Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Vídeos
Logo Icon

2 MIN

Gracias Corvette por dejarnos una de las mejores luchas de la historia de Daytona

Para quien no siguiera durante este fin de semana las 24 Horas de Daytona le habrá parecido extraño ver tantas imágenes por las redes sociales de dos Corvette C7.R en paralelo. Lo cierto es que ayer asistimos a una de esas luchas ‘fratricidas’ que pasarán a la historia no sólo por la acción en pista sino también por ser uno de los finales más apretados de la mítica carrera de resistencia norteamericana.

Todo ello gracias al sentido del espectáculo del equipo Corvette Racing. Lejos de imponer órdenes de equipo que aseguraran un doblete muy trabajado, después de ser eclipsados en un inicio por los recién llegados (los Ford GT que finalmente no cuajaron un buen papel), el equipo estadounidense dejó a sus pilotos luchar en pista. Algo que levantó a los aficionados allí presentes y que nos tuvo también a todos pegados a la pantalla a este lado del charco.

Oliver Gavin y Antonio García nos dejaban sin duda uno de los mejores finales de la larga historia de Daytona. Sólo 34 milésimas separaban a los dos pilotos de Corvette tras casi 24 horas de carrera. Antonio, con neumáticos más frescos que los del líder se lanzaba al ataque para tratar de ganar por tercera vez esta icónica cita del motor.

Tras varios intentos y una defensa férrea por parte de Gavin, Antonio superaba limpiamente a su compañero en el óvalo. Una pasada de frenada en la primera curva tiraba por tierra toda la preparación del adelantamiento y dejaba todo visto para sentencia. O eso parecía. Incluso las cámaras decidían centrarse en la llegada del LMP2 ganador, sin embargo, la batalla no había terminado y Antonio no tiraba la toalla tratando de superar a su rival hasta la línea de meta, dejándonos la imagen que encabeza estas líneas. Sin duda una lucha que pasará a la historia y todo ello gracias a a Corvette y el talento de sus pilotos.