culpa es de Honda y otros cuentos que no se cuentan

Humberto Gutiérrez | 15 Sept 2015
button_brasil_12_15
button_brasil_12_15

El sábado 24 de noviembre de 2012, Lewis Hamilton se alzó con la pole position en el circuito de Interlagos. Al día siguiente, Jenson Button logró imponerse. McLaren cerró esa temporada con 7 triunfos, 8 poles y 13 podios, culminando terceros entre los constructores. El MP 4/27 diseñado por Paddy Lowe e impulsado por el V8 Mercedes F0 108Z resultó de los coches más competitivos de ese campeonato, pero muy pocos vaticinaron que tras ese Gran Premio de Brasil, la escudería McLaren iniciaría un ciclo decadente que todavía persiste. Pero resulta que ahora, a casi tres años de la sequía de victorias, la culpa es de Honda.

Si se analiza todo este panorama, con números y documentos verificables en mano, se puede advertir un desamparo técnico en los predios del equipo inglés. Adrian Newey estuvo allí hasta 2006, luego Pat Fry se encargó del departamento y posteriormente lo haría Paddy Lowe, quien comandó el área de diseño hasta finales de 2012. Con Lowe al mando, desde Woking salieron a pista el MP 4/26, coche con el cual McLaren escoltó a Red Bull en el campeonato 2011 y el mencionado MP 4/27.

Luego Paddy Lowe pasaría a las filas de Mercedes AMG, allí trabaja en conjunto con Aldo Costa y los resultados están a la vista. Pero en lo que respecta a McLaren, Tim Goss asumiría la jefatura del departamento técnico, firmando los diseños del MP 4/28, MP4/29 y el cuestionado MP 4/30. Tanto en 2013 como en el 2014 la escudería de Woking culminó en el quinto lugar entre los constructores, sin victorias, sin poles y con apenas el podio alcanzado en Melbourne. Lo preocupante de todo este asunto es que utilizaron el propulsor Mercedes, incluyendo el novedoso PU106 Hybrid, sin exhibir mayores progresos.

Pero, al parecer resulta una buena estrategia señalar a Honda que admitir deficiencias en el área técnica. En sus respectivas trayectorias profesionales, ni Tim Goss ni Peter Prodromou han estado al frente de un proyecto de tal magnitud, siempre estuvieron a la sombra de sus mentores. Tal situación puede llevar a pensar en que ambos pudieron haber cometido errores de concepto y, aunque las pruebas con el MP 4/29 H no presagiaban nada bueno, no es menos cierto que en McLaren no hay nadie de la talla de Adrian Newey, Paddy Lowe o James Allison, hombres de éxitos, para corregir el rumbo hacia un horizonte ganador.

Lo sucedido con Lowe en McLaren es similar a lo que pasó con Allison al salir de Lotus e igual a lo que acontece en Red Bull cuando Newey reinicia sus vacaciones. En este caso parece más sencillo atacar a Honda para justificar la desbandada de patrocinadores y las grietas, en el ámbito comercial, que confirmar un naufragio en el diseño. Es innegable una relación conflictiva en todos los frentes porque McLaren evade su cuota de responsabilidad.

Que se pida públicamente la dimisión de Yasuhisa Arai de una manera tan irresponsable y poco ética demuestra el clima tan negativo que reina en Woking. Los pilotos involucrados, Fernando Alonso y Jenson Button, poco tienen que perder ya que están en el ocaso de sus trayectorias e incluso el inglés no pudo ser competitivo en las dos últimas temporadas, cuando todavía existía la alianza con Mercedes Benz. ¿Acaso alguien pensó que Alonso era un mesías que iba a revertir un período calamitoso de tres años sin ganar?

En este punto creo que a mucha gente se le perdió la perspectiva real de todo lo que sucede al evocar el desempeño de Honda en la década de los 80 y principios de los 90, una utópica reedición de los McLaren blanquirojos de Ayrton Senna y de Alain Prost, cerrando los ojos ante el antecedente más reciente de Honda en la Fórmula 1. La deserción en el 2008, tras siete años en la categoría con el saldo de apenas una victoria.

Que a Honda le falta potencia para ser competitivos, algunos se aventuran a indicar una cifra de 240 caballos, pero igual el McLaren no resultó un adversario de temer con un propulsor Mercedes. También tengo mis dudas acerca de esas declaraciones tan a la ligera referidas a las “bondades” del chasis McLaren porque las evaluaciones carecen de sustentos sólidos más allá de ciertas declaraciones de una parte interesada en ocultar sus defectos. Para cuáles circuitos está pensado el MP 4/ 30 porque ya se pasó la mitad de la temporada y todavía se leen declaraciones acerca de la poca efectividad del coche en determinadas pistas. Si el circuito ideal del conjunto chasis-aerodinámica es Mónaco entonces empezamos mal. ¿Todavía la culpa es de Honda?

Ciertamente resulta un tanto desconcertante el dato de que el chasis MP 4/30 sea el cuarto mejor de la actual parrilla, superado por Mercedes, Red Bull y Toro Rosso. Creer algo así, sin datos estadísticos certificables que avalen tal postura, es una ingenuidad. Honda no tiene más asidero que sus instalaciones y sus propios datos para intentar avanzar, pero si desde McLaren van a salir con que ahora fue que hicieron un buen chasis, cuando el monoplaza se diseña a partir de la arquitectura del motor, entonces demuestran que desean llevar la relación a un nivel más agrio.

McLaren pierde dinero desde hace dos años, sus pocos resultados y la ausencia de un patrocinador principal, se han convertido en un lastre difícil de ocultar y en la administración de Woking van a cerrar el año con muchas incertidumbres y se sumarán más mientras algunos interesados, en hacer dinero desde el punto de vista comercial, inventen historias sobre un nuevo proyecto ganador que iniciará cuando despidan a Yasuhisa Arai.

Honda se las vio negras cuando tenía su propio equipo, en la era de los motores V10 y posteriormente con los V8. La escudería japonesa fue un sempiterno desfile de ingenieros, diseñadores, técnicos…Cada año era el mismo reciclaje de promesas hasta que Shuhei Nakamoto diseñó el olvidable RA107 “Salvemos al Mundo” y no se salvó nadie. Fue el punto final a tanto dolor de cabeza.

Los japoneses no repetirán el error de fabricar chasis ni de concebir diseños aerodinámicos, lo de ellos será enfocarse en los motores. De aspirar resultados inmediatos será complicado, sobre todo si se observan los desempeños de los propulsores Mercedes y Ferrari, pero de allí a creer que los ataques verbales contra Honda servirán para avanzar, cuando los adversarios son unos gigantes en diseñar y fabricar motores, ya evidencia problemas internos de toda índole.

Si hipotéticamente hablando, Honda prueba su unidad de potencia en otro chasis y las conclusiones arrojan incómodos resultados para McLaren y los suyos, se abriría otro capítulo en una historia de amor y dolor que venía muy mal antes del matrimonio.